El amor es sólo una mercancía disponible en el mercado
Estilo de vida

El amor es sólo una mercancía disponible en el mercado

Avatar of Marlene Torres

Por: Marlene Torres

5 de abril, 2017

Estilo de vida El amor es sólo una mercancía disponible en el mercado
Avatar of Marlene Torres

Por: Marlene Torres

5 de abril, 2017



“Dos personas se enamoran cuando sienten que han encontrado el mejor objeto disponible en el mercado, dentro de los límites impuestos por sus propios valores de intercambio”.

Erich Fromm

 


Sin darnos cuenta, la economía forma parte importante de todos los aspectos de nuestra vida en cada decisión que tomamos, incluso cuando nos enamoramos.

Básicamente, la economía es la ciencia que estudia la toma de decisiones y la forma en que se satisfacen las necesidades humanas con los recursos escasos, te preguntarás ¿eso qué tiene que ver con el amor?, ¿es el amor un recurso escaso?, eso depende de cada opinión, pues bien reza un dicho popular "uno habla de la feria como le va en ella"; de lo que no hay duda es que cada vez resulta más complicado encontrar a la persona con la que tanto soñamos.

Somos seres humanos tratando de satisfacer nuestras necesidades, incluyendo la de sentirnos amados; vamos al mercado del amor demandando y ofertando, y sólo cuando encontramos lo que tanto habíamos buscado, nos sentimos dispuestos a pagar cualquier precio, metafóricamente hablando.

En el sistema económico en el que vivimos absolutamente todo es propenso a la comercialización, incluso el amor, ¿te es posible verlo cada 14 de febrero? Y eso, además de otros puntos, lo convierte en un hecho totalmente financiero.



La oferta y la demanda

Affectionate couple at restaurant

 

Postulado básico en la teoría económica: la oferta y demanda son elementos básicos del mercado en el que se realizan transacciones de recursos. El amor que ofertamos es nuestro recurso o, ¿somos nosotros mismos? Vamos al mercado intentando parecer atractivos, sobre todo para atraer a la persona que tiene las cualidades del amor que demandamos.

Este postulado considera que en los mercados existe la competencia perfecta, que los agentes son racionales y que la información con la que contamos al momento de realizar cualquier transacción es perfecta.

¿Competencia perfecta? Si trasladamos el concepto a los terrenos del amor, encontraremos que al ser individuos totalmente distintos, tenemos diferentes cualidades que ofrecer y si en la otra persona no encontramos las que demandamos de manera personal, tenemos la posibilidad de buscar más opciones, lo que hace que en este mercado NO exista tal competencia.

Bajo el influjo del amor los seres humanos nos volvemos poco racionales, si fuera diferente y esta necesidad no permitiera ser 100 % conscientes en las primeras etapas del enamoramiento, evitaríamos las rupturas del corazón; la racionalidad nos haría decidir correctamente para saber qué es lo que nos hará bien. Pero es justo en esta etapa cuando la información con la que contamos no es perfecta, a veces nos enamoramos sin conocer más que el nombre de aquella persona y, quizá, si tuviéramos información completa de nuestro prospecto tanto de defectos como virtudes, sus demonios y su pasado, quizá cambiaría nuestra decisión de involucrarnos amorosamente.




La inversión

Bild: Oliver Hochstrasser / www.oliverhochstrasser.ch


En economía las inversiones se realizan tomando en cuenta muchos factores: qué tan rentable será esa inversión, las expectativas que se tienen para realizarla, la incertidumbre, etc. En el amor, más allá de invertir dinero, se invierte tiempo y elementos más personales, esperando como retribución que la relación funcione; generalmente pensamos a futuro, tenemos tantas expectativas que poco nos detenemos a considerar qué tanto podemos perder al realizarla.

La relación puede convertirse en la mejor inversión de tu vida o puede resultar en tantas pérdidas que no te den ganas de volver a hacer una apuesta tan grande en materia del amor.





El ciclo económico de las relaciones

economiadelamor


Así como la economía, las relaciones atraviesan por distintos momentos:

Auge: el punto más alto del ciclo y que toda economía pretende alcanzar. Teóricamente todo es prosperidad, y tanto las empresas como las familias se encuentran en su mejor momento. Seguramente has atravesado por esta etapa en tu relación amorosa; todo es increíble y parece que todo marcha bien. En ambos casos el auge puede durar años o solamente unos cuantos meses.

Recesión: justo cuando todo iba bien, la actividad económica comienza a retroceder; cesa la producción y bajan los empleos, disminuye la prosperidad antes alcanzada. ¿Cuántas veces tu relación ha atravesado una recesión? Y mientras las políticas económicas son las que pueden salvar la economía antes de que llegue a la depresión o la crisis, la comunicación puede salvar los de la ruptura.

Depresión o crisis: la economía colapsa y se estanca toda actividad económica, por lo que incrementa el desempleo, ¿cómo llegamos hasta este punto? Malas políticas económicas, poca inversión, etc. Lo mismo te preguntas cuando pasas por una crisis amorosa, sientes que todo se derrumba y que quizá no exista forma de continuar, ¿qué sigue?, ¿recuperación? Efectivamente. Es la siguiente etapa del ciclo (y de la relación). Esta medida funciona si se toman las decisiones adecuadas, si no la economía se estanca y empeora la situación, las relaciones terminan y el ciclo vuelve a comenzar.

****


Sabemos que Cuando es amor, las ilusiones que depositamos en la otra persona se convierten en pequeñas semillas que pueden crecer hasta convertirse en grandes historias de amor.



Referencias: