INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

"Mamá, papá: soy gay", los tres escenarios a los que se enfrenta una persona que sale del clóset

26 de junio de 2018

César Loz Rey

Por fin lo dices, lo liberas de ti, sale de tu sistema y junto con eso el miedo, la angustia, la represión, los prejuicios, todo. ¿Pero qué pasa después?



En la comunidad LGBTTTI hay una frase a la que muchos miembros le temen o anhelan —"salir del clóset"— por todo lo que implican estas tres palabritas. ¿Pero qué es salir del clóset? Salir del clóset hace referencia al momento en que una persona asume su orientación sexual ante su entorno y las personas que lo conforman. Esto en el ambiente LGBTTTI, pues salir del clóset no solamente es usado por esta comunidad, sino por cualquier persona con la necesidad de “revelar” algo. Y en el momento en el que una persona se decide a salir del clóset y ser realmente quien sabe que es, hay tres posibles escenarios: el perfecto, el deseado y el real.


Visualicemos el escenario perfecto. Tu habitación tal vez, o tu sala, comedor, el lugar que elijas. Tienes toda la intención y voluntad de hacerlo, tus padres enfrente de ti y entonces lo dices; lo liberas de ti, sale de tu sistema y junto con eso el miedo, la angustia, la represión, los prejuicios, todo. Eres aceptado inmediatamente y en todo momento, nunca más te tienes que preocupar por hacer algo así, por ocultarte o por tener que pensar en lo que digan los demás. No, ya se acabó, todo eso lo puedes dejar atrás y simplemente disfrutar de vivir tu vida plenamente y sin impedimentos. Pero este escenario es perfecto, y sabemos que la perfección muchas veces es inalcanzable por más que la queramos, es casi imposible el vivir un escenario perfecto.





El escenario deseado es el que debería ocurrir en todo el mundo. Es en el que no se tendría que salir del clóset, en el cual no hubiese la necesidad de tener que decirle a las personas que nos rodean con quien queremos ir a la cama y tener una vida juntos; en el que el amor simplemente fuera aceptado como una acción humana necesaria para el bienestar de una persona, y no se tuviese que clasificar en distintos tipos, porque al final del día son todas estas divisiones las que nos separan de poder amar libremente y salir al mundo tomados de la mano sin el miedo de recibir algún insulto. Sin embargo, no es de esta manera. Aún con todos los avances que se han logrado con el paso de los años para la comunidad LGBTTI, sigue siendo una acción normal el tener que salir del clóset. Y no es que esté mal, sino que debería de ser innecesario hacerlo para poder amar a otra persona.





Y finalmente el escenario real. Es difícil englobar este escenario, pues todas las personas tienen y viven una historia diferente. Lo que hace que el salir del closet sea diferente para cada individuo, ya sea un escenario bueno, regular o malo. El bueno sería en el que te acepten las personas que tú esperas que te acepten; tu familia y amigos tal vez, quizá las personas de tu trabajo o escuela, ya que son las primordiales para poder vivir tranquila y normalmente. Al menos hasta cierto punto, pues conocemos nuestra sociedad y sabemos que aún así habrá momentos en los que nos sentiremos o seremos juzgados por las personas; juzgados con miradas silenciosas de desaprobación o incluso seremos confrontados directamente por más que lo queramos evitar.


Un escenario regular sería aquel en el cual la aceptación sea limitada en alguno de los sectores del entorno que rodea a la persona que sale del clóset. Es decir, en uno o varios en los espacios en los que convive la persona no es aceptada. Esto hace que la convivencia en estos entornos se dificulte a comparación de antes de salir del clóset. Este es el que para nosotros podría ser el resultado “más común”, pues muchas personas no tienen la cultura o la educación de no juzgar a los demás por sus gustos o preferencias.





El último escenario es el malo. Lo definiremos como el escenario en el que hay una total desaprobación hacia el individuo por parte de las personas que para este sean de mayor importancia, como la familia. Y aunque no sea de los más conocidos, pues la mayoría se guarda las experiencias negativas, hay muchísimos casos como este. Por ejemplo, en lugares como Nigeria, donde las relaciones homosexuales son prohibidas y penalizadas, donde las personas homosexuales pueden ser acosadas y reprehendidas sin ningún tipo de protección del gobierno.


Sin embargo, por más diferentes que parezcan todos estos escenarios, todos convergen en un mismo lugar, en un mismo punto. Lo que tienen en común todos estos escenarios es que para que se puedan producir, debe de haber una persona con el coraje y valentía necesarios y suficientes para alzar su voz y decirle al mundo su verdad; conociendo todos los riesgos que esto implica, pero decidido a afrontarlos. Incluso sin esperar nada de nadie, sino simplemente esperar una paz interior, un descanso emocional anhelado inmensamente, que es suficiente motivador para salir del clóset una y otra vez. Recordemos que una vez que sales del clóset, te das cuenta de que esta es la primera vez de muchas que lo harás, pues el tiempo pasa y las personas también, haciendo que el proceso de salir del clóset se repita con las nuevas personas que se van presentando en nuestra vida, pero ahora con una mayor valentía, amor, motivación, coraje y orgullo.





Este orgullo que sentimos recorrer todo nuestro cuerpo una vez que decimos nuestra verdad, la forma en la que amamos y esperamos ser amados. Un orgullo que nos hace cada día vernos en el espejo y tener la esperanza de volvernos mejores personas y, junto con nosotros, la sociedad y el mundo. El orgullo es fuerza y es voluntad, las personas que salen del clóset son increíblemente fuertes, son decididas y todos debemos de estar orgullosos de lo que somos y del coraje que tenemos dentro de nosotros. Por eso hay que amar a quienes somos y tener orgullo y esperanza en nuestros corazones.


**


Aquí te compartimos 12 películas para entender el orgullo LGBT; o si la literatura es tu hitcon estos libros podrás comprender los derechos de los homosexuales a través de la historia.



TAGS: Psicología Siglo xxi lgbtq
REFERENCIAS:

César Loz Rey


Colaborador

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

Las mejores películas del año que puedes ver en el cine Canciones de amor para pensar en tu crush aunque no se las dediques Canciones que tocan todas las bandas de covers Las mejores series en Netflix para volver a creer en el amor 26 películas y series secretas de Netflix que debes ver al menos una vez Fotografías de Jason Momoa y su familia que muestran su lado sensible

  TE RECOMENDAMOS