81 cosas que me gustaría decirte si volviera a verte

viernes, 16 de junio de 2017 4:37

|Rodrigo Ayala

Gritos en plena madrugada, insultos, ventanas rotas, incluso un piano destrozado, una acusación de violación en contra de él y el divorcio al mes de haberse casado, fue el saldo que dejó el matrimonio entre el polémico cantante de rock Axl Rose y el amor de su vida Erin Everly. Cuando finalmente la pareja se separó, Erin llegó a decir que el cerebro de Rose era tan pequeño como su pene.

A esa mujer, a la cual describió como el gran amor de su vida, Axl le escribió la famosa pieza ‘Sweet Child O´Mine’, cantada con pasión por miles de seguidores de Guns n´ Roses a lo largo de los años. Se trata de una de las baladas más dulces que se hayan escrito en la historia de la música. Nadie puede negar que se amaron y odiaron al mismo tiempo. Nadie puede negar que su relación pasó por las etapas más sublimes, pero también las más decadentes.

En la última gira de Guns n´ Roses, Erin Everly estuvo presente en uno de los conciertos como ¿invitada de lujo? ¿Para recordar viejos amores que la inmortalizaron como una de las musas más famosas en la historia de la música popular?

¿Qué le diría Axl a Erin si volvieran a estar frente a frente? ¿Qué le dirías a la persona a la que amaste en algún momento si pudieras verla de nuevo?

-

Del profundo odio…

Fuiste lo peor en mi vida.

No me dueles, más bien me alegra liberarme de ti.

Ha sido un alivio saber que mi vida no tiene nada que ver con la tuya.

Nunca me gustó hacerte el amor, eres una basura en la cama.

Todo lo nuestro fue tan plástico que me sorprende haber estado tanto tiempo contigo.

He recuperado mi independencia, soy libre de ir a donde quiera sin tener que soportar tu presencia.

Recuerdo tu rostro y lo odio con todas mis fuerzas.

Cuando salía contigo, el aburrimiento me mataba.

Recuerdo tus besos y me dan asco.

Tus bromas eran tan estúpidas que hoy me parecen lo más patético que he escuchado.

Perdí tiempo muy valioso al estar contigo.

Hay decenas de personas que mueren por estar conmigo.

Separarme de alguien nunca me había causado tanta felicidad.

Todo el mundo sabe que lo nuestro era terrible, aburrido y artificial.

Las cosas que me decías eran tan banales y repulsivas como tu cuerpo y los sentimientos que decías tener hacia mí.

Me avergüenza tanto haberte presentado con mis amigos y familiares.

Aunque esté nublado, no me deprimo más. Sin ti soy auténticamente feliz.

Comenzaré a tirar todo lo que tengo de ti: tus cartas y tus recuerdos se irán a la mierda.

Todo lo que hicimos pronto caerá en el olvido.

-

A la profunda entrega…

Nunca había odiado la ausencia de alguien.

Todos los días recuerdo tu rostro, desde la mañana hasta la noche.

He escrito decenas de cuentos y poemas dedicados a ti.

Jamás he deseado estar con nadie en la cama que no seas tú.

A menudo veo las fotos que nos tomamos juntos.

A diario escucho la canción que mejor nos define.

Me he masturbado pensando en ti, imaginando tu cuerpo, sintiendo tus besos, explorando tu sexo…

Nunca había llorado por nadie.

Sé que jamás conoceré a nadie como tú.

Ni un sólo día dejaré de desear que regreses a mí.

Cuando mi teléfono suena, espero volver a escuchar tu voz.

He soñado decenas de veces contigo.

Me he descubierto diciendo tu nombre mientras voy manejando o caminando.

A veces he pasado por tu casa para recordar la emoción de nuestras citas.

No me he vuelto a enamorar de nadie.

Te amo y te extraño más de lo que quisiera.

Quiero tocarte una vez más.

Sueño con volver a besar tus labios.

He visto una decena de veces tu película preferida.

Todos los personajes femeninos de los libros que leo, los imagino idénticos a ti.

Me he descubierto imaginando que las parejas a las que veo en las calles somos tú y yo. 

Cuando en algún lado leo o escucho tu nombre, mi corazón salta.

He tenido sueños eróticos contigo.

En bazares, tiendas y todos los lugares que sé que te gustaban, veo cosas que me gustaría comprarte.

Sigo festejando nuestro aniversario en silencio.

En tu cumpleaños, varias veces he estado tentado a enviarte una postal.

Ningún beso sabe como los tuyos.

Una vez conocí a alguien que se llamaba como tú y me alejé pensando que nadie merece llevar tu nombre.

Nada sabe tan delicioso como tu sexo.

Han sido muchas las noches en que he estado a punto de tomar el carro para ir a buscarte y pedirte que regreses conmigo.

He pensado en hacerme un tatuaje en tu honor.

Escribí una canción que lleva como título tu nombre. Regresa para que la escuchemos juntos...

Quisiera que el sonido de tu voz me despertara todas las mañanas.

Tus bandas favoritas ahora se han vuelto parte de mi soundtrack personal.

A diario me pregunto qué estarás haciendo.

Si me dices que estás en una relación con alguien, odiaré a esa persona de por vida.

Ahora entiendo la frase que dice que una parte de ti muere cuando el amor de tu vida se va.

A menudo me descubro comiendo o cenando, sin habérmelo propuesto, en tus restaurantes favoritos.

Cuando en una conversación tu nombre figura, un dolor me golpea el pecho.

A veces, en lugar de trabajar, la pantalla de la computadora se llena con las cuatro letras de tu nombre.

Ojalá este mundo se llamara como tú. 

Sin ti, el frío es más helado, el calor es más sofocante y la lluvia me ahoga con tu ausencia.

Cuando alguien toca la puerta de mi casa, me estremezco pensando que eres tú.

En la regadera, imagino que de pronto aparecerás sin ropa para hacerme el amor.

Río a solas cuando recuerdo nuestras ridículas bromas.

Todos mis planes de vacaciones o de fin de semana los hago pensando en lo que te gustaría hacer.

Cuando veo una película, fantaseo con la posibilidad de que el reencuentro de los protagonistas sea el nuestro.

Cuando leo poesía lo hago en voz alta para que me escuches donde quiera que estés.

A solas, mientras fumo un cigarro o hago una pausa en mi lectura, me acuerdo de conversaciones enteras que sostuvimos en la cama después de hacer el amor.

Recuerdo perfectamente tus gestos cuando tenías un orgasmo.

Odio recordar el día que te fuiste.

No lloré cuando nos separamos, no grité, no me fui a tirar a la cama. Tan sólo permanecí en silencio tardes enteras mientras me preguntaba si alguna vez te podría olvidar…

Leí todos los libros que alguna vez me recomendaste para ver si en alguno de ellos te podría encontrar para traerte de vuelta.

Me gustaría saber que no me has olvidado, que aún hay algo de mí en tu corazón.

Anhelo volver a tomarte de la mano y pasear por nuestros sitios favoritos.

Regresaría al pasado, al preciso instante en que te conocí, para sellar tu vida y la mía con un último beso.

A veces odio haberte conocido porque tu ausencia está siendo mortífera.

Me topo con tus amigos y procuro no preguntar por ti. Cualquier noticia me dolería al saber que no puedo compartirla contigo.

Maldita sea, ¿por qué las cosas tienen que ser así?

Aunque me topara con mil réplicas tuyas, ninguna sería tan perfecta como tú. 

Agradezco la oportunidad de haber gozado de tu amor… aunque hoy me duela tanto no tenerte.

Has sido lo mejor que me ha pasado en la vida.

**

¿En qué estado se encuentra tu relación en estos momentos? Conoce los 7 tipos de relaciones de pareja según la teoría de la inteligencia, asimismo, detecta las 8 señales de que tu intensidad está arruinando tus relaciones.



REFERENCIAS:
Rodrigo Ayala

Rodrigo Ayala


  COMENTARIOS