Qué son las fantasías y cómo pueden mejorar tu salud

Qué son las fantasías y cómo pueden mejorar tu salud

Por: Cultura Colectiva -

Descubre qué son las fantasías sexuales y cómo tenerlas, pues lejos de ser malo, podría ayudar a mantenerte sano.

Texto escrito por: Victoria Navicelli

¿Qué es fantasear? Sencillo, es imaginar algo que no existe en la realidad pero que toma condimentos de ésta y, como se desarrolla en la intimidad de la mente, tiene la libertad de gozar de infinitas posibilidades; ¡hasta las más locas que se te ocurran! Esto de “imaginar” una realidad paralela a la que vivimos puede hasta colarse en el campo sexual. Hablamos de las fantasías sexuales, esas ideas que están en nuestra mente, protagonizadas, quizás, por personas muy cercanas, pero ocultas en la clandestinidad por el nivel de erotismo que presentan o por creer que son imposibles de realizar. 

Qué son las fantasías y cómo pueden mejorar tu salud 1

Llenar la mente de fantasías es fácil, solo hay que dejar correr la imaginación y allanarle el camino para que se divierta. Somos capaces de imaginar un sinfín de situaciones, acciones, conductas, sensaciones y demás. Y, a veces, son tan profundas que hasta parecen reales; otras, sentimos la curiosidad de llevar esa fantasía al plano de la realidad, bajarla de la mente y poder tenerla entre nuestras manos. En el plano sexual, nuestra mente divaga en varias experiencias que generan placer que, incluso, “pueden tener tanto contenido erótico que alcanzan el climax sexual individual”, dice la psicóloga Laura Giménez. Y no solo permite o posibilita una satisfacción personal (masturbación), sino que, también “despierta el deseo sexual y una fuerte excitación con la pareja”. Hay quienes dicen necesitar entrar en ese lado oculto de sus mentes para sentir placer en los actos sexuales reales y esto es curioso porque, para entrelazar cuerpo y satisfacción, acuden a pensamientos eróticos que están ahí, en la mente. Entonces, ¿qué son las fantasías sexuales? ¿cómo se manifiestan? ¿está mal fantasear? ¿qué sensaciones producen?

El sexólogo y activista de las sexualidades y relaciones no convencionales, Miguel Vagalume, explica qué son las fantasías sexuales: “son parte de nuestro deseo, que es algo muy complicado. Algo similar a nuestros sueños, son el resultado de muchas ideas, deseos, atracciones, contradicciones... El problema principal está en que siempre pensamos en ellas como el "boceto" de una conducta, como algo de lo que sospechar ("si lo piensas, es porque quieres hacerlo en realidad"), cuando la práctica no lo demuestra”. De la misma forma, el profesional aclara que “fantasías y conductas son dos cosas que funcionan con reglas muy, muy diferentes. Cuanto más creamos que unas son el plan de ejecución de las otras, más líos nos haremos”. 

Qué son las fantasías y cómo pueden mejorar tu salud 2

Esos encuentros casuales, o quizás besos lascivos con conocidos o desconocidos, y todas aquellas ideas que muchas veces invaden nuestra mente no son más ni menos que esos deseos de los que nos habla Vagalume, “las fantasías son una de las fuentes fundamentales de excitación en un encuentro, junto con nuestros sentidos”. Pero, incluso estando en nuestra mente, debemos cuidarlos, cultivarlos, disfrutarlos, ya que son parte de nuestro deseo. “Eso no significa, en absoluto, que debamos "llevar a la realidad" lo que vemos en nuestras fantasías. Del mismo modo que cuando nos surge una emoción no tenemos obligación de expresarla o comportarnos conforme a esa emoción, lo mismo sucede con la fantasía. Podemos prestar más atención a las emociones y fantasías que nos hacen sentir mejor, y simplemente dejar pasar las que nos hacen sentir peor, sin prestarles más atención que a su aparición pasajera. Las emociones pueden ser contradictorias y complicadas de manejar, las fantasías también”, agrega el sexólogo.

