PUBLICIDAD

ESTILO DE-VIDA

Sí me gustas, pero ya no me importa si me contestas los mensajes o no

Ya no tendría que importarme si me lees los mensajes o no.

Fue muy fácil que me fijara en ti, que llamaras mi atención y que en mi cabeza se inventaran miles de historias en las que siempre terminábamos con las manos entrelazadas. En un instante me di cuenta de que eres todo lo que busco y hasta más; eres noble, inteligente, observador, gracioso, amable y tienes un humor un tanto ácido. Eres coqueto, sonriente, abierto, relajado y transparente, aunque a veces un poco tímido.

Te escribía emocionada porque pensaba que habíamos conectado, a veces me contestabas, a veces no. Está bien, pensaba, seguro estabas ocupado, seguro no te habías conectado, seguro no tenías señal, seguro algo. Podían pasar días sin que abrieras mis mensajes, y releía toda la conversación para saber si había dicho algo malo, algo que hiciera que no me contestaras, o algo que provocara que me dejaras en “visto”. No había nada.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Volvías a escribir como si nada y yo respondía como si nada. Sin embargo, mis mensajes podían quedarse uno, dos, tres, cinco días en tu bandeja de entrada sin ser respondidos. No te voy a negar que al principio me angustiaba, pero ya no más. No iba a seguir permitiendo que mi estado de ánimo dependiera de si me contestabas o no. Tampoco me iba a culpar por tu falta de interés hacia nuestra conversación. Ya no tendría que importarme si me leías los mensajes o no.

No quiere decir que hayas dejado de gustarme, simplemente he aprendido a no darte toda mi atención, a aprender que si me contestabas estaba bien, y si no, también. Aprendí a que las cosas no iban a salir siempre como quisiera y que tampoco debía culparme si no era así. Tenía que enfocarme en mis cosas, en prestarme atención más a mí que al celular, disfrutar de los momentos que se me presentaran... y no en tus notificaciones.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Ya no me interesaba insistirte, ni buscar un pretexto para volver a escribirte. Ya no me interesaba si me leías o si te acordabas de que mi conversación estaba ahí. Estaba bien, estas cosas pasan, ¿cierto? Y aunque intento tomarlo con madurez, no quiere decir que hayas dejado de gustarme, porque, para mi mala suerte, sigues llamando mi atención como el primer día

… pero ya no me importa si me contestas los mensajes o no.

VER MÁS:
La verdadera razón por la que no te contesta los mensajes.
Por qué tu crush te ghostea, según 7 hombres.
El truco que debes utilizar para contestar un mensaje de rechazo.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO
Podría interesarte
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD