5 Señales de que tienes depresión vaginal

Un nuevo estudio confirma que la falta de sexo puede ser la causante de que tu vagina esté deprimida


Todo el mundo habla de los síntomas de la depresión como un trastorno psicológico grave y cómo lidiar con ella, pero muy pocas mujeres saben que también existe la depresión vaginal. 


Sí, aunque no lo creas, tener una vagina deprimida es una condición real, respaldada por la ciencia y a ese trastorno se le conoce como Vulvodinia. Pero, ¿cómo es esto posible? 


Quienes padecen de vagina deprimida confirman que es muy fácil identificarlo ya que lo síntomas aparecen con el mínimo contacto como colocar un tampón. 


Aquí te damos las señales que indican que tienes depresión vaginal:



1. No es ninguna infección de transmisión sexual


Según la Asociación Nacional de Vulvodynia, este trastorno no es causado por una infección activa o una enfermedad de transmisión sexual. A través de los continuos esfuerzos de investigación, los especialistas especulan que uno o más de los siguientes pueden causar o contribuir a la vulvodynia:


-Una lesión o irritación de los nervios que transmiten el dolor de la vulva a la médula espinal.


-Un aumento en el número y la sensibilidad de las fibras nerviosas sensibles al dolor en la vulva.


-Niveles elevados de sustancias inflamatorias en la vulva.


-Una respuesta anormal de diferentes tipos de células vulvares a factores ambientales como infección o trauma.


-Susceptibilidad genética a la inflamación vestibular crónica, dolor crónico generalizado o incapacidad para combatir la infección.


-Debilidad muscular del piso pélvico, espasmo o inestabilidad.





2. Otras causas


Aunque no está confirmado por la ciencia que otras causas pueden provocar este trastorno, se cree que la vulvodinia se desarrolla por diferentes factores: unos físicos y otros mentales.


Causas físicas: Permanecer mucho tiempo en bicicleta, cambios del PH vaginal, golpes, cambio de pareja sexual.


Causas mentales: Depresión, estrés y ansiedad.




3. Síntomas 


Las personas que sufren de esta condición experimentan sensaciones de ardor, irritación y picazón a pesar de que no hay signos de una infección allí. Aunque no se ha encontrado una razón que justifique los síntomas, la manera de diagnosticar este padecimiento es que el médico haga una prueba con algodón presionando por partes y partes y evaluando la severidad del dolor. 


Quienes la padecen describen que es un dolor crónico muy intenso, incluso lo comparan con el dolor que se siente al tener un parto.

 


4. Cómo evitarlo


Al no conocer cuál es la causa real de esta enfermedad, no existe una forma de evitarlo que haya sido comprobado por la ciencia. Se cree que una buena opción hasta el momento es tener sexo, mucho sexo, y si no tienes pareja, la masturbación también ayuda; tener relaciones sexuales promueve el colágeno saludable y las células que mantienen el flujo de sangre en esa área.





5. Cómo se cura


Como la vulvodinia no es simplemente una condición ginecológica, muchos expertos prefieren un enfoque multidisciplinario para su manejo. Puede implicar visitar a ginecólogo, dermatólogo, neurólogo, especialista en manejo del dolor o fisioterapeuta. Además, debido a que la vulvodinia generalmente afecta las relaciones sexuales y el bienestar emocional de una mujer, se suele recomendar un psicólogo o un terapeuta de pareja.


Debido a que no sabemos qué causa la vulvodinia, los tratamientos están dirigidos a aliviar los síntomas y, por lo general, proporciona un alivio moderado del dolor. El más común es recetar una dosis muy baja de antidepresivos, hasta el momento nadie sabe porqué funcionan pero en muchos casos no causa gran alivio.






VER TAMBIÉN:

Cosas que no sabías sobre tu vagina

Dudas más comunes sobre la vagina

Qué le pasa a tu vagina después de tener un hijo