INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

Guía de supervivencia de una persona que cobra por sexo

15 de octubre de 2018

Cultura Colectiva

Descubre qué significa y lo que debes saber para cobrar por sexo en palabras de alguien que lo ha experimentado

Texto escrito por: Daniela Herrera


“Un hombre quiere sexo, pero más aún que eso, quiere aprobación. Por eso siempre hay que alimentar su ego: sonreír, moverse y hablar como si estar con él fuera lo mejor que podrías estar haciendo”.


Una vez superada la tensión inicial, no precisamente sorpresiva, tomando en cuenta que yo era una extraña a la que iba a confesar su secreto mejor guardado, la estudiante que estoy entrevistando por fin se decide a sumergirme en la inmensidad de sus experiencias extra-escolares.


Su peor encuentro – no titubea – fue con un diputado con mal aliento. Su mejor, con un hombre que viene a la ciudad una vez al mes y que insiste en enseñarle de sexo tántrico mientras le presume su playlist de Joaquín Sabina.




Le pregunto si, pensando en este par de años, considera sus citas como un conjunto de vivencias positivas. Ella simplemente se ríe. Me contesta que gran parte han sido poco memorables, pero que si tuviera que elegir diría que “han estado bien”; afirma que sigue estrictamente un conjunto de reglas que le han ayudado a sobrellevar los aspectos negativos de su estilo de vida y no duda en enlistarlas para mí.



Confía en tu instinto

“Si alguien te da mala espina, no le aceptes una cita, es tan simple como eso. 


La mayoría de las veces cuando conocemos a alguien nos damos cuenta rápidamente de si nos agrada o no, con los hombres que me buscan no es diferente, salvo que tengo que ser mucho más cuidadosa que con cualquier compañero de la escuela. Si su comportamiento en el primer contacto, usualmente un WhatsApp, no es educado, suelo rechazar su oferta.




Peor aún si me parece que es excesivamente misterioso. Entiendo que la discreción es importante, pero hay hombres que se niegan rotundamente a compartir una foto, platicar un poco antes de un encuentro o verme por primera vez en una cafetería o centro comercial, ellos tampoco son una opción. 


Creo que se trata de sentido común, no hay dinero suficiente que me convenza de encontrarme con alguien que me haya hecho sentir incómoda o insegura, lo que hago ya es suficientemente peligroso como para ignorar una señal de alerta”.



El tiempo es oro

“No suelo pedir dinero ni regalos de ningún tipo por adelantado, lo que no compromete a nadie que se arrepienta de último minuto a encontrarse conmigo, me ha pasado más de una vez que mi cita no llega, aunque no ha sido común. Lo que sí sucede a menudo es que alguien no aparece a la hora acordada y me deja esperando por largos períodos.




Si algo he aprendido es que el respeto de un hombre a mi tiempo habla mucho de él: representa su educación y me permite medir sus ganas de conocerme o volver a estar conmigo. 


Nunca espero a alguien más de media hora, si no llega, entiendo que yo no le gustaba tanto y si no le gustaba tanto, aquella cita no hubiera sido un buen negocio de todas formas”.



Complace fuera de la cama


“Un hombre quiere sexo, pero más aún que eso, quiere aprobación, por eso siempre hay que alimentar su ego: sonreír, moverse y hablar como si estar con él fuera lo mejor que podrías estar haciendo; es bastante probable que no lo sea, pero no está de más fingir un poco. 


Si además de tus nuevas habilidades como actriz también desarrollas algunas psíquicas, ya tienes el éxito asegurado, a veces tendrás que adivinar lo que él espera que hagas antes de que lo tenga que pedir”.




Vístete con discreción


“Hay una razón por la que él eligió contactare a ti en vez de buscarse una chica en algún centro nocturno o llamarle a una scort de agencia, él está pagando por estar con una estudiante universitaria y espera que luzcas como tal”.



Todo es un negocio


“No importa cuántas veces me haya encontrado con el mismo hombre, siempre trato de no establecer una relación excesivamente cercana con él. 


La clave para que un acuerdo de citas por conveniencia funcione es tener una relación cordial sin olvidar el profesionalismo, si acordamos vernos en alguna parte, yo estaré ahí puntual; si me invita a cenar a un lugar elegante, iré bien arreglada. Siempre voy a cumplir mi parte y exigir lo mismo de él, no somos amigos y las reglas no se rompen, tampoco lo hacen los límites; uno importante es saber que no eres un objeto, mucho menos uno de su pertenencia, y que no puede tratarte como tal”.




Deja de lado los prejuicios


“Me tomó muchos meses entender que lo que hago no define por completo lo que soy. Hay muchos otros aspectos en mi vida, tanto personal como profesional, que no se relacionan con el hecho de que hombres me paguen por salir con ellos. Además, desde que no le doy tantas vueltas al tema, disfruto mi estilo de vida mucho más. 


Si alguien me pidiera un consejo para comenzar a dedicarse a esto le diría que se deje llevar. A veces una cita será sorpresivamente buena y tener prejuicios sólo te hará sentir mal mientras tanto”.


También puede interesarte:

La primera vez que cobré por sexo

Las cuentas de Tinder que ofrecen viajes ilimitados de transporte a cambio de favores sexuales

10 prejuicios de amor y sexualidad que dejas de pensar cuando cumples 30

TAGS: Sexo Sexualidad crowdsourcing
REFERENCIAS:

Cultura Colectiva


  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

Keep Calm and Nail This Year's Black Friday: Tips To Make The Most of It Luis Roberto Guzmán es Alberto Sicilia en Narcos 4 de Netflix Ten Minutes With Superorganism: Orono And Soul Talk About The Future Of The Band 13 hermosas palabras japonesas que no tienen traducción Los hashtags que tienes que usar para ganar más seguidores Tupac Amaru II: El líder indígena de la primera revolución latinoamericana

  TE RECOMENDAMOS