Estilo de vida

Métodos para bajar de peso que creías buenos y que en realidad no lo son

Estilo de vida Métodos para bajar de peso que creías buenos y que en realidad no lo son



Todos tenemos un poco -o un mucho- de vanidosos, nos preocupamos por lucir bien y sentirnos mejor con nosotros mismo cada día, pero hay ocasiones en las que nos miramos al espejo y decimos “qué gordo estoy” o “nunca debí comerme esa golosina”. Después de unos segundos de agarrarnos esa pancita y dar una vuelta frente al espejo escaneando nuestro físico, nos convencemos de algo: tenemos que bajar de peso.

Y como no a todos nos funciona hacer sólo ejercicio, elegimos diferentes métodos que hemos escuchado o leído, y que se supone nos servirán para que ese vestido nos vuelva a cerrar o para que reduzcamos el riesgo de un “botonazo” en la cena con nuestros suegros.

dietas


Sin embargo, después de una semana de practicar ese infalible método, nos damos cuenta de que seguimos igual, o incluso peor, de como estábamos. A continuación te presentamos cinco métodos nada efectivos ni recomendables que se cree, son buenos para bajar esos kilos de más.



Deshidratación.

dietas peligrosas

Diuréticos y saunas de calor son los métodos más comunes, pues las personas creen que perderán peso rápido. Adicional a esto, la gente corre con sudaderas y se envuelve el cuerpo en plástico debajo de ésta. Muchos recurren a estos consejos pensando que son los indicados para eliminar grasa más rápido, sin embargo, no saben que lo único que están perdiendo es agua. Esto puede resultar en consecuencias graves como deshidratación y problemas del corazón.



Quema de glucógeno.

hacer ejercicio

Eliminar toda la reserva de glucógeno (reservas energéticas) puede hacerte ver incluso cinco kilos más delgado; esta reserva natural la almacena el cuerpo y resulta “fácil” de perder, aunque con ella no se vaya ni un sólo gramo de grasa. No comer nada durante una jornada extrema de deporte de más de seis horas te asegura perder todo este nutriente (y toda el agua que está unido a él).



Sodio.

dietas

Después de un día de ejercicio extremo, la gente dice que “suda sal”, y prácticamente es lo que sucede. Perder las reservas de sodio te hará pesar hasta tres kilos menos, sin embargo, no estarás quemando grasa, que es el principal objetivo. El problema con este método es que el rebote es seguro.



Pérdida de tejido muscular.

ejericio

Volvemos a lo mismo. Cuando lo que quieres es eliminar grasa y simplemente haces cualquier tipo de ejercicio y no te alimentas correctamente para recuperarte, estás perdiendo músculo, por lo tanto, fuerza. Esto pasa justo después de que se quema el glucógeno tras el ejercicio extremo y una mala alimentación. Por eso, cuando sea la hora de quemar, asegúrate que tu método se centre en las grasas y no en el músculo.



Limpieza del sistema digestivo.

ejercicio

Es el punto más extremo de la dieta y el que resultados más visibles ofrece: unido a la ausencia de comida, un laxante o producto similar, te hará purificar el cuerpo en pocas horas. Sin embargo, una vez más, no habrás perdido grasa -que es el responsable de nuestros kilos de más- sin mencionar lo dañino a la salud que esto resulta. Limpiar el colon de forma rápida puede hacerte que pierdas hasta tres kilos de peso en el momento, pero a largo plazo no servirá de nada ya que, en algún punto, tendrás que volver a llenar este aparato.



Es importante recordar que las dietas no son milagrosas, de hecho últimamente los nutriólogos defienden la postura de adoptar "una alimentación inteligente" que se convierta en un hábito y no una dieta pasajera que, probablemente te ayude por un pequeño lapso de tiempo, pero no generará un cambio real. La salud de cada uno de nosotros es lo más importante, y si nos interesa estar en forma y en un peso ideal, es necesario ser conscientes de que una alimentación basada en el equilibrio y la actividad deportiva no sólo nos darán beneficios físicos, también nuestro interior estará sano y contento.




Te podría interesar
*
 5 posturas corporales que mejoran tu estado de ánimo
*
Razones por las que nos cuesta expresar nuestros sentimientos




Referencias: