Estilo de vida

El día que me di cuenta que me siento sola estando contigo

Estilo de vida El día que me di cuenta que me siento sola estando contigo

Esta semana te queremos compartir una historia personal de Señorita Lechuga:


Nadar (viajar) hacia dentro, como ejercicio de introspección.

 

Ayer nadé y el agua de la alberca estaba helada. Bajó la temperatura del cuerpo y corazón, tan fríos como un mal poema. Después todo fue una piscina de dudas: ¿le digo? ¿no le digo? ¿y si peleamos? 


Mi cabeza se volvió una masa de preguntas sobre cómo enfrentar los problemas de comunicación con tu pareja. ¿Cómo y cuándo decidir si es hora de renovar o terminar? ¿Es natural sentirme así? ¿Qué buscamos en una pareja? 


post-image


En el pasado he tenido parejas con las que me siento sola, más sola que nunca. Incluso rodeada de personas, a veces tengo un vacío que me carcome y después pienso: tengo todo en justo equilibrio, mi vida personal, mi vida laboral, todo para ser feliz y me siento sola. Todo esto es un lugar común, pero no impide que lo sienta.

 

Quizá mi destino es sumergirme en nuevas aventuras, encontrar espacios en los cuales liberarme, dejarme caer y sentir, sentir todo el tiempo el agua clara, la luz de las certezas sobre mi espalda, salir a flote y vivir el momento. Juntar las manos, nadar como si rezara. 


post-image


Y es que hay cosas (caos mentales) que sólo se arreglan nadado. 

XOXO 

post-image


**


Señorita Lechuga es un dúo conformado por Yolanda Morales y Andrea Chavarín, juntas cuentan sus historias a través de frases e ilustraciones llenas de fuerza, amor, desamor, valentía y coraje. Aprendieron que para el amor, propio y compartido, se debe ser valiente, así que se repiten una y otra vez el mantra: "Se cae, se levanta, se sacude el polvo y se vuelve a enamorar. Sin resentimientos".


Si quieres conocer más de su trabajo, te invitamos a visitar su página y a seguirlas en sus redes sociales: Facebook e Instagram. Síguelas y comparte todas sus experiencias.


**


Estas fueron todas las cosas que aprendí cuando me rompieron el corazón en Tinder.




Referencias: