PUBLICIDAD

ESTILO DE-VIDA

Depresión funcional: ¿es normal que te contagie su tristeza?

Puedes ver que ríe, que socialmente es activa, que en su trabajo destaca muy por encima de sus compañeros y que su arreglo es impecable. Sin embargo, ciertos días se derrumba sin remedio ni posibilidad de que puedas hacer algo por ella. Los planes que tenían de salir de pronto se caen junto con su ánimo y el día se torna gris, al igual que los pensamientos que se revuelven en su interior. Ni tus bromas, ni la música, ni las películas son motivos suficientes para sacarla del momento agónico que está viviendo. Sabes que algo va mal, pero no sabes qué hacer para ayudar. Lo único de lo que estás completamente seguro es de que la fortaleza de tu ánimo es lo que te hará salir a flote para resistir la tristeza a su lado.

Eso es lo que ella necesita de ti: un abrazo, un beso y aguardar a que la tempestad se vaya poco a poco. Aunque sabes que su tristeza jamás se irá por completo, sientes una tremenda decepción de ver lo que sufre y, en varias ocasiones, su tristeza se convierte en la tuya.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Hasta finales del año pasado, la OMS (Organización Mundial de la Salud) tenía diagnosticadas a 350 millones de personas con depresión a nivel mundial. Lamentablemente, se sospecha que el número de casos no diagnosticados también es alto. A la par de la depresión tradicional existe otro tipo llamada depresión funcional, la cual es un mal silencioso difícil de detectar, pues la persona no siempre da muestras de encontrarse afectada por este trastorno. Todo lo contrario: su vida transcurre con normalidad, puede reír y puede ser productiva en su vida laboral, aunque en su interior siempre exista una batalla entre sus sentimientos contradictorios.

Se dice que el temperamento de los pacientes con depresión funcional, en su mayoría mujeres, tiende hacia el perfeccionismo exacerbado y cambios de humor repentinos, además de una baja autoestima. Cuando algo no sale bien en sus vidas o se sienten a disgusto con su apariencia o con lo que están llevando a cabo, comienzan a caer en una serie de autocensuras o castigos que, lejos de ayudarlas, las sumen en estados de depresión más profundos (aunque ni ellas ni los demás se percaten de ello).

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

La mayoría no acepta que algo ocurre en ellas y tampoco los que están a su alrededor, pues aparentemente todo marcha bien con su vida social y privada, lo cual es completamente falso. El que está aquejado por este mal carga un peso enorme que no se aligera con nada, ni durmiendo, ni saliendo a pasear, ni comprando objetos, ni estando con otras personas. Al contrario, a veces lucha y exige un momento a solas para evitar la presión de tener que fingir que todo está bien. Otras señales de que alguien puede padecer depresión funcional son el insomnio, el mal humor, la creciente fatiga y las ya mencionadas altas y bajas emocionales; la pérdida de apetito o el exceso de éste también puede estar relacionado con esto.

La parejas de estos pacientes, las cuales sospechan o tienen la certeza de que algo no está bien, también luchan con sentimientos contradictorios. Cuando hay amor hacia esa persona es fácil que la tristeza los invada, o bien, que se muestren valientes para enfrentar el vendaval. Esto último es lo ideal, pues el paciente necesita del apoyo de su pareja y familia para no sentir que viaja a la deriva. Si los demás no están preparados para soportar esta carga, será difícil que puedan convertirse en el pilar de apoyo para el paciente con depresión funcional y obviamente será muy complejo lograr una relación estable. Muchos de los que están cerca de quien no controla su tristeza, sienten que su energía se desvanece en cada crisis.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

En los momentos más tristes y de profunda melancolía, esta condición suele ser una barrera social que les impide interactuar con normalidad a quienes la padecen, incluso con su pareja (a la que apartan en búsqueda de un espacio necesario). Para muchos de los que se encuentran al lado de un paciente con depresión funcional este rechazo les puede resultar doloroso o incomprensible, pero deben entender que lo que pasa no es un insulto personal ni es culpa suya. Están al lado de alguien que necesita apoyo, que requiere de paciencia y de un amor profundo.

Si estás con alguien que padece de lo anterior necesitas estar dispuesto a ayudarla en todo momento para que su problema se aligere en medida de lo posible y así logren una relación sana. Es más sencillo hacerlo cuando aprendes a darle lectura a sus necesidades y momentos; de lo contrario, puedes caer en un torbellino emocional que terminará por derrumbarte en poco tiempo. Necesitas aferrarte a lo que más te gusta de la vida para que su tristeza no se convierta en la tuya. Adquirir fortaleza por medio de tu familia, de un libro, de un amigo o de un especialista será la tabla que te ayude a no ahogarte en un mar de emociones turbulentas.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Otros síntomas de la depresión disfuncional incluyen:

Declinaciones constantes a eventos sociales

Enfermedades recurrentes

Problemas para conciliar el sueño, o bien, sueño prolongado

Preocupaciones o ansiedad

Vicios como drogas o alcohol

Una depresión es una situación severa que requiere atención inmediata. Detecta las señales que indican que estás pasando por una depresión y debes pedir ayuda. También es necesario que sepas cómo combatir la depresión en 6 pasos sin tener que ir al psicólogo.

*
Referencias

Reader´s Digest
Medical Daily
Head Space

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO
Podría interesarte
Etiquetas:personalidad
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD