INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

Los lunares son de quien los descubre, ¿cómo encontrar historias en las marcas de tu piel?

7 de septiembre de 2018

Abril Romero

Sponsored by Dark Horse | http://www.kidsatstylemax.com/KidzatStylemax-n/assets/File/DKH%20Icon%20Black.jpg | v


Tu piel es un territorio del que pocos tiene el mapa. Quienes te han recorrido con esmero y paciencia saben que tu cuello es más salado que tu espalda, que tus piernas son más suaves que tus pies y que tus hombros tienen ese tono bronceado que tu pecho envidia. Cada fragmento de ti responde de manera distinta, por eso cuando tu piel se encuentra con otro cuerpo igual de único, las reacciones entre ambos pueden ser infinitas.


Sobre tu piel hay marcas que te acompañan desde que naciste, como los lunares y las manchas, otras que aparecieron en consecuencia de las vueltas al sol, como las pecas y las arrugas, y algunas, como las cicatrices, son historias que se quedaron grabadas. Somos la suma de una combinación precisa de imperfecciones que se convierten en designios de identidad.


-




Los lunares son de quien los descubre


Un lunar en la mejilla o una mancha blanca debajo del pecho son pequeñas fallas genéticas que se integran a nuestra personalidad. Dentro de esa categoría están aquellas que te distinguen desde la infancia y otras que sólo han sido vistas por algunos exploradores. Esas pecas que para ti pueden ser sólo manchas al azar, para los ojos de quienes te contemplan son constelaciones que esperan ser descubiertas.





-




Huecos de felicidad


Hay personas que no sonríen con los labios, sino con toda la piel. En cada sonrisa se abren unos huequitos en sus mejillas que convierten su felicidad en una experiencia visual. En algunos extraños casos esos hoyuelos se forman en la parte baja de la espalda; aunque al parecer son decorativos, otros creen que están allí para que un par de afortunadas manos sepan dónde posarse.



-




La pasión nos endurece


Las caricias de los músicos son ásperas porque las horas de práctica se acumulan en sus dedos. También se vuelven callosas las manos de los dibujantes, los artesanos, los cocineros y todos quienes trabajan con ellas; del mismo modo se endurecen los talones después de tanto caminar. La piel suave es agradable al tacto pero la piel rugosa es evidencia de cuánto amamos lo que hacemos.



-




Hay historias que se graban


Las cicatrices son esa pelea que se te quedó marcada en la ceja para recordarte lo que se gana con violencia. O una caída que aún llevas en la pierna y no te deja olvidar cuál es el precio de la imprudencia. O ese accidente que te recorre el pecho y a diario te repite lo afortunado que eres de que la historia de esa cicatriz la puedas contar tú mismo.



-




Hay cicatrices que se eligen


Muchas personas temen hacerse un tatuaje porque dudan si el diseño que elijan les seguirá gustando años después. No hay ninguna garantía de ello, pero esa cicatriz que tú elegiste representa a la persona que eras en ese momento, con sus fallas, sus aciertos y una historia que te inspiró a marcar tu piel de tal o cual manera. Quizá en cinco años mires tus tatuajes y no te identifiques más con ellos pero siempre llevarás sobre la piel la evidencia de quién fuiste y cómo llegaste a ser lo que eres ahora.



-




Emociones que dejan surcos


La felicidad también deja marcas, cada vez que te ríes contribuyes a que unas líneas surquen tu piel alrededor de los ojos. También el enojo se graba en tu rostro a la altura del ceño; la tristeza, por su parte, se cuelga alrededor de tus labios. Hay quien lucha contra las líneas de expresión y trata de frenar el paso del tiempo con cremas y lociones, mas la vida sigue su curso y si disfrutamos el camino, llevaremos esas marcas con orgullo y plenitud.



-


Las marcas en tu piel son las huellas visibles de tu recorrido por la vida. Cada lunar, tatuaje y cicatriz son vestigios de tu pasado, de tus decisiones, tu personalidad y tu manera de enfrentar los desafíos; te has convertido en la persona que decidiste ser y tu piel es el lienzo donde se ha registrado ese maravilloso proceso.



Al igual que tú, Dark Horse Wine es un vino con una historia y naturaleza única que ha desafiado todas las expectativas para dejar huella. La próxima vez que sientas inconformidad por un tatuaje, una cicatriz o una arruga, sírvete una copa de Dark Horse y brinda por todo lo que has vivido hasta convertirte en una persona agradecida y orgullosa de cada una de sus marcas.

TAGS: Marcas Tatuajes
REFERENCIAS:

Abril Romero


  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

Exclusión digital: Qué pasa cuando la tecnología no se adapta a la realidad de los jóvenes Películas de culto que duran menos de 90 minutos Cuántos huesos tiene el cuerpo humano y otros datos esenciales 7 Things You Don’t Realize Until Your First Earthquake Pseudociencia y desinformación masiva: la mentira detrás del hombre que asegura predecir sismos Mama Dragons: A Network Of Fierce Mothers Who Support Their LGBT+ Children

  TE RECOMENDAMOS