Asimismo, este profesional afirma que las fantasías sexuales pueden ser de muchos tipos, desde las más placenteras a las más inquietantes, “nunca sabemos qué puede surgir en ese terreno de nuestras vidas”. Estas imágenes eróticas y altamente placenteras muchas veces quedan en la imaginación por tener algún tinte prohibido, socialmente cuestionadas o moralmente mal vistas. Lo cierto es que son cada vez más las consultas relacionadas con deseos sexuales que en algunos casos perturban; en otros, aumentan el placer sexual de la pareja. En este último caso, “hay personas que acuden a sus fantasías para lograr el climax en la pareja. Lo que, a la larga, podría perjudicar la relación por una cuestión obvia, busca en su mente un patrón de ideas para reforzar sus sentimientos sexuales”, aporta la psicóloga. 

Qué son las fantasías y cómo pueden mejorar tu salud 3

Si bien este mundo imaginario es secreto, para la psicología no cabe duda que todas las personas tienen fantasías sexuales ya sea de manera recurrente o como pequeños destellos que aparecen en ciertos momentos. Hay quienes lo viven con culpa o vergüenza “y no debe ser así. Desarrollar fantasías nos permite mejorar nuestra salud sexual”, afirma la profesional. 

Para el sexólogo Vagalume “satisfacer una fantasía sexual” suena a conseguir que se cumpla un deseo que tenía tal cual se lo había imaginado, y eso es obvio que sea positivo. Pero, “no es buena idea esperar que al involucrar a más personas y las situaciones reales, todo va a suceder como en nuestras fantasías. Por ejemplo, en la fantasía nunca hay nadie que nos toque de forma torpe, que se quede a dormir cuando preferiríamos que se fuera... Habitualmente, si recurrimos a la fantasía durante la masturbación, mágicamente, nos tocan exactamente donde nos apetecía, nos dijeron lo que más nos excita y desaparecieron inmediatamente de nuestra casa en cuanto llegamos al orgasmo. Lo mismo sucede con las fantasías con terceras personas: Se imagina que esas personas se van a comportar como si fueran actores/actrices a quienes hemos dado un guión”.

Qué son las fantasías y cómo pueden mejorar tu salud 4

¿Está mal tener fantasías sexuales? 

¡Claro que no! Como ya lo mencionó la psicóloga, cultivar fantasías no solo mejora la salud sexual sino que fortalece las relaciones. Además, beneficia a la persona tanto en la práctica individual como en pareja. Si por el contrario, reprimimos esas imágenes por verlas como algo malo o incluso porque nos avergüenza podemos caer en estado de angustia y de bajo deseo sexual. “Es importante consultar con un profesional en el caso de que esas fantasías sean vistas y sentidas con dolor y preocupación. Hablar sobre ellas permite conocer en profundidad de dónde vienen y qué nos quieren decir”, agrega Giménez. 

Según investigaciones de la Universidad de Harvard, las fantasías sexuales son muy diversas: desde tener relaciones con una persona que no es la pareja actual hasta querer controlar el acto sexual pasando por relaciones en grupo, con parejas anteriores, con personas del mismo sexo o en lugares insólitos. En todas ellas -la lista es mucho más larga-, la mente es uno de los motores principales ya que activa esa capacidad de imaginar diferentes situaciones y generar un placer real, tanto que colabora en disfrutar más conscientemente la vida sexual. Además, “el tener y jugar con las fantasías sexuales, aunque sea en la mente, nos hace ganar mayor autoestima y seguridad en nosotros mismos, nos hace más creativos sexualmente y hasta atractivos”, añade Giménez. Finalmente, tener y mantener estas imágenes colabora en mejorar la respuesta sexual y eso es muy satisfactorio no solo para quien fantasea sino para la pareja, ya que los saca de lo cotidiano y repetitivo y mejora las prácticas sexuales

Qué son las fantasías y cómo pueden mejorar tu salud 5

 Ahora que ya sabes qué son las fantasías sexuales y cómo benefician a tu salud, puede interesarte:
Posiciones sexuales que debes hacer por lo menos una vez
5 consejos sobre sexualidad que nos debieron dar en la adolescencia

Referencias: