Estilo de vida

Mitos y verdades sobre el squirt, la eyaculación femenina

Estilo de vida Mitos y verdades sobre el squirt, la eyaculación femenina

El squirting es real y se trata de un fluido parecido al que los hombres expulsan durante la eyaculación, aunque se sabe que esto no está ligado con la fertilidad ni los orgasmos

Siempre se ha debatido sobre la existencia del squirt, término en inglés que hace referencia a la eyaculación femenina. Se dice que, al igual que los hombres, las mujeres tienen la capacidad de eyacular durante la estimulación sexual. Sin embargo, se diferencia de la experiencia masculina en su función, pues no son la misma, sólo que ambas sí están ligadas al placer.


post-image


Lo que parece un mito y fetiche del porno ha sido demostrado: el squirting es real y se trata de la expulsión por la vía vaginal de un fluido parecido al que los hombres eyaculan, aunque evidentemente los fluidos femeninos no contienen ninguna sustancia que se relacione con la fertilidad. No obstante, durante los primeros fundamentos de la medicina se creía que el orgasmo femenino era necesario para lograr la fecundación, por eso muchos textos médicos contenían procedimientos detallados para conseguir la excitación y alcanzarlo. Entre dimes y diretes, la única verdad que por ahora se asoma sobre este tema es que está rodeado de la ignorancia, el desconocimiento e incluso ciertos prejuicios. Por eso se presentan a continuación algunos mitos y realidades en torno del squirt.

Es imposible que una mujer eyacule


post-image


Falso. Aunque algunos piensan que los hombres son los únicos capaces de eyacular, se demostró que las mujeres también pueden hacerlo. Una investigación realizada por un equipo especializado del Hospital Parly II de Le Chesnay (Francia) logró probar que las mujeres suelen experimentar la eyaculación durante la estimulación sexual, el líquido puede ser expulsado durante su desarrollo o al culminar. Aunque también se sabe que para lograr el squirting no se necesita de la experiencia orgásmica.

No es normal mojar la cama


post-image


Éste es el primer error que conocemos, pues cuando la mayoría siente cosas nuevas o se enfrenta a experiencias que jamás había escuchado, suele sentirse avergonzada porque nadie nos dice qué podríamos llegar a vivirlas. Por eso al mojar la cama durante una experiencia sexual es completamente normal que tengamos pena y creamos que algo está saliendo mal. Sin embargo, es natural que segreguemos ciertos fluidos durante el coito y esto no significa que seamos raras o que debamos avergonzarnos. Muchas de las secreciones que generamos son resultado del acto sexual y la mayoría nos ayudan a volverlo más placentero, cómodo y sano.

Las mujeres expulsan orina


post-image


Este mito ha causado gran confusión entre las personas el creer que la segregación expulsada por la vagina durante la estimulación sexual es orina. Lo cierto es que el squirting es un líquido de color lechoso y con cierto sabor salado muy diferente a la orina y la lubricación vaginal. A diferencia del semen, no contiene material genético, pero presenta ciertas cantidades de aminoácidos, fructosa, ácido cítrico y en ocasiones urea (sustancia presente en la orina). El sabor y el aspecto no suelen ser los mismos, debido a que los ciclos menstruales influyen sobre ellos.

Sólo los hombres tienen próstata


post-image


Aunque no se conoce con el mismo término, las mujeres cuentan con una “próstata femenina” llamada glándula de Skene o conductos uretrales, que cuando son estimulados y/o presionados generan el líquido que expulsarán durante la eyaculación como el resultado de las contracciones orgásmicas. La glándula se compone de un tejido esponjoso de un tamaño aproximado de cinco a dos centímetros. Sus dimensiones no siempre son iguales, pues suelen depender de la estatura de cada mujer.

No todas las mujeres pueden eyacular


post-image


En general las mujeres tienen la capacidad de eyacular, sin embargo, no todas logran la estimulación necesaria para conseguirlo. Comúnmente en el momento previo al orgasmo tienden a contraer los músculos, lo que evita que se liberen de forma adecuada los fluidos de la eyaculación. Lo mejor es relajar los músculos y dejarse llevar poco a poco.

Durante el squirting se puede expulsar mucho líquido


post-image


La cantidad de fluido que se expulsa suele ser distinta, aunque es verdad que se puede liberar alrededor de un litro de dicho líquido. Algunas mujeres admiten que la cantidad segregada tiende a ser mayor cuando consiguen alcanzar el orgasmo después de haber pasado mucho tiempo en abstinencia. Por otra parte, cuando experimentan orgasmos sucesivos la expulsión de los fluidos disminuye.

***

Quizás has tenido un orgasmo y no lo sabías. Algunos datos te pueden ayudar a conocer más sobre tus orgasmos o de qué manera llegar a ellos.