INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

¿Qué es lo peor que te ha pasado durante el sexo?

30 de abril de 2018

Alonso Martínez

Existen malas experiencias y algunas que nunca podremos olvidar. 15 hombres nos confesaron lo peor que les ha sucedido en ese momento de pasión.



¿Qué es lo peor que le puede pasar a un hombre durante el sexo?


Que no se le pare, que termine demasiado pronto o que le de un calambre que lo incapacite y haga el ridículo tratando de calmarse. Esas son las primeras respuestas que aparecen en nuestra mente, pero están lejos de lo peor que en verdad les puede suceder. Recordemos al tipo que estaba teniendo sexo en un hotel y decidió poner a su pareja en el balcón, pero esta se resbaló, cayendo de más de 10 pisos, falleciendo al instante. Ahora no parece tan mal que un hombre no tenga una erección, ¿cierto?



Tampoco olvidemos a aquellos que se han fracturado el pene —dicen que es uno de los peores dolores que existe para el hombre— sólo por tener una sesión intensa. En fin, pueden suceder cosas que los haga avergonzarse y desear nunca ver a esa pareja sexual. Las siguientes son algunas confesiones de unos chicos en sus 20 que, en definitiva, nunca quisieramos experimentar.




Nos descubrió su mamá. Tenía los pantalones abajo y me tiré abajo de la cama para "buscar algo". Cuando entró, claramente me vio en una posición ridícula con el pene de fuera. Mi novia estaba horrorizada.


-Iván, 26 años.


-

Después de que le insistí para que tuviéramos sexo sin condón, finalmente cedió pero terminé a los 10 segundos... adentro de ella. Ella se enojó, me empujó, me gritó y yo sólo recibí la paliza porque me lo merecía. Está de más decir que nunca volvimos a salir.


-José, 25 años.


-

Después de llegar de una fiesta, yo todavía estaba demasiado drogado con M. Eran como las 7 de la mañana, y decidimos fumar un poco y coger. Estaba todo bien pero de un momento a otro me dio "la pálida" y me tiré a un lado sin poder respirar bien. Ella estaba preocupada y se quedó cuidándome. Pasé de un momento sexy a otro de tristeza y degeneración.


-Ricardo, 26 años.




-

Un día a ella le pareció buena idea que me viniera en sus boobs así que antes de terminar se puso de rodillas mientras yo me masturbaba. El problema fue que pasaron como 10 minutos y yo no podía eyacular, así que fue un momento incómodo en el que ella sólo estaba esperando y tratando de hacer caras sexys para motivarme. Al final los dos nos reímos, así que no estuvo tan mal.


-Miguel, 25 años.


-

Estaba con una chica en un hotel y decidimos no cerrar la ventana porque #calientes. Pero ya que estábamos dándole duro al lado de la ventana, noté que a lo lejos nos estaba viendo un señor desde una casa. Ella y yo reaccionamos al instante, mi erección desapareció, ella se enojó, se vistió y nos fuimos.


-Rodrigo, 24 años.




-

Una vez estaba con una chica y me dijo que ya no estaba en sus días, así que sí podíamos hacerlo. Nos dimos muy cabrón durante unos 30 minutos, pero estaba oscuro así que no nos dimos cuenta de que ella sí seguía sangrando. A mí no me molestó, pero cuando se dio cuenta cómo estaba toda manchada de las piernas y cómo mis sábanas estaban rojas, se puso a llorar, le dio mucha pena y aunque traté de consolarla diciéndole que no importaba, decidió no volver a verme.


-Antonio, 27 años.


-

Era la primera vez que lo hacía con una chica que parecía estar muy enamorada de mí y todo iba bien hasta que comenzó a enterrarme las uñas en la espalda, no de una forma sensual, sino violenta. En serio, me estaba arrancando la piel y cuando le pedí que se detuviera, me decía que era porque estaba haciéndolo muy bien (aunque no le creí). Al final eso me hizo tardarme todavía más para venirme, así que seguía haciéndolo. Al día siguiente, mientras me bañaba, sentí uno de los peores dolores en mi vida. Me ardía todo y tenía la espalda roja. No volví a tener sexo con ella.


-Jesús, 25 años.




-

Trató de meterme el dedo y tardé mucho en convencerla de que no lo hiciera.


-Alan, 23 años.


-

Comenzó el terremoto del 7 de septiembre. Primero me di cuenta de que no era yo el que se movía demasiado y cuando nos dimos cuenta, comenzamos a correr tratando de vestirnos. Cuando salimos, obviamente los vecinos se dieron cuenta. Estábamos sudados.


-Pedro, 28 años.



-

Por alguna razón se puso a hablar durante el sexo y me empezó a preguntar que si la quería... cuando apenas estábamos en la tercera cita. No quería hacerla sentir mal así que le metí, pero seguía pidiendo detalles de por qué le gustaba.


-Cristian, 24 años.


-

Un día una amiga me invitó a beber con uno de sus conocidos. Los tres fuimos a un bar y bebimos demasiado, así que ella sugirió ir a su casa para seguir la fiesta. Los tres nos acostamos juntos en la cama y tuvimos un trío. En ese momento me di cuenta de que estaba enamorado de ella y que quería salir con ella, entonces me empecé a poner celoso del otro tipo en medio del trío. Eso me sacó de onda así que me hice a un lado y me quedé dormido. Ahora él es su novio.


-Gerardo, 27 años.




Una chica me dijo que si iba a su casa a coger, le dije que sí, pero me dijo que fuéramos antes por algo de tomar. Pasamos a una cantina y tomamos muchos shots, demasiada cerveza y aparte en la calle fumamos marihuana. Cuando llegamos a su casa yo ya estaba muy pedo y al momento de intentar coger, no se me paró. Ella me dijo que no me preocupara y trató de ayudarme pero fracasó y sólo me hizo sentir peor. Eramos un par de borrachos tratando de ser sensuales y lo único que logramos fue quedarnos dormidos a medio vestir. Ya después lo intentamos sin el alcohol.


-José, 24 años.


-

Estábamos en una fiesta y me estaba haciendo un blowjob. Me vine por accidente en su boca. Me escupió. Se enojó y se fue. La vi emborracharse hasta que sus amigas se la tuvieron qué llegar cargando. No sé si tuvo que ver con mi error.


-Andrés, 22 años.



-

Me empezó a decirle que le pegara. No tengo nada en contra de eso, pero la verdad es que no me atrae demasiado eso. El problema era que quería que la golpeara con fuerza. A la quinta cachetada le dije que no podía, ella se enojó y comenzó a vestirse. Al parecer soy demasiado mojigato.


-Juan, 20 años.


-

Estaba muy pedo y estaba cogiendo con alguien que no me gustaba mucho. A la mitad del acto reaccioné, pero me dio vergüenza detenerme así que comencé a imaginar que estaba con mi exnovia. Por suerte tenían un peinado similar. Me sentí culpable después, pero al parecer ella no se dio cuenta de nada.


-Alberto, 27 años.



-

La mayoría de estas experiencias nos podrían sonar chistosas, pero han sido dealbreakers para sus parejas. Sin duda, después de un momento incómodo como los anteriores, resulta difícil volver a ver a la pareja de ese momento con los mismos ojos, pero en realidad le puede pasar a cualquiera y por lo general esos momentos raros generan confianza (en alguno de los casos). ¿Tú has tenido una experiencia similar? Cuéntanos en los comentarios.


TAGS: Sexo Hombres Relaciones de pareja
REFERENCIAS:

Alonso Martínez


Editor de Cine

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

Colores de cabello que te hacen ver mayor Trucos de maquillaje si tienes párpados caídos Fotografías de John Moore de la migración en la frontera entre Estados Unidos y México 8 pasos para identificar si eres egoísta durante el sexo Fotografías de Omar Martínez Noyola de cómo viven los haitianos en Tijuana Las 10 ciudades con más infieles en México

  TE RECOMENDAMOS