El Marqués de Sade y la homosexualidad como parte de la existencia humana
Estilo de vida

El Marqués de Sade y la homosexualidad como parte de la existencia humana

Avatar of Hugo Viveros

Por: Hugo Viveros

18 de noviembre, 2016

Estilo de vida El Marqués de Sade y la homosexualidad como parte de la existencia humana
Avatar of Hugo Viveros

Por: Hugo Viveros

18 de noviembre, 2016




Hay distintos momentos donde la liberación sexual se disparó, voló la conciencia de miles que pensaban que el sexo era un acto morboso, íntimo, secreto e incluso prohibido. En el pasado existía la manía de ocultar la realidad de las cosas, casi como un vicio, parecía que a las personas les daba miedo admitir que uno de los máximos placeres del ser humano era encantador y sumamente adictivo, ¿para qué o por qué?, eran los cuestionamientos implícitos que nadie se atrevía a preguntar. Aunque sí había quien en lugar de indagar en la moral prefería disfrutar al máximo de toda pulsión que causará una caricia, beso u orgasmo. 

Tal vez hayas leído "Julieta" o "120 días de Sodoma"  y seguramente te habrás dado cuenta que uno de los pilares de la literatura erótica y de la filosofía del placer fue el Marqués de Sade. Él impulsó el derecho a la libido y la libertad sexual, lo cual le costó por mucho tiempo ser encarcelado, menospreciado y visto ante toda la sociedad como un depravado maligno, rebelde de Dios y teórico de blasfemias y otras barbaridades que ahora en el siglo XXI pueden ser nimiedades; sin embargo, en su época –segunda mitad del siglo XVIII– sus prácticas eran vistas como un mal que había que erradicar y desaparecer de la faz de la Tierra. 

liberacionsexual

A tal extremo podía llegar la sociedad para excluir a una persona, habrá que preguntarse quizá si aún existe ese miedo a la libido o si realmente el Marqués representa el morbo y la depravación en su máxima potencia. Una buena manera de saberlo es experimentar tu nivel de vergüenza leyendo uno de sus libros en público, imaginando todo como si fuera una secuencia cinematográfica en los niveles más intensos del clímax sexual. Sólo así podrás darte cuenta de la magnitud y atrevimiento que hacía el autor para demostrar su filosofía de vida. 

Como dice la frase cliché "en gustos se rompen géneros", el Marqués puede ser la figura que represente aquellos deseos ocultos que llevas dentro o la seguridad de saber que existe un universo sexual sin explorar; ya dependerá de ti si quieres conquistarlo o simplemente tener la noción de que está allí y es muy humano sentirlo. 

homosexualidad como parte de la existencia humana

Quitarse esos bloques es difícil, el autor de Julieta tuvo que vivir el exilio manteniéndose en la cárcel –donde escribió todas sus obras– hasta que llegó la Revolución Francesa y siempre lo tildaron de anormal. Hoy se ha convertido en una lectura obligada, pues es un símbolo para todos los que alguna vez han sufrido el acoso de sus ideales en cuanto a liberación sexual. Sin llegar al grado de alcanzar el dolor físico como motor del placer, personas homosexuales, lesbianas, transexuales, transgénero, travestis y sobre todo queers han obtenido en la literatura erótica el factor de normalidad en un mundo que puede juzgarte todo el tiempo, durante toda la vida. 

En todo caso, siempre ha existido la fascinación por menospreciar y ver lo que está en falta, es decir, el morbo. El motor principal de las sociedades tradicionalistas ha causado que observar lo que al otro le falla, carece, explota o exagera es y será motivo para efectuar un discurso excluyente. Países como México se prestan mucho a este tipo de posturas, ya que existen sectores de la población que conservan un paradigma que no los deja experimentar las sensaciones más humanas –incluidas el sexo–, entonces, ¿para qué enjuiciar actos sin ni siquiera haberlos comprendido?

homosexualidad

Existen grupos –la Iglesia es uno de ellos– que no entienden la motivación sexual y, empecinados a tener los ideales de siglos anteriores, atacan lo que a su perspectiva rebasa la línea, no permiten el matrimonio entre personas del mismo sexo o que puedan adoptar y formar una familia, dos de los escaños más altos que pretende alcanzar cualquier persona en el planeta, algo que ni siquiera tiene que ver con el sexo, sino con el placer de realizar un sueño de vida. 

Si bien la práctica del Marqués de Sade lo llevó al extremo de brindar una afrodisiaco peligroso, el cual causó muchas muertes por envenenamiento en una de sus tantas orgías, cabe resaltar que era una droga a la que muchos en la sociedad francesa burguesa accedían y de hecho estaba de moda. Aún así fue encarcelado y juzgado de por vida, merecido o no, sus obras hablan más de él que sus propios actos. El ideal que imprimía es ahora un hito para las personas que en algún momento se han sentido excluidas por sus preferencias sexuales, habrá que cuestionar a las nuevas exigencias del mundo qué vale más, una libertad a medias o la posibilidad de practicar y hacer lo que te plazca, pues al final todo acto define un rasgo de la mera existencia humana y el derecho a vivir como queramos. 








Referencias: