PUBLICIDAD

ESTILO DE-VIDA

"No necesité pareja": Cumplió su sueño de ser mamá a los 51 con fecundación in vitro

A pesar de su mala suerte en el amor, una mujer de 51 años logró ser mamá con fecundación in vitro sin necesidad de una pareja.

Ser madre es una de las cosas más maravillosas que ocurren en el mundo. Tener un hijo y sostenerlo en tus brazos es lo que más llena de vida; sin embargo, muchas mujeres que sueñan con ser mamás no encuentran pareja y es uno de los mayores impedimentos para lograr su objetivo; además, conforme avanza el tiempo es menos probable poder embarazarse. Hoy en día, muchas mujeres han demostrado que no necesitan a un hombre para poder lograr su deseo de tener hijos a través de tratamientos como la fecundación in vitro. Así lo hizo Kelly Clarke de 51 años.

Kelly Clarke siempre deseó ser madre; sin embargo, su mala suerte en el amor no le permitió tener una pareja con la cual cumplir su sueño de formar una familia. A los 51 años Kelly Clarke decidió quedar embarazada sin estar junto a alguien. 

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Con esto, Clarke derribó los conceptos de familia “tradicional” o la familia que siempre se nos presenta en los medios como “perfecta”, además, pasó por encima de la misma biología con esta decisión.

Kelly Clarke decidió ser madre a los 51 años, todo con el fin de cumplir el sueño de traer un bebé al mundo y vivir el amor más grande que el humano puede llegar a experimentar, No dejó que los estereotipos, malos comentarios, opiniones de familiares y amigos o su edad la detuvieran.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

La historia de Kelly Clarke

Kelly Clarke es una mujer de 51 años que dio a luz a su hija Lyla Rae Clarke. Lyla nació gracias a un costoso tratamiento de fecundación in vitro y los sueños de una mujer de ser madre.

Por supuesto que no fue fácil. En una entrevista Clarke explicó que se sentía abrumada por los desafíos que implicaba ser madre soltera pero finalmente, a pesar de eso cuenta que la constante alegría de imaginarse como mamá opacaba constantemente esos momentos y pensamientos de preocupación para transformarse en amor puro de una madre hacia su hija.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Su relación con los niños siempre fue excelente, de hecho era muy conocida por los vínculos que formaba con los pequeños. Desde muy joven ella soñó con ser madre. Pero sus planes no salieron como imaginaba. El destino y los caminos de la vida no compartían estos ideales, así que año con año Kelly veía cada vez más lejana la posibilidad tener una pareja estable y quedar embarazada.

Al cumplir 50 años Clarke se dio cuenta de que el tiempo ya no estaba de su lado así que decidió tomar la decisión que esperaba poder tomar en pareja: tener un hijo. Tomó un vuelo a Atenas para realizarse el procedimiento de fecundación in vitro. Sí, no es sencillo y a decir verdad es bastante costoso, largo y complicado pero ella tenía muchas esperanzas y deseo de lograrlo.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

A pesar de que su familia no la apoyó desde un inicio, por el alto costo del tratamiento y su decisión de ser madre soltera, Kelly decidió seguir sola con el procedimiento en Atenas, esperando a que diera resultados. Así fue, ocurrió una bendición.

“Me encontré con una gran resistencia por parte de mi familia por decidir convertirme en madre soltera a los 50. Estaban preocupados por mí y no entendían las implicaciones de usar un donante. En ese momento supe que había hecho lo correcto”, comentó Kelly Clarke en una entrevista.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

12 días después de la fecundación Kelly Clarke se enteró que el tratamiento había funcionado y ya estaba embarazada a los 50 años, afortunadamente todo salió fabuloso y tuvo a su hija con perfecto estado de salud a los 51 años.

Al celebrar su primer cumpleaños al lado de su hija, Kelly comentó que fue el “mejor cumpleaños de todos” con el gran amor y orgullo por cumplir su sueño y tener en sus brazos a su hermosa y esperada hija Lyla.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO
Podría interesarte
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD