NOTICIAS ARTE FOTOGRAFÍA CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

Razones por las que saber elegir tus palabras es lo mejor que puedes hacer por los demás

30 de noviembre de 2017

Raquel Origel Puertas

Tal vez sigues sin darte cuenta de lo importante que es cada cosa que dices, a la persona que se lo dices y cómo se lo dices.



No siempre somos conscientes de lo importante que es cada palabra que decimos, a quién se la decimos y cómo lo hacemos. En muchas ocasiones, retrospectivamente nos damos cuenta de la cantidad de palabras que hemos dicho y de las cuales nos arrepentimos; o aquellas que dijimos y causaron un impacto negativo, y que quizá pudimos haber dicho algo mejor.

 

Hay quienes van por la vida sin entender que al decir “no tengo tiempo” se transmite un mensaje muy distinto que depende de la tonalidad: ¿lo decimos enojados, tristes, melancólicos, molestos, con miedo. Ese “no tengo tiempo” puede ser tan sólo tres palabras, pero tienen el poder de impedir una comunicación sana entre quienes te rodean.

 




¡Tus palabras impactan! Cuida cómo las usas, cuida a quien le dedicas esos tonos románticos en tu hablar, cuida muy bien con quién prefieres mantener distancia por esas palabras que traes sin decir —porque quizá no es el mejor momento para hacerlo. Cuida a quién le das las palabras mágicas que abren tu corazón, porque mañana sabrán más de ti que el resto del mundo.

 

Cuida las mentiras que dices y a quién se las dices. Si algo podemos asegurarte es que la verdad siempre se sabe —por las buenas o las malas. Y aunque una verdad te duela, te dé vergüenza o lastime a alguien más, tendrás que reconocerla abiertamente.




 

Tus palabras llegan, se mueven, se transforman, alegran, entristecen, enojan, consuelan, miman, respetan, admiran, quieren, crecen. Tus palabras son la mejor carta de presentación que tienes; son las que pueden hacer la diferencia en los demás, y debes elegir si esa diferencia será algo positivo o negativo. Alguien puede estar sumamente herido por algo que dijiste, porque te dio esas palabras mágicas que pueden herirlo; asimismo, alguien puede amarte con locura por esas palabras que dijiste.

 

Así que nuestro más grande consejo es el siguiente: cuida lo que dices, a quién se lo dices, cómo se lo dices, cuándo se lo dices, para qué lo dices. Y aún después de haber cuidado cada detalle, no te sorprendas que esas palabras tengan consecuencias; que esas palabras se conviertan en amor, en orgullo, en resentimiento, en alegría, en trabajo en equipo, en desconfianza, en lealtad, en dolor, en tristeza.

 




Y recuerda lo más poderoso: siempre que hayas causado algo que no querías, corrige. Acércate a los demás y acepta tu error, eso es algo que a veces el ego no nos permite hacer. Somos humanos, y si algo sabemos hacer es equivocarnos. Date la oportunidad de decir “perdón” con el corazón, de reconocer que lastimaste, porque eso es de valientes y de gente que vale la pena. El mundo necesita más personas que reconozcan el poder de sus palabras y cómo impactan en todo.


**


Si quieres saber más sobre el poder del lenguaje, te recomendamos leer este artículo sobre la educación para sordos en México. Además, descubre por qué aprender una lengua de señas puede ser bueno para tu cerebro.



TAGS: Amistad Psicología Personalidad
REFERENCIAS:

Raquel Origel Puertas


Colaborador

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

13 cosas sobre un encuentro homosexual que siempre temiste preguntar Lo que el color de tu excremento dice de tu alimentación Qué necesita un libro para convertirse en un best seller 20 Canciones de los 90 que escuchamos en MTV y se volvieron indispensables en nuestras vidas 11 canciones de José José para saber en qué momento de tu relación estás 5 misterios que esconden las pirámides del Antiguo Egipto

  TE RECOMENDAMOS