Momentos en los que te arrepentiste de oler mal

Lunes, 13 de noviembre de 2017 11:49

|Abril Romero
oler mal

Si piensas que tu aroma natural es tu mayor atractivo, alguien tiene que decirte que te equivocas. Quizá crees que con tu personalidad basta y sobra para triunfar en esta vida, pero si tu sudor es de esos que destroza fosas nasales, es probable que nadie se anime a acercarse lo suficiente para conocerte. Si eres de los que a menudo olvida ponerse desodorante o de plano pasas semanas sin reponer el que se te acabó, seguramente has estado en una de esas situaciones en que hubieras preferido oler a algo que no fuese a ti:


-


Cuando en el metro tu axila quedó justo en la cara de una ancianita


Que a veces se te olvide ponerte desodorante no te hace mala persona, por eso sabemos que nunca habrías querido molestar a esa pobre señora que, no sólo tuvo la mala suerte de subirse a un vagón repleto, también le tocó el privilegiado lugar debajo de tu axila. Admítelo, cuando viste que casi se desmaya te sentiste mal.


oler mal 1


-


Ese viaje en que empacaste todo, menos el desodorante


Los hombres aventureros pueden ser muy atractivos con su barbita de varios días, su actitud de seguridad y ese aroma a hombre-hombre que los caracteriza; pero, una cosa es traer un look de Indiana Jones y otra oler peor que Forrest Gump después de haber recorrido a pie todo Estados Unidos. Si te lanzaste a recorrer Machu Pichu sin preocuparte por tu aroma, ten la certeza de que esos olores raros que creíste que venían de las llamas estaban bajo tu brazo.


oler mal 2


-


La vez que esa chica desapareció


Puede que te consideres un hombre seguro, simpático y hasta guapo. La mayoría de las veces no te va mal con las chicas, pero hay una –siempre hay una- que te pone nervioso y terminas escurriendo litros y litros de ansiedad cuando la tienes cerca. Saliste con ella una o dos veces, pensabas que todo iba perfecto y luego dejó de responder tus mensajes. No te preocupes, todavía te recuerda, su chamarra huele a ti… por más que la lave, tu aroma no se va. 


oler mal 3


-


El día en que casi cierran el gym gracias a ti


Poder hacer tu rutina sin esperar por los aparatos está genial. Lo que no está tan cool es que nadie se anime a usar el peck deck después de que tú pasaste por ahí. Al principio te pareció raro, pero una vez que notaste que todos prefirieron meterse a clase de zumba, que compartir espacio contigo, supiste que tus axilas, otra vez, habían marcado territorio. No seas egoísta, la próxima vez que llegues al gym sin desodorante, mejor dedícate a practicar tu pose de hombre-hombre para las selfies.


oler mal 4


-


Esa fiesta en la que terminaste bailando solo


Te afeitaste, te trajeaste y hasta te lavaste los dientes, tenías todo para triunfar en esa fiesta y cometiste el descuido de confiar en tu olor a hombre en lugar de utilizar Old Spice. Al principio fue divertido, luego comenzaste a sudar a mares y casi se crea una nueva forma de vida bajo tu brazo. Poco a poco se fue vaciando la pista, nadie quiso correr el riesgo de estar cerca de ti para cuando sonara la “La Macarena”.


oler mal 5


No es necesario que te sumerjas en loción para evitarte este tipo de situaciones incómodas, basta con que tengas el aroma del éxito que le sume puntos a tu personalidad y te dé la confianza de alzar los brazos.


oler mal 6


 ¡Encuentra tu olor a hombre hombre con Old Spice


REFERENCIAS:
Abril Romero

Abril Romero


  COMENTARIOS