PUBLICIDAD

ESTILO DE VIDA

Dejé de escribirte y me di cuenta que quien mantenía la amistad era yo

Una y otra vez te busqué y cuando no lo hice entendí que yo era la persona que alimentaba nuestra amistad.

No sé ni por dónde empezar al pensar en las personas que, sin decir nada, me hicieron ver que estaban ahí solo por estar y también me hicieron ver que quien realmente mantenía la amistad era yo tras escribirles, llamarles y preocuparme por saber cómo estaban o qué había pasado con sus vidas sin que fuera recíproco.

Desde muy niña aprendí el valor que tienen las amigas y los amigos y por ello siempre fui esa chica que convocaba reuniones para mantenernos al tanto e incluso amaba juntar a mis diferentes grupitos porque pensaba: “Mis amigos son sus amigos”.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

En fin, mucho tiempo mi inocencia me vendó los ojos y aunque sé que la vida, las actividades y los intereses cambian, para mí era (y es) indispensable estar en contacto con aquellas personas a las que aprecio, estimo y considero parte de mi vida. Bueno, consideraba.

Un buen día, gracias a mis múltiples ocupaciones, de pronto me encontré en ese estado en el que dejé de escribirles y preguntarles cómo estaban y ¡pum!, con el paso del tiempo me empecé a dar cuenta que quien mantenía esa amistad era yo, pues a esas personas no les preocupó mi ausencia y mucho menos se preguntaron si estaba bien o no.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Fue ahí que entendí. Entendí que siempre daba ese primer paso para reunirnos, siempre preguntaba cómo estaban y siempre les escuché, pero dejé de hacerlo ellos nunca mandaron “ese” mensaje.

Así como dicen que las relaciones de pareja se deben “regar” como con las plantitas para que sigan vivas, las amistades también deben hacer eso, si no el vínculo se rompe de una u otra manera con el paso de los años pese a que sigan existiendo en tus redes sociales. Porque no es lo mismo enterarse que esa amiga está pasando por un buen o mal momento en sus redes a que ella misma te busque para contártelo porque confía en ti y pues porque... ¿son amigas, no?

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Entonces, a ti que me estás leyendo, a ti que probablemente pasaste por lo mismo, déjame decirte que te entiendo y que no pasa nada, pues gracias a eso tienes el privilegio de ver quiénes están contigo verdadera e incondicionalmente. Puedes saber quiénes son realmente esos amigos que supuestamente se cuentan con la palma de mano y puedes saber con quién puedes contar siempre. Es triste, pero es la realidad.

Y a ti que eres esa amiga o amigo que dejó de tener interés, no te juzgo, simplemente te digo gracias y que te vaya bien en tu vida...

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO
Podría interesarte
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD