Estilo de vida

9 lecciones que debes aprender para crecer espiritualmente y encontrar la paz interior

Estilo de vida 9 lecciones que debes aprender para crecer espiritualmente y encontrar la paz interior





“Vive como si estuvieras viviendo por segunda vez y como si la primera vez te hubieras equivocado… Esta vez haz lo correcto”.
Vicktor Frankl 

La perfección no está en los cuerpos ideales mostrados en revistas de sociales que se muestran en increíbles prendas de diseñador enmarcados por arquitectura de infarto; un estilo de vida al que no todos tenemos acceso y que nos han hecho creer necesario. Quedó atrás la belleza a la que sólo le faltan un par de alas para parecer un ángel, deja esas ideas y comienza a vivir. Ser un ángel no significa tener tallas establecidas o vivir sin un sólo granito en la cara (incluso los y las grandes modelos los tienen).

La figura de los ángeles en distintas creencias religiosas y espirituales son seres luminosos que nos dotan de paz y protección, bellos más por lo que transmiten que por cómo lucen; los hay para encomendar nuestras preocupaciones, para pedir ayuda con algún problema o simplemente para entablar una conversación y hacer consciencia sobre aquello que no podemos compartir con otras personas. 

espiritualidad y encontrar la paz interior

Para algunos somos almas viejas en cuerpos nuevos. Muchas religiones y disciplinas pretenden acceder a la iluminación, la cual se refiere a los niveles altos de conciencia. Existen cosas que no son cuantificables, pero puedes aprender a desarrollar tus sentidos para poder percibirlas: clariaudiencia, clarividencia, equilibrio, armonía, conocimiento sensible  e influencia en los demás por medio de la energía son sólo algunas de las cualidades a las que puedes acceder con cierto nivel de conciencia. Cuando llegas a ellos entiendes que no sólo se trata de sobrevivir sino de vivir, y la vida adopta otro significado.

Las siguientes lecciones te ayudarán a despertar y crecer espiritualmente todos los días:




Busca la belleza, no la perfección

equilibrio y encontrar la paz interior

Si no te gusta lo que miras frente al espejo significa que no estás observando bien. La belleza física está sobreestimada; probablemente  has visto que aquello que conocemos como belleza no es un concepto estático, a cada época corresponde un “tipo” y no tienes que pasar a la historia por tu físico, se trata de honrar tu propia vida, de encontrar la hermosura en los pequeños detalles, en tu cuerpo y en cada rasgo. No te compares con nadie ni pretendas parecerte o repetir, acéptate.



Pedir perdón. Pedir permiso. Dar las gracias

pedir-perdon y encontrar la paz interior

A todos nos lo dijeron desde pequeños que hay palabras mágicas que nos ayudarían siempre; “Por favor y Gracias” son palabras tan simples pero tan poderosas que entenderás su verdadero significado cuando aprendas a decirlas de corazón. En cuanto a pedir permiso no nos referimos a que no puedas dar un paso sin consultarlo con alguien antes, se trata de escuchar la opinión de otros si nuestros actos les afectan directamente. A ninguno le gusta que decidan por él, así que tener la consideración de contemplar el punto de vista de aquellos que estén involucrados en tu camino y decisiones que puedan cambiar el curso de su vida es una buena opción, eso no coarta tu libertad, te vuelve empática. 



La felicidad y el éxito son cosas diferentes, no las confundas

felicidad-y-confianza encontrar la paz interior

Ser exitoso y feliz no es lo mismo, y no precisamente vienen en un paquete complementario, además, para muchas personas dichos conceptos pueden significar cosas completamente distintas; tener una posición superior en el trabajo no necesariamente te hace exitoso, así como tener pareja puede no hacerte tan feliz ni ser una prioridad. Deja a un lado el significado que otros le han dado a estos términos y detente para observar qué es lo que te hace verdaderamente dichoso, sin ponerle atención a lo que los demás esperan de ti o de tu paso por la Tierra. 
Dedícate tiempo, invierte en ti; busca aquello que es la felicidad para ti... el éxito viene después.



El amor se transforma constantemente 

amor y encontrar la paz interior

Ama, perdona, agradece, enseña; comparte, aprende… En el amor hay cosas que no se pueden ni se deben evitar y constantemente se transforma, sobre todo cuando no depende de ti; incluso tú eres cambio constante. Un día entenderás que el amor verdadero se funda en el respeto, en la comunicación y en la admiración, sin que esto signifique que tenga que permanecer como lo conocimos en un principio. El amor puro entiende la libertad.




Honra tu historia

honra-tu-historia para encontrar la paz interior

Todos venimos de diferentes lugares y vamos a distintos sitios; en ocasiones coincidimos pero, como bien dice el poema: “Estás en la vida de alguien por una temporada, por una razón o para toda la vida”.
Nuestro tránsito por la Tierra es como una escuela, se trata de aprender, no de repetir el año; aprende de ti, de lo que eres y de dónde vienes; no por miedo a la soledad, a no encajar o por querer aferrarte a algo pierdas esa pieza que te hace única, honra tu historia, tu verdadero yo y tu esencia. 

Los expertos dicen que las culturas más fuertes son aquellas que se adaptan al cambio, y también son aquellas que saben expresarse de sí mismas de la mejor manera, resaltando los rasgos que las hacen únicas. Lo mismo pasa con las personas, ¿qué es eso que te hace especial?




Deja los espejismos

deja-los-espejismos

Las apariencias engañan, las cosas no siempre son lo que parecen ni como lo imaginas, lo cual no es precisamente malo. Invierte en conocer a las personas, en conocerte a ti; todo está hecho de detalles que normalmente pasamos por alto. Tómate el tiempo para pensar; imagina, siente.

No es la ropa, eres tú; no es el estilo, eres tú; es la vibra que creas y la energía que los demás perciben de ti. Cuando no estás bien contigo mismo no existe marca, ropa, secreto o lecciones que puedan ayudarte. Para la infelicidad y el vacío existencial no existen accesorios. Todo sobra y todo falta.




Tu pasión, tu fortaleza 

encontrar la paz interior

Eso que se trasmite cuando hablamos de algo que amamos hacer se llama pasión, y es el motor del mundo, o al menos debería serlo.

Alguien que siente pasión, ama la vida y la entiende desde un lugar único. Eso se transmite y se nota: ¿qué es lo que te mueve?  No hay que preocuparnos de más, tómate tu tiempo y disfruta el proceso, el punto es llegar a la esencia de las cosas.




Baja la guardia

baja-la-guardia para encontrar la paz interior


Mostrarte tal como eres no es fácil, para algunos es casi imposible, puedes ser una persona tremendamente atractiva, pero esa belleza no se sostiene sola, alguien que se muestra fuerte y  vulnerable al mismo tiempo logra crear su propio brillo.

Pocos pueden encontrar el encanto en las situaciones más dolorosas para vivirlas con levedad; cuando despiertas esa sensibilidad dentro de ti, tu conciencia profundiza en cada cosa que pasa a tu alrededor.




Viaja, respira y siente

respira para encontrar la paz interior

Viaja con la mente y con los sentidos, no importa si tienes lleno el pasaporte: viaja contigo mismo, incluso desde donde ahora mismo estás. No siempre se necesita tomar un avión o un bus, también es algo mental. No importa el lugar, lo que importa es la actitud, lo que buscas y lo que estás dispuesto a encontrar. Contempla y comprende tu lugar en el mundo, al hacerlo podrás ver cómo la naturaleza se manifiesta con majestuosidad.

Siente el viento, los rayos de sol, el agua que se desliza por tu cuerpo cuando te bañas, la humedad en tu cabello, el olor de la tierra o el calor de una taza de café; siente tu respiración, no dejes de sorprenderte -cuando suceda comienza a preocuparte-. La maravilla surge en la sorpresa, en la confusión. Es tu vida, tu viaje.

Lo que sale de ti tarde o temprano regresará, así que ten cuidado con lo que dices, las palabras, al igual que los nombres, son llamadas.
La mejor manera de entender al mundo es entenderte a ti, no hacerlo es estar a merced de los demás. Estas lecciones nos demuestran que para llegar a la espiritualidad no necesitas años con los monjes tibetanos, convertirte en yogui o llegar a la vejez; la espiritualidad es algo a lo que todos tenemos acceso, simplemente se necesita desearlo, hacer consciencia y practicar todos los días, no es fácil, pero tampoco imposible. 



**
Hay 5 consejos que debemos tomar en cuenta para aprender a valorarnos y que los demás también lo hagan; recordemos que somos lo que transmitimos, y todo lo bueno debe comenzar desde nuestro interior. 



Referencias: