El amor no existe, es el deseo de no querer estar solos
Estilo de vida

El amor no existe, es el deseo de no querer estar solos

Avatar of Aranza Payan

Por: Aranza Payan

29 de abril, 2016

Estilo de vida El amor no existe, es el deseo de no querer estar solos
Avatar of Aranza Payan

Por: Aranza Payan

29 de abril, 2016



Todas las historias de amor son historias de frustración…
Enamorarse es el recuerdo constante de una frustración que no sabías que tenías: alguna cualidad, un aspecto del que te sentías privado, deseos... y de repente ese algo está ahí, en otra persona que lo hace ver maravilloso. Es como si, extrañamente, estuvieras esperando a alguien, pero no sabes a quién hasta que esa persona aparece.
Seas o no consciente de que hay algo que le falta a tu vida, cuando conoces a la persona que quieres te das cuenta de lo que no tenías.
Lo que el psicoanálisis le añade a las historias de amor es que la persona de la cual te enamoras es en realidad el hombre o la mujer de tus sueños; habías soñado con ella antes de conocerla, no quieres a esa persona de la nada (nada sale de la nada) , más bien ya la habías deseado.
Se le reconoce con tanta facilidad porque, de alguna manera, ya la conocías. Literalmente la habías estado esperando, sientes como si la conocieras desde siempre, y al mismo tiempo, esa persona es extraña a ti.
Es una persona extrañamente familiar.

amor

Así habla Adam Philipps de la paradoja del amor en su libro Missing Out: In Praise of the Unlived Life. Pero este psicoanalista no es el único que ha buscado explicar el por qué de esas mariposas en el estómago cuando pensamos en alguien especial o la intensa sensación de felicidad cuando nos acordamos de un beso dado. Son muchos los filósofos, los psicólogos y hasta matemáticos, los que han intentado encontrar una respuesta al enigma del amor.

Para Roland Barthes, famoso semiólogo francés, el amor es inclasificable, más que un nombre, es un adjetivo que existe en función del objeto amado. Para Barthes, en la sociedad de hoy en día, el amor está pasado de moda, desvalorizado a través de bromas y groserías, como si fuera cosa de lunáticos.
El amor apasionado no está bien visto, sino que se le ha tachado de enfermedad de la que hay que curarse, mientras que en otras épocas el amor enriquecía a los que lo sentían.
Se ama a la persona por excelencia, se ama a quien no se puede comparar a ninguna otra: su imagen arrebatadora desencadena en nosotros una pasión que no conoce límites, porque “el amor nos sitúa en una especie de absoluto del tiempo”.
Barthes afirma el valor absoluto del amor como un orden de valores afirmativos capaces de enfrentar todos los ataques. Sin embargo, coincidiendo con Phillips, para Barthes el amor también tiene su lado negativo, es “hiriente como una metralla, la ráfaga amorosa provoca entorpecimiento y miedo: crisis, revulsión del cuerpo, locura”. Estar enamorado de manera romántica es la experiencia misma de la locura. Con este tipo de reflexiones, ¿por qué querrían los seres humanos enamorarse? ¿en qué nos beneficia el amor?

Amor1

Es el deseo inalienable de los seres humanos el querer no estar solos, la búsqueda perenne de un compañero con quién compartir las penas y las alegrías de la vida.
La satisfacción del amor siempre termina superando la frustración que nos causan las citas fallidas, las largas esperas y las peleas hirientes. Puede que sea la locura misma, pero hasta la más profunda de las decepciones amorosas pierde punto de comparación con la felicidad que se tiene el encontrar a quien siempre estuviste buscando.
Son los besos entre risas, los susurros en la cama y los abrazos en el frío, lo que hacen que inevitablemente se busque a otra persona. Esa es la dulce fatalidad del amor.

El amor no existe

Como dato curioso, para el profesor Arthur Aron de la Universidad del Estado de Nueva York, las mejores condiciones para conocer y enamorarse de alguien se presentan en situaciones que son altamente excitantes (una turbulencia en un avión o un concierto muy estimulante); cuando el cuerpo está activo y usando todos los sentidos, se tiende a sentir atracción. Además, contrario a lo que la mayoría de la gente piensa, las estadísticas muestran que las personas se enamoran de alguien a quien ya llevan tiempo conociendo. El “amor a primera vista” se da en menos de un cuarenta por ciento. Y, aún más sorprendente, la investigación del profesor Aron mostró que una apariencia no agraciada afecta mucho a la hora de empezar una relación romántica, pero el ser atractivo tampoco lo es todo porque para la mayoría de las personas los factores determinantes a la hora de enamorarse son la inteligencia y la amabilidad del otro.

Jason Silva es un joven venezolano que ha causado sensación en el mundo del internet por sus videos sobre las razones del amor y la filosofía detrás de él. Te recomiendo ver sus videos aquí. 



***

Te puede interesar:

Frases que nos enseñan que el amor no es cualquier cosa

El amor que te mereces




Referencias: