Switch to English
Arte
Cine
Comida
Entretenimiento
Estilo de vida
Historia
Letras
Moda
Fotografía
Música
Viajes
Catar

ESTILO DE VIDA

La química y la alquimia del amor en una relación

Por: 16 de noviembre de 2022

¿Buscas la química o encuentras la alquimia en tus relaciones de pareja?

La magia del amor es hacernos sentir como que todo es posible, como si el amor atrajera todo lo bueno y ahuyentara todo lo malo. La magia del amor nos indica que todo fluye y nada influye pues la fuerza del amor es poderosa e irrompible. El cosquilleo convertido en aleteos de mariposa dentro del estómago y el completo deseo de compartirlo todo con la persona que amamos. Asegurarnos que nos complementa en todo y sabe lo que sentimos y pensamos todo el tiempo, es una sensación de tantas que nos regala el amor.

Pero, ¿qué sucede cuando llega a nosotros esa sensación de vacío y todas las ilusiones que contemplábamos acompañados de esa persona especial, se derrumban porque no son lo que esperábamos o nuestros planes son distintos?

El mundo se nos viene abajo cuando nuestros ideales se ven cada vez más lejos y la realidad de la persona que sentimos amar es diferente a lo que conocíamos en un inicio. He aquí la importancia de siempre construir un amor consciente y dejar de lado la consumible química del amor para comenzar a elegir de una mejor forma a la persona que amaremos y nos va amar.

Seguramente has escuchado la frase: “Los químicos aman por necesidad y los alquimistas por elección”, pero antes de identificarte como químico o alquimista, déjame explicarte ambas y porque una no funciona sin la otra.

La química del amor

Esa sensación de energía, excitación y felicidad se debe a la segregación de compuestos químicos y de hecho esto se llama: atracción. Es un proceso necesario cuando conocemos a alguien que nos llama la atención y su presencia nos parece similar, compartimos su sentido del humor y compartimos instintos enérgicos.

La razón por la que esto nos hace sentir tan bien, se debe a la liberación de todas estas hormonas llamadas: dopamina, norepinefrina y feniletilamina, que en resumen son mejor conocidas como las drogas del amor y como toda droga, estas también provocan necesidad.

En resumen, todo este proceso regula nuestras emociones y se encarga de hacernos sentir de la manera más equilibrada posible.

La alquimia del amor

Para los alquimistas el amor es una herramienta que los guía hacia el autoconocimiento, donde en él consiente habitan los ideales planificados en metas por cumplir a mediano plazo, un proceso de proyección que funciona para desarrollar el lado espiritual y cariñoso de la pareja y lo prepara para convertirlo en algo real, fuera de lo místico y la fantasía.

Estamos hablando de dos personas reales compartiendo valores y metas que son capaces de negociar para llegar a acuerdos que beneficien a ambos en su desarrollo y puedan seguir permaneciendo juntos. Es entonces cómo la alquimia le propone a la química forjar una relación equilibrada entre el sentir y el pensar para transcender en la idea profunda de lo que es construir al amor todos los días.

Es completamente normal y natural caer en el amor primero como un estado químico y es sano y consiente permanecer en el para transformar toda esa materia y convertirla en lo tangible y lo verdadero.


Recomendados: Enlaces promovidos por MGID: