INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

Errores que cometen los hombres en el sexo y no te dejan tener un orgasmo

4 de agosto de 2018

Diana Garrido

Tu cuerpo = tu derecho a tus orgasmos.

Si bien es cierto que no necesitas una pareja para tener un orgasmo, no tienes por qué privarte de los mismos estando con alguien. Es realmente complicado pues para llegar al clímax tienes que sortear problemas, discrepancias, formas de ser e ideas que en conjunto conforman la personalidad y gustos de alguien más y a su vez, esa persona tiene que entenderte.


Sin embargo, hablar es la única forma de encontrar una forma de satisfacerse uno al otro y de hallar la solución a los conflictos sexuales. Uno de los más comunes es la falta de orgasmos femeninos pues por lo general, la pareja cree que lo que hace durante la sesión de sexo es normal y a ambos les favorece... pero no. Tú tienes derecho a gozar y disfrutar de un orgasmo tanto como sea posible, pero para ello es necesaria la comunicación y si no logras detectar qué es lo que realmente falla en tu relación, tal vez estos errores comunes te sirvan de guía.




-

La falta de tacto con los senos


Son sensibles y tienen tantas terminaciones nerviosas que resultan ser una zona erógena, pero hay que masajearlos suave y poco a poco aumentar la velocidad y fuerza. Guíalo y será todo más fácil.




-

No se empeña en los juegos previos


Aunque es una actividad de dos, en ocasiones él no pone suficiente esfuerzo en ellos y llega directo al coito. Esto resulta, incluso, aburrido.




-

Pregunta demasiado


Esto pasa porque no está seguro de cómo te la estás pasando. No está mal si te pregunta una vez cómo te sientes o si algo te gusta y te parece cómodo, pero no más. Eso sólo causa desconcierto y le impedirá enfocarse en el acto.




-

Finge ser un experto


No hace falta. Gozar del momento es lo más divertido. La experiencia se adquiere con el tiempo y la práctica, además, por más largo que sea su historial, es diferente en cada persona.




-


Golpea o habla sucio sin saber si te gusta o no


No hay mejor forma de saberlo más que preguntándote directamente, pero si esto no pasa, levanta la voz. Nadie puede hacer lo que quiera con tu cuerpo.




-


Es brusco en las embestidas


Hay momentos que se prestan para serlo o depende de la intensidad de la relación, pero eso es algo que se ve en el camino, no al iniciar el coito.




-

Le preocupa el tamaño de su pene


Aunque para muchas mujeres es importante, no es lo más esencial. Siempre gana la calidad y la paciencia.




-

Interrumpe el ritmo


Antes de cambiar de posición, de lugar o de técnica, debe consultarte para que ambos estén de acuerdo con el rumbo que toma la sesión.




-

Cree que el porno y todo lo que lee on line es real


Desafortunadamente no lo es, experimenten y aprendan en conjunto.




-

No pregunta en donde terminar


Y no hay nada más desagradable que eso.




-

Sobrestima tu flexibilidad


Subir las piernas y doblarse por completo no es tan fácil como parece.




-

Te penetra aunque no hayas lubricado bien


Esto es un verdadero problema pues más que tener un gran momento, resulta una tortura.



-

El sexo es una construcción de dos personas, por ello es fundamental que todo lo que suceda en la intimidad sea planeado y pensado por los dos. Es normal que él tenga errores durante la sesión, pero puedes hablar claro y decirle qué es lo que te molesta y que no. De igual forma, mantente abierta a sus comentarios y tengan una gran noche, día o tarde de pasión.

TAGS: Sexualidad Hombres Consejos
REFERENCIAS: GQ Cabro

Diana Garrido


Articulista

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

22 fotos de Cecilia Suárez que demuestran es una gran actriz Clorofila: cuáles son las razones para incorporarla a tu dieta Apostasía: cómo renunciar a la Iglesia Católica en 3 pasos El día que Sean Penn conoció al Chapo Guzmán Té verde, razones para tomarlo y aprovechar todos sus beneficios Un cuento para no olvidar las grandes lecciones de amor que aprendí en Nueva York

  TE RECOMENDAMOS