PUBLICIDAD

ESTILO DE VIDA

El caso de la joven de 23 años que murió por eutanasia en Bélgica

Shanti De Corte tenía depresión y otras secuelas de un ataque terrorista al que sobrevivió.

Shanti De Corte tenía 23 años y había vivido varios episodios traumáticos a lo largo de su vida. Había sido diagnosticada con depresión severa y trastorno de estrés postraumático después de sobrevivir a los ataques terroristas de Bruselas, Bélgica, en marzo de 2016. Tras varios años de sufrimiento psíquico irreparable, Shanti tomó la decisión de solicitar la eutanasia, que es legal en ese país.

El caso fue controversial porque se trata de uno de los primeros en la historia en los que el suicidio asistido es otorgado a una persona tan joven, con depresión pero sin ningún tipo de patología física.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Shanti De Corte estuvo presente cuando un atentado del grupo terrorista ISIS mató a 32 personas el 22 de marzo de 2016, en el aeropuerto de Zaventem. Ella tenía 17 años y logró escapar a las explosiones provocadas por yihadistas, pero a partir de entonces tuvo problemas de salud mental: presentaba constantes ataques de pánico y episodios depresivos a raíz del episodio traumático que vivió.

La joven estuvo internada en un hospital psiquiátrico en Amberes, donde recibió tratamiento con terapia y hasta 11 antidepresivos distintos cada día. Como explicó su madre, los atentados la marcaron y provocaron que sintiera pánico de salir a la calle, entre otras personas. Intentó quitarse la vida dos veces, en 2018 y 2020.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

“Era una batalla que ella no podía ganar”, dijo. “Estaba tan restringida por el miedo que ya no podía hacer lo que deseaba. Vivía con un miedo constante y había perdido completamente su sentido de seguridad. En cualquier momento que Shanti salía, vivía en alerta: ‘¿Estoy en peligro? ¿Podría pasarme algo?”.

“Después de un serio intento de suicidio, Shanti terminó en la sala de urgencias”, recuerda su madre. “Esa fue la primera vez que me preguntó: ‘¿Por qué no puedo morir?’”. Su familia debió tomar la difícil decisión de apoyarla: “Siempre esperas que funcione, pero al mismo tiempo sentí desde el inicio que esto era lo que ella realmente quería. Me di cuenta de que Shanti tendría que pasar sus últimos años sobreviviendo y que no era posible para ella continuar así”.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Finalmente, Shanti pidió la eutanasia. En su país natal, esta forma de morir es legal en casos de sufrimiento físico o mental que no puede ser aliviado de otra manera y que ha sido desencadenado por un accidente u otro episodio traumático. La joven murió acompañada de sus padres.


Etiquetas:bélgica
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD