El sufrimiento de estar enamorado de dos personas al mismo tiempo

Miércoles, 2 de agosto de 2017 16:52

|Olympia Villagrán



Por amor no se muere ni se nace, pero sí se malvive. La desgracia de enamorarte de alguien hasta idealizarlo perfecto y único es la que te arrastra a la desdicha cuando las cosas dejan de ser color de rosa. Al parecer, el único amor eterno e incondicional es el que una madre tiene por sus hijos y ni siquiera a ella le puedes ser fiel; en algún momento preferirás la euforia y el placer de amar y sentirte amado por otra persona a la que no te une la sangre, sino la idea de un "para siempre".



«Todos somos infieles desde que nacemos. Para poder acceder a lo que el mundo nos ofrece tenemos que romper el vínculo más íntimo y natural del ser humano, la relación con nuestra madre», reflexiona la psicóloga Magdalena Salamanca; quien también aseguró durante una entrevista para Código Nuevo que:




«Sentir amor por una sola persona y que ella sea la única que nos puede procurar ese sentimiento es algo tremendamente doloroso. Por eso, no sólo se puede estar enamorado de más de una persona sino que, psíquicamente, es recomendable».



La seguridad de saberte acompañado –hasta tu muerte– por alguien que te admira, quiere y desea es exquisita, por no decir adictiva. Sin embargo, filósofos, poetas, científicos, psicólogos, escritores, químicos y otro expertos saben que el enamoramiento es un idilio perecedero. En cambio, el amor –teóricamente– puede perdurar tanto como te lo propongas. Entonces, ¿por qué no tener ambos?



El error de depositar en una pareja estable toda tu felicidad, de pensar que esa persona te llena 100 % es prácticamente una fantasía inalcanzable. Por lo tanto –según la Dra. Salamanca–, debes acostumbrarte a tener varios amores, pues monopolizar tu dicha en un solo complemento te dirigirá a la frustración inminentemente. Por otro lado, para lograr la plenitud a partir del amor y el enamoramiento entre dos o más personas al mismo tiempo, debes entender que estos dos conceptos son completamente diferentes. No sólo se trata de estados con distinta duración, sino de dos emociones que te satisfacen de manera diversa.





De acuerdo al análisis de algunos psicólogos, es posible estar enamorado de dos personas al mismo tiempo. De hecho, ellos opinan que es necesario y benéfico.


«Sólo experimentando el proceso de enamoramiento hacia otra persona podremos deducir que algo en nuestra pareja no funciona para iniciar un proceso de reflexión. Podremos darnos cuenta de que, aunque sigamos enamorados, no vemos satisfechas todas nuestras necesidades», explica el psicólogo Jorge Barraca.



Desafortunadamente, la sociedad orilla al ser humano a emparejarse con urgencia y de manera monógama; cuando en realidad el poliamor podría ser la solución a muchas de tus carencias. No obstante, el primer problema al que tú o cualquiera se enfrentaría al amar a dos personas es a la necesidad de poseer, controlar, celar y monopolizar a ambas parejas. Como lo explica Salamanca, «Hay que estar muy sano mentalmente. Si que dos personas se junten ya es peligroso, imaginemos cuando lo hacen tres al mismo tiempo. Si son celosos o controladores esas relaciones estarán abocadas al fracaso».



Cuando te enamoras y amas a una persona te expones a sufrir; cuando sientes lo mismo por dos hombres o dos mujeres se sufre el doble también. No obstante, cuando encuentras a tu compañero ideal (ese que amas, toleras, respetas, idolatras y admiras todos los días), es factible que te enamores de otra persona también –pues recuerda que el enamoramiento no es racional–. Así que lo único que puedes hacer para no sufrir si te encuentras en esta situación es:


+Reconocer que amar y enamorarte son cosas muy distintas.

+Dejar de negar tus deseos por las dos personas que te interesan en ese momento.

+Reflexionar si enamorarte de otro(a) quiere decir que deseas terminar tu relación actual o si sólo se trata de alguien que cubre una carencia temporal.

+Darte la oportunidad de experimentar para por fin alejarte de la persona que ya no te hace feliz, o bien, para comprobar que puedes enamorarte de ella nuevamente.



No tienes por qué sufrir ni debatirte entre dos amores, puedes sobrellevar la situación con paciencia e inteligencia. La solución aparecerá ante ti después de una profunda introspección para distinguir entre amar y enamorarte, y –finalmente– para decidir con cuál de las dos emociones te quieres quedar.

Olympia Villagrán

Olympia Villagrán


Editora de Estilo de Vida y Diseño
  COMENTARIOS