Cosas que sentirás la primera vez que tengas un orgasmo clitoriano

¿Cómo describir lo indescriptible?



Estaba a punto de darme por vencida. Pasé 27 años esperando, pensando que tenía algo mal en la vagina, que mi clítoris estaba “hundido” como decían en algunos blogs de sexualidad o qué mi cuerpo tenía un problema de insensibilidad física. Ninguno de los hombres que me habían tocado —con o sin amor— pudieron provocarme el famoso, anhelado y misterioso orgasmo clitoriano. Cuando creí que efectivamente era una mujer maldecida a la que nadie nunca le estimularían el clítoris de la manera correcta, alguien llegó para comprobarme lo contrario.



Sin preámbulos estrafalarios ni recorridos extraños me bajo los calzones y con dos dedos comenzó a masajear de izquierda a derecha —y ¡casi sin rozarme!— milímetros debajo del clítoris. No con golpeteos, punzadas o caricias torpes como todos lo habían hecho. En ese momento supe que era posible, que no era un mito y que no pasaba nada malo conmigo: era tan capaz de sentir un orgasmo clitoriano hasta enloquecer como cualquier otra mujer. 



¿Tú has tenido uno? ¿Cómo sabes que sí o por qué crees que no? Esto es lo que diversas mujeres sintieron cuando experimentaron un orgasmo clitoriano por primera vez. 


-La piel de todo el cuerpo me punzaba.


-Mis manos y pies se contraían involuntariamente una y otra vez.


-Sentía electricidad corriendo hacia dentro y fuera de mi vagina.



-Mi entrepierna se electrificó.


-Me sudaban las manos, las plantas de los pies y sentía que algo me escurría entre las piernas.


-Creía que me iba a dar un ataque al corazón.



-No me importo nada, ni cómo me veía retorciéndome ni si él estaba disfrutando, sólo recuerdo que quería más.


-Aunque tenía los ojos cerrados recuerdo que me salieron lágrimas.


-No podía gemir sólo gritaba sin ritmo ni vergüenza.



-Sentía un hueco en el abdomen que se estiraba hasta el pubis placenteramente.


-Me ardían los labios vaginales y sentía que me iba a explotar algo desde ahí hacia afuera.


-Estaba casi segura de que me iba a hacer pipí pero no ocurrió.



-Se me nubló la vista, creo que en algún momento me maree, pero nunca había sentido algo tan placentero.


-No lo puedo describir sólo sabía que mi cuerpo no quería que esa sensación terminara.


-Me sentía culpable, no podía creer que tanto placer era real y menos para mí.



*

También te puede interesar:


Kunyaza: la técnica sexual para tener los orgasmos más intensos de tu vida

La polémica teoría científica que explica por qué el orgasmo femenino no sirve para nada



Referencias: