Pretextos que debes dejar atrás para mejorar tu vida

Miércoles, 12 de julio de 2017 5:32

|Liliana Estrada


Cuando viajas al extranjero es muy común escuchar que los latinos tienen fama de ser impuntuales, pues si los citan a una hora determinada es para que todo comience 30 o 60 minutos después. En los países desarrollados no sucede esto, la puntualidad es primordial, así que si una persona no llega a la cita con por lo menos cinco minutos de anticipación pueden considerarla como irrespetuosa. El tiempo es valioso para muchos, por lo que debería serlo para nuestra cultura también.

No es una cuestión de superioridad, sino que son hábitos que poco a poco culturalmente se van arraigando. Sin embargo, nunca faltan los pretextos, aquéllos que desde niños utilizabas: “el perro se comió mi tarea”, “otra vez se murió mi abuela” todo con tal de no aceptar las responsabilidades de sus actos, pero ahora, las cosas están cambiando, muchos están dejando todo esto atrás para mejorar su calidad de vida.


Esto no es un discurso motivacional ni una llamada de atención, pero ha llegado el momento de dejar de culpar a otros y de aceptar nuestra parte, siempre es fácil decir “no fui yo”, “es que..” Lo que más nos limita es que siempre buscamos culpables, lo que sea que se interponga debe hacerse a un lado, pues la acción tiene que venir de nosotros y decidirnos a hacer algo al respecto, así que estos pretextos deben quedar completamente relegados.


-


"Es que el tráfico-metro-transporte tardó mucho"


Es muy sencillo querer justificar tu impuntualidad con los clásicos “había mucho tráfico”, “se quedó parado el metro”, “no pasaba el camión”, esas frases que has usado mínimo una vez en tu vida para justificar que llegaste tarde. Hay que prevenir, hay que hacer las cosas con tiempo y ser más organizados con ello y siempre llegarás a tu destino.


 


"No fue mi culpa"


Algo se rompió en casa y simplemente le dijiste a tu madre: “no fue mi culpa, fue de mi hermano, primo, tío”, quizá la responsabilidad era compartida. Aceptar tus errores y hacerte cargo de tus acciones es un gran paso para salir adelante, con el tiempo te darás cuenta que eso te beneficiará.

  



"Tengo mala suerte"


No, no es el destino ni la mala suerte los que provocan que a veces te vaya mal, eso le puede pasar a cualquiera, sin embargo, tú y sólo tú puedes hacer que las cosas sucedan y te vaya mejor, los factores externos tienen repercusiones, sí, pero nada como buscar tu propio camino.




"Lo reviso y te aviso"


Lo has dicho mil veces, no puedes negarlo y siempre se te olvida. La organización es primordial, así como evaluar las cosas que podemos lograr y las que no. En ocasiones, para no quedar mal decimos que sí, pero otras tantas es imposible a consecuencia de todas nuestras ocupaciones. Por ello, lo mejor es ser sincero en cuanto a si puedes o no resolver tal situación, eso hablará muy bien de ti.




"Ya casi llego"


“En 5 minutos”, “estoy a dos cuadras”, son frases que escuchas comúnmente o que has dicho. Parte importante de alcanzar el éxito o de mejorar tu vida es aceptar las cosas, decir la verdad y afrontar las consecuencias. No hay más, simplemente decir: “salí tarde” o avisar con tiempo a la persona que verás para que no te esperen de más.




"No me dio tiempo"


Para todo hay tiempo, si así lo deseas, lo principal es organizarte, darle prioridad a lo que debes hacer primero y posteriormente a lo que no es tan importante. Jerarquizar tus ocupaciones y tratar de no perder minutos clave en tonterías que te distraen, te ayudará a que te des oportunidad de cumplir con todo y hacer las cosas en lugar de sólo pensarlas. 

 



"La otra semana sin falta"


En la escuela o en el trabajo, cuando dices “la otra semana sin falta” es que ya no lo entregaste cuando tenías que hacerlo. Esas cosas no pueden pasarte, no siempre habrán complacencias ni gente paciente que pueda esperar una semana o unos días más, si te comprometes en algo cumple con tu palabra.

 


Siempre sería más fácil deslindarnos de las cosas cuando algo salió mal o simplemente el resultado no fue el esperado, incluso en muchas ocasiones, nos hacemos a un lado de situaciones que no son complicadas, pero debemos aprender a afrontarlas. Si algo nos debe quedar claro es que no hay barrera más grande que la que nosotros nos ponemos frente a las cosas, porque todos tenemos la disposición de dejar atrás los pretextos, pero pocos tienen la convicción de hacer algo al respecto. 


Si tienes dudas de que se puede lograr lo imposible, debes poner atención en el video de “Without Walls” donde Ana Teresa Fernández, una artista mexicana, se paró frente al muro ubicado en la frontera que divide a México de Estados Unidos y sin poner un “pero” de por medio, eliminó por unos momentos ese muro que separó familias y seres queridos. 

 

 

Recuerda, los límites los ponemos nosotros, sólo nosotros. Es momento de cambiar, de hacer algo y Johnnie Walker está consciente de que los únicos que podemos mejorar el camino y nuestro destino somos todos, pero de manera individual. Si uno por uno va dejando los pretextos a un lado, las cosas irán mejorando solas, el cambio quizá sea colectivo, pero empieza en ti.


#KeepWalkingMexico








TAGS: Consejos
REFERENCIAS:
Liliana Estrada

Liliana Estrada


Articulista
  COMENTARIOS