Estilo de vida

8 Mitos del sexo anal que debes dejar de creer

Estilo de vida 8 Mitos del sexo anal que debes dejar de creer

Aunque muy pocos lo conocen al 100 % hay demasiadas personas inventando mitos acerca del sexo anal; sin embargo es hora de dejar de creer en ellos.


Hablar de sexo anal en muchos casos implica referirse a una práctica que, al menos en la mente de algunas personas, está prohibida por ser una práctica sucia y un tanto arriesgada. Sin embargo, como cualquier otro prejuicio relacionado a la sexualidad de las demás personas, los mitos que rodean al sexo anal están determinados por personas que ni siquiera saben en qué circunstancias puede darse esta práctica. Así que antes de que continúes creyendo lo que tu amigo "experto en sexo" te contó sobre el sexo anal; aquí hay unos mitos que deberías dejar de lado.


-

1. No provoca fisuras anales


Si bien no siempre lo notas, es muy común que aparezcan fisuras anales; las principales causas son el estreñimiento y la diarrea, pero no debes preocuparte, pues estas son realmente pequeñas y no afectan en nada su funcionamiento. De hecho es muy poco probables que éstas causen siquiera una pequeña molestia; sin embargo, hay que estar al pendiente.


post-image



-

2. Es causa de cáncer


No, la fricción no es capaz de generar células cancerígenas. Creer esto es tan absurdo como pensar que las ratas "aparecen" cuando dejas maíz adentro de una bolsa de ropa perfectamente cerrada.


post-image



-

3. Daña el área anal


Es uno de los más grandes mitos y temores que rodean al sexo anal; pues muchas personas temen que al practicarlo se dañarán severamente sus tejidos rectales e incluso afecte al funcionamiento de esta parte del cuerpo. Sin embargo, doctores como Mauro Fernández, autor de la serie de libros Manual de almohada aseguran que no hay peligro tal en esta práctica.


post-image



-

4. No es causa de insuficiencia fecal


En 2005 la NHI comunicó que el sexo anal está muy lejos de causar insuficiencia fecal, ya que ésta es causada por factores como diabetes, esclerosis múltiple, derrames cerebrales o en el caso de las mujeres, se trata de una consecuencia de partos difíciles. Ni siquiera es posible que cause problemas de incontinencia por ruptura de músculos anales.


post-image



-

5. Provoca hemorroides


Aunque es cierto que el sexo anal y los problemas de hemorroides no son algo que ese lleve del todo bien. Pensar que una es consecuencia de la otra resulta es un poco ilógico. Las hemorroides son provocadas por factores como el sedentarismo o una alimentación deficiente, no por sexo anal.


post-image



-

6. Irrita el tejido rectal


Si consideramos que tanto por el recto como por el intestino grueso pasan cantidades extraordinarias de material fecal y se mantienen intactos; el hecho de creer que un poco de semen —que es una sustancia noble y que podría incluso pasar inadvertida— pueda dañar el tejido rectal es simplemente absurdo.


post-image



-

7. Los hombres heterosexuales que lo practican ocultan su orientación sexual


Esta práctica no tiene absolutamente nada que ver con la orientación sexual de quienes la practican. Cual si fuese sexo oral, el anal es otra forma de estimular a la pareja. De hecho, el doctor Jack Morin, autor del libro Anal Pleasure & Health asegura que sólo el 30 % de la población homosexual lo practica regularmente. Eso sí, todo tiene que hacerse bajo el consentimiento del otro.


post-image


-

8. Las mujeres lo aborrecen


Todo depende de la manera en que cada mujer lo interprete, hay quienes lo encontrarán humillante; sin embargo, hay quienes usan el sexo anal como una forma de fortalecer sus relaciones a base de confianza e intimidad. Para que el sexo anal tenga efectos positivos en las personas, es necesario que ambas partes establezcan ciertas condiciones para llevarlo a cabo.


post-image



-


Algo que siempre tienes que tomar en cuenta cuando se habla de cualquier tipo de sexo —ya sea anal, oral o cualquier otro— es que debes hacerlo con total respeto, pues el que tú no lo hagas o simplemente lo desconozcas, no es motivo suficiente para tachar de enfermos o depravados a los demás. En estos casos, lo mejor que puedes hacer es informarte y dejar que los demás vivan su sexualidad como quieran.


VER TAMBIÉN:

10 posiciones de sexo anal que debes probar pa'darle por Detroit

Qué le pasa a tu intestino cuando tienes sexo anal

Cuatro consejos básicos sobre sexo anal

Cosas que siempre quisiste saber del sexo anal pero nunca te atreviste a preguntar



Referencias: