La difícil decisión de toda mujer entre ser la Madonna o la puta
Estilo de vida

La difícil decisión de toda mujer entre ser la Madonna o la puta

Avatar of Alejandro I. López

Por: Alejandro I. López

7 de abril, 2016

Estilo de vida La difícil decisión de toda mujer entre ser la Madonna o la puta
Avatar of Alejandro I. López

Por: Alejandro I. López

7 de abril, 2016


Entonces la sexualidad es cuidadosamente encerrada. Se muda de lugar. La familia conyugal la confisca y la absorbe por entero en la seriedad de la función reproductora. En torno al sexo se establece el silencio. La pareja, legítima y procreadora, impone su ley.
-M. Foucault


barco de los locos

En la sociedad actual y a lo largo de su vida, la mujer se enfrenta a partir de que asume conciencia del rol sexual de su género a un conjunto de dilemas que le hacen amoldar sus acciones, pasiones, expresión y sus formas a lo que la sociedad exige de ella. Si bien la segunda mitad del siglo XX consiguió triunfos importantes en materia de liberación sexual y en la lucha por el reconocimiento de las particularidades propias de cada sexo que no igualdad, hombres y mujeres estamos lejos de serlo en algún aspecto—, el cuerpo como ser político es aún controlado por un conjunto de normas de orígenes distintos pero que coinciden en el control permanente y la sujeción de la mujer.

El complejo de Madonna-prostituta fue utilizado por primera vez por Freud para designar aquella representación en la mente del hombre a través de la cual crea una dicotomía entre dos tipos de mujeres: por un lado, la Madonna, esa mujer virginal que es motivo de toda su admiración y devoción, un ser lleno de pureza al que mira y admira sin pensar un sólo momento en su carnalidad, pues la ha castrado mentalmente del ejercicio de su plena sexualidad. En el otro extremo, se ubica la prostituta, la mujer comprendida únicamente desde el punto de vista sexual, un volcán que irrumpe de forma violenta en sus fantasías, que no encuentra otro espacio de aparición distinto al plano carnal y que le resulta terriblemente atractiva. 

virgen madonna-puta
Este complejo, que tiene su origen en una serie de convenciones sociales sobre las que se basa la propiedad, se manifiesta terrenalmente en la conducta definida que atraviesa al cuerpo de la mujer cuando ésta llega a una edad en la que, ya comprendida la cuestión de género, se lanza en búsqueda de su sexualidad.

En ese momento, la mujer se encuentra en una disyuntiva: satisfacer sus deseos sexuales a los que empujan los neurotransmisores para culminar en el acto sexual según la biología durante su edad reproductiva, o bien, ocultar todo su sexo y mantener una postura pasiva, con la cual será bien vista por la sociedad durante un rato y no será llamada "puta".

complejo de Madonna
Por su parte, el hombre alimenta el mismo círculo a través de la puesta en marcha del complejo en la práctica, lo que le permite ubicar fácilmente entre sus Madonnas (su mamá, sus hermanas o su mejor amiga) y las putas (todas aquellas mujeres que no temen expresar su sexualidad plenamente y satisfacer su deseo sexual), de forma que se crea un filtro de legimitidad que clasifica a cada mujer según la forma en que externa su apetito, un estímulo positivo para aquella que es sumisa y sólo se muestra sexualmente activa ante su pareja estable y uno negativo para quienes hacen lo contrario. 

complejo de Madonna
La erradicación del machismo y la lucha contra todos sus males, no puede avanzar de otra forma sino a través del reconocimiento explícito de las distintas formas en las que éste opera y se reproduce desde hace siglos, generando cambios tan sutiles pero trascendentes como la división del trabajo por sexos (qué género que debe salir a trabajar y cual debe quedarse a educar a los hijos) que permanecen en el imaginario colectivo y se perpetuan como costumbres, tradiciones o simples convenciones sociales, que recompensan, motiva y alienta a mantener ese rol a la Madonna (y al hombre que la ubica como tal), y al mismo tiempo ubica, marca, castiga y juzga a la puta (también junto con su respectivo hombre).

El punto está en reconocer nuestras diferencias a partir de la representación política que ambos sexos tienen en la vida social.


***

Te puede interesar:

10 películas sobre la situación de la mujer en el mundo

Películas que desafian la idea de género

***
Fuente:

Allegramag

Bold Magazine
 





Referencias: