Estos podríamos ser nosotros, pero me dejas en visto

Miércoles, 7 de marzo de 2018 12:13

|Diana Garrido
me dejaste en visto

Y a pesar de todo, mantengo la conversación abierta para volverlo a intentar cuando por fin me escribas...



No está bien, lo sé, pero no puedo evitar tener esa incómoda sensación de que hice algo mal, de que escribí incoherencias, de que no merezco tu atención o de que simplemente estoy siendo muy tonta.


Pensé que te gustaba hablar conmigo porque podíamos debatir sobre tu banda favorita, mi lista de Netflix y sobre cómo sabía mejor la cerveza; pero de un momento a otro dejabas la conversación en blanco. Al principio, ilusamente, creí que habían tocado a tu puerta y debías atender o que tu perro quería comer y necesitabas alimentarlo, pero con el tiempo entendí que cada que abandonabas el chat era porque no tenías ganas de seguir hablando conmigo, tan sencillo como eso. Me costó comprenderlo, quizá hubiera sido más fácil si te decidieras a ser más claro en tus actos. Así habrías dicho al menos "adiós" antes de echar mi dignidad al bote de basura mientras revisaba constantemente el celular sólo para asegurarme de que tenía el volumen en lo más alto, de que mi conexión de Internet era estable y de que no había otros factores que arruinaran la llegada de ese mensaje tuyo que ingenuamente esperaba.


me dejaste en visto 1


Más de tres veces tuve ganas de arrojar el teléfono al bote de basura y dormir, pero sabía que tus crisis llegaban a las 2 am y quería asegurarme de que estabas bien. Así que siempre esperaba hasta esa hora, me tragaba el orgullo y te escribía un mensaje bonito para que me notaras cerca de ti; pensé que te gustaba que siempre estuviera al pendiente de tu vida, pero no funcionó. Me regalabas otro "visto" y un par de ojeras inmensas al otro día; a pesar de eso sabía que leías todo lo que yo escribía y eso era suficiente para mí.


Aun con esa forma tan poco amable de tratarme, permanecí a tu lado abriéndote mi corazón, mi vida, mis sentimientos y hasta mi hogar, le creí a mis amigas cuando me dijeron que te tuviera paciencia, me enojé con mi mejor amigo cuando me pidió que me quisiera un poco a mí misma y escuché 30 veces cada una de las canciones que sonaron cuando pasamos la tarde juntos. Aun con todo eso lo único que me diste a cambio fue un "visto".


me dejaste en visto 2


Tal vez piensas que soy una niña inmadura por enojarme tanto por esto, pero debes entender las implicaciones que conlleva el que me dejes así. ¿Sabes cuánto tiempo tuve que esperar pegada al enchufe de la luz esperando a que el teléfono cargara? Dejé a mi hermana hablando sola, no contesté las llamadas de mi papá por si acaso me escribías, reproducía LA CANCIÓN una y otra vez porque pensaba que podía invocarte con ella y no, tampoco funcionó. Te daba like, comentaba tus estados, incluso me conectaba y desconectaba para que te percataras de mi presencia.


Siempre estaba ese "foquito verde" junto a tu foto de perfil perturbando mi existencia, tus historias en Instagram, tu conexión en Spotify... todo eso me tenía muy mal, y a ti por supuesto no te importaba. No tienes idea de lo feliz que me hacía verte on line, mi semblante cambiaba, mis mejillas se sonrojaban y me mordía los labios. Lógicamente nunca lo viste, pero ahora entiendo que aunque me tuvieras a un lado derritiéndome por ti no te habrías conmovido ni un poco.


me dejaste en visto 3


Llegué a pensar que otra persona te hacía feliz, que el beso que nos dimos medio dormidos te había dejado un sabor amargo, que el roce de nuestras manos te había hecho insensible y que el abrazo que te di te había sofocado. Date cuenta de que hice por ti mucho más que por otras personas: odio los besos, mis manos sudan, no abrazo... pero me aventuré a hacerlo porque te quiero como jamás pensé, aunque tú sólo sienta indiferencia por mí. ¡No es justo!


Fui muy clara contigo: te dije que te necesitaba en mi vida. Quería besarte, quería vivir no uno sino mil romances a tu lado y estaba dispuesta a todo; a bailar con mis dos pies izquierdos toda la noche, a acariciar a tu perro sin importar mi fobia y a darte mi corazón, pero a ti no te importó. Me pediste tiempo y te lo di, en cambio, yo te pedí amor y me dejaste de hablar...


me dejaste en visto 4


Por eso, aunque tengo la conversación abierta por si me quieres escribir de nuevo, tal vez sea mi turno de dejarte en visto, aunque —siendo completamente sincera— no creo que pueda. Yo sí tengo respeto por ti y te quiero tanto que deseo que nunca sientas lo mismo que yo. Sé que la vida es tan justa que algún día alguien que de verdad quieras y ames te dejará en visto a ti.


Así que buena suerte...


REFERENCIAS:
Diana Garrido

Diana Garrido


Articulista
  COMENTARIOS