Switch to English
Arte
Cine
Comida
Entretenimiento
Estilo de vida
Historia
Letras
Moda
Fotografía
Música
Viajes
Catar

ESTILO DE-VIDA

5 estados emocionales por los que atraviesas antes de superar una ruptura

Por: Edith Gomez11 de septiembre de 2017

Terminar una larga relación con la persona que amas siempre es difícil, doloroso y no tienes ningún control sobre esto, pero en lo que sí es en la manera en la que respondes ante la situación. ¿Cuántas noches en vela has pasado desde el día en que se dijeron adiós? ¿Cuántos días tristes has tenido que pasar desde que todo acabó? ¿Por cuánto tiempo has vivido en el pasado sin ser capaz de seguir adelante?

Quieres olvidar y quieres perdonar, pero no puedes. Crees que has olvidado las mejores memorias del pasado; sin embargo, cada vez que pasas por aquel lugar donde ambos se conocieron, los recuerdos de los buenos tiempos saltan a tu mente otra vez y no puedes evitar llorar.

Crees que has perdonado todo lo que te hizo, aunque cada vez que te aparece su rostro en el inicio de tu perfil de Facebook, te das cuenta de que tu corazón aún está lleno de complicados sentimientos de melancolía y enojo. Superar una ruptura requiere de tiempo. Por esta razón, te compartimos las cinco etapas que debes atravesar antes de dejar ir el pasado.

1. Negación: esto no puede estar pasando

La primera reacción a la pérdida de una relación es negar la realidad de la situación. Se trata de un mecanismo de defensa que te hace evitar lidiar con emociones dolorosas. Intentas pretender que todo está bien, pero en lo profundo de tu corazón sabes que no es así. Cuando experimentes la negación, debes enfocarte en aceptar la verdad:

*Recuerda que las cosas cambian todos los días.

*Deja de enviar mensajes y hacer las llamadas que solías realizar.

*Permítete llorar cuando sientas dolor.

*Apóyate en alguien que te ayude a reconocer la verdad.

*Mantén un diario para escribir cómo te sientes todos los días.

2. Enojo: ¿cómo pudo hacerme esto?

Conforme pasa el tiempo, la realidad se vuelve menos confusa y gradualmente comienzas a sentir dolor, éste a veces es redirigido y expresado como enojo. Necesitas que alguien tenga la culpa de tu dolor: tu ex, las personas a tu alrededor, el universo o incluso tú. De manera consciente, sabes que no tienen la culpa, pero no puedes controlar tus emociones, y lo que necesitas para perdonar es:

*Saber que ambos comparten la responsabilidad por la ruptura.

*Perdonarte por cualquier defecto; nadie es perfecto.

*Darte cuenta de que no sólo tú sientes dolor.

*Admitir que no estás en buenas condiciones ahora mismo.

*Distraerte a través del ejercicio físico.

3. Negociación: ¿podemos intentarlo una vez más?

Cuando te das cuenta de que la realidad te empuja al borde del abismo, sientes pánico y luchas por sobrevivir. Harías lo que sea para revertir la situación. Observas las posibles formas de traer a esa persona de vuelta, aunque sea por medio de una negociación o un trato; crees que sólo así puedes dejar de sentir dolor. Pero la mayor parte del tiempo, las cosas no suceden como deseas. Lo mejor es que dejes ir:

*Evita el contacto temporalmente con tu ex pareja.

*Aléjate de las redes sociales en las que puedes encontrar algo que te recuerde a esa persona.

*Trata de aceptar la idea de que no volverán a estar juntos.

*No intentes hacer que regresen una y otra vez.

*Date cuenta de que eres lo suficientemente independiente para estar sin pareja.

4. Depresión: todo se acabó

Por fin, te das cuenta de que no puedes hacer nada para cambiar la situación. Es posible que comiences a padecer depresión, pues te sientes sin energía, no quieres hacer tus actividades, evitas a tu familia y amigos, pierdes el apetito o comes de más, sufres de insomnio o duermes mucho. La desesperanza hace que te sea difícil seguir adelante. Nadie dice que es fácil, pero tu paz, salud mental y física deben regresar antes de que esto te provoque un daño mayor:

*Rodéate de personas positivas.

*Toma un descanso del trabajo.

*Habla con alguien que esté dispuesto a escucharte.

*Adéntrate en la naturaleza y respira aire puro.

*Escucha canciones tristes para desahogarte.

5. Aceptación: está bien, lo estoy intentando

Cuando aceptas lo que te pasa, de manera gradual podrás superar la pérdida. Tal vez no te sientas por completo feliz, pues aún no superas el dolor de la ruptura, pero, al menos, comenzarás a entender por qué todo debió terminar; la luz al final del túnel se hará visible. Las cosa que evoquen recuerdos aún pueden activar tus emociones; sin embargo, te será más posible prevenir o sobrellevar el dolor con lo siguiente:

*Guarda las fotos y regalos que te recuerden a esa persona.

*Mantente lejos de los lugares que te llenen de nostalgia.

*Enfócate en los beneficios de dejar ir.

*Sólo vuelve a hablar con esa persona cuando sientas que ya pueden ser amigos.

*Piensa que todo estará bien y que sólo es cuestión de tiempo.

Siempre queremos que nuestras relaciones sean las más duraderas, queremos a alguien que se quede a nuestro lado sin importar lo que pase en la vida. Pero, a veces, lo que nos hace más fuertes es dejar ir y no aferrarnos al pasado. Para que cuando en el futuro mires atrás, te sorprendas de lo mucho que te hizo crecer la experiencia que superaste.

**

Otros tips que también pueden ayudarte en el proceso es conocer las formas en las que puedes atacar racionalmente las ganas de volver con tu ex. Si crees que en tu relación las cosas ya no son las mismas, estas son las 9 señales de que tu pareja te pidió tiempo y ya no quiere nada contigo.

**

Las fotografías que acompañan al texto pertenecen a Mauricio F. Corridan.


Recomendados: Enlaces promovidos por MGID: