5 razones por las que el minimalismo es el único camino a la felicidad

martes, 25 de abril de 2017 7:38

|Karla Herrera




Diferentes escenarios, diferentes circunstancias y quizá hasta diferentes idiomas, pero todos hemos escuchado más de una ocasión la famosa frase: “las personas no cambian”. ¿Será verdad esto?, aquí tenemos nuestras dudas, pues el cambio es un proceso natural ­—no sólo humano— por el que atravesamos en todas las etapas de nuestra vida.

El objetivo que nos mueve siempre es diferente, pero uno de los principales motivos, lo aceptemos o no, es sentirnos felices. Aunque el término “felicidad” es tan relativo y podemos escuchar mil definiciones, la realidad es que todas las versiones siempre terminan en algo similar: sentirse pleno.

Pero entonces, ¿qué tiene que ver esto con el minimalismo? Entendamos como “minimalismo” no sólo a la corriente artística, sino a la tendencia en general de reducir lo más a lo menos; utilizar elementos simples y básicos. Todo lo anterior con el objetivo de darle mayor peso a la experiencia y menos a los elementos materiales y aunque no lo creas, algunos textos —como los de Marie Kondo— revelan que efectivamente se puede llegar a conocer la felicidad, cuando comienzas a practicar este nuevo estilo de vida, donde menos es más.

m1-w636-h600

Aquí te presentamos algunas razones por las que tener un alma minimalista encamina por el rumbo de la felicidad:

-

Aprendes a ser autocrítico

El hecho de realizar un poco de introspección no le cae mal a nadie. Siempre es bueno conocer tus propias virtudes, defectos, debilidades y límites. Cuando estás a punto de comprarte algo y te preguntas sinceramente: “¿lo necesito o no?”, no sólo estás contribuyendo de manera directa a tu cartera, sino a tu forma de vivir. El reto es grande, pero si la respuesta es un rotundo “¡no!”, deja esos jeans, esa playera —de la que seguro tienes otras cuatro piezas similares en el clóset— y comprueba que no pasa absolutamente nada.

5944d1afe8276d1ff65f147edffd4caa-w636-h600



-

Aprendes a valorar

No es hasta que tienes un encuentro con la realidad de otras personas que aprendes a valorar lo que tienes o lo que tenías, también aplica para el amor. Pongamos como ejemplo un viaje: vas a un lugar en el que la realidad económica es totalmente diferente al sitio donde vives y por ende, las carencias se ven reflejadas en aspectos en los que tú ni siquiera te podrías imaginar. El reto aquí es preguntarte si en verdad no te los puedes imaginar.

Si tienes algún amigo que haya viajado a Cuba, pregúntale si te puede explicar más o menos a qué nos referimos.

viaje-w636-h600



-

Satisfacción de ayudar

No hay sensación que se compare con la satisfacción de ayudar. ¿Qué tal si un día te propones hacer limpieza en tu habitación? Esa selección de objetos con las que decidirás continuar o no puede ser el primer paso para limpiar no sólo el lugar donde habitas, sino también tu vida. La regla mundial es sacar todo lo que llevas más de tres meses sin usar.

No tires todo lo que saques, en ese seleccionar puedes separar una bolsa con cosas que definitivamente necesitan ir directo a la basura y otras cuantas que puedes donar a casas cuna, asilos o un sinfín de asociaciones existentes. Una vez que lo entregues, te llenarás con miradas de agradecimiento y entonces, la frase que te dijimos al inicio de “dar más importancia a la experiencia que a los objetos” tomará más sentido que nunca.

minimalista flor-w636-h600



-

Ahorras

Formar un hábito consta aproximadamente de dos meses y si en este tiempo te acostumbras a consumir menos productos, imagina también el porcentaje de dinero que te ahorrarás más adelante.

La seguridad económica que puedes adquirir también te da una sensación de tranquilidad muy cercana a la felicidad, ¡compruébalo!

minimalista nadar-w636-h600



-

Ayudas al planeta

Según información de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), el océano cubre casi tres cuartas partes de la superficie de la Tierra y contribuye sustancialmente al desarrollo humano, incluida la prestación de seguridad alimentaria, transporte, suministro de energía, turismo y muchos de los servicios de los ecosistemas más importantes del planeta.

Modificar tus hábitos de consumo es un gran paso para que puedan cambiar muchas circunstancias que sí repercuten en el medio ambiente y ¿a quién no le daría felicidad saber que está ayudando al planeta?

m6-w636-h600


Con todo esto no te estamos diciendo que debes limitarte en comprar algo que también te llena y te lleva por otros caminos de plenitud personal. ¡No exageres!, llevar todo hacia un extremo también es malo. Nuestro principal objetivo es brindarte algunas herramientas para que te des cuenta de cosas que puedes evitar sin que te afecte de alguna manera, sino todo lo contrario.

Ser minimalista no es cuestión de moda, es una decisión que implica fuerza de valor y pasión por creer que tus acciones están sirviendo para algo. Seamos un poco egoístas y procuremos que ese “alguien” siempre seas tú.


TAGS: Hábitos
REFERENCIAS:
Karla Herrera

Karla Herrera


  COMENTARIOS