Por qué tus traumas pudiste heredarlos de tus abuelos, según la ciencia

Por qué tus traumas pudiste heredarlos de tus abuelos, según la ciencia

Por: Kate Nateras -

Cuando no te encuentras mentalmente saludable y tienes algunos traumas que hacen ruido desde la infancia, lo más común que podría decirte tu psicólogo es que sean generados por tus padres o algún suceso fuerte que haya marcado tu niñez. Y, aunque sí, en parte tiene mucha razón, estudios recientes sugieren que tus traumas también podrían ser heredados por tus abuelos.

  Relacionadocanciones-para-recordar-y-dedicarle-a-mi-abuelo-que-falleciomusicaCanciones para recordar a mi abuelo, el único que estuvo conmigo hasta el final

  Relacionadomi-abuelo-fue-mi-imagen-paterna-cuando-mi-papa-se-fueestilo-de-vidaMi papá decidió irse, pero mi abuelo se quedó conmigo hasta el fin de sus días

Por qué pudiste heredar los traumas de tus abuelos

De acuerdo con un estudio, es probable que hayas heredado los traumas de tus abuelos. Para llegar a esta conclusión, los expertos analizaron los traumas de la infancia y sus consecuencias y descubrieron que las vivencias de tus abuelos puede ser información que afecte tu salud física y mental.

Por qué pudiste heredar los traumas de tus abuelos

Los expertos analizaron la vida de hijos de los sobrevivientes del Holocausto y los resultados fueron impactantes pues se registró que estas personas podían parecer problemas de salud mental como esquizofrenia. Esto fue porque los factores biológicos y químicos influyen y se mantienen en los genes. Por lo tanto, los expertos seguían preguntándose cómo es que lo anterior se mantendría y perjudicaría a las nuevas generaciones.

Por otro lado, un artículo publicado en la revista The EMBO Journal, realizado por especialistas de la Universidad de Zúrich, Suiza, analizaron el impacto de los traumas de los abuelos y que, era cierto, estos podrían transmitirse a la siguiente generación por medio de la sangre.

  Relacionadoconsejos-que-te-dice-tu-abuela-para-curar-un-corazon-rotoestilo-de-vidaConsejos de mamá y/o abuela que sirven para curar un corazón roto

  Relacionadopor-que-papas-confunden-tu-nombre-con-hermanoestilo-de-vidaPor qué tus padres o abuelos confunden tu nombre con el de tu hermano

Por qué pudiste heredar los traumas de tus abuelos

Explican que la sangre es la que se encarga de mandar información con las cargas de cortisol, hormona del estrés, con el propósito de que lleguen las células reproductivas y que, en ese instante, se quedan con el legado de los traumas de los abuelos.

Para llegar a este resultado, los expertos analizaron la sangre de roedores que tuvieron traumas durante sus primeros años, con la de los que no tuvieron. De este modo, encontraron que el metabolismo de los roedores con traumas tenía una cantidad significativa de ácidos grasos poliinsaturados.

Por qué pudiste heredar los traumas de tus abuelos

Asimismo, los expertos compararon los resultados anteriores pero ahora con niños huérfanos que sufrieron abandono de la madre. Entonces se dieron cuenta de que los resultados tenían gran similitud, pues los niños tenían niveles más altos de lípidos.

Este estudio ha sido un gran avance para la ciencia y la salud mental, pues ha brindado otra perspectiva de los trastornos o traumas de la infancia, de acuerdo con Isabelle Masuy, maestra en el Instituto de Investigación Cerebral de la Universidad de Zúrich.

  Relacionadolecciones-de-cocina-que-heredamos-de-nuestras-abuelascomida25 lecciones de cocina que heredamos de nuestras abuelas

  Relacionadoabuela-confeso-le-gustan-las-mujeres-en-un-video-de-tiktokestilo-de-vidaAbuela le confiesa a su nieta que le gustan las mujeres y conmovió a todo TikTok

Por qué pudiste heredar los traumas de tus abuelos

Ahora sabes que hay más probabilidades de que tus traumas hayan sido una herencia de tus abuelos. ¿Lo imaginabas?

VER MÁS:
Cómo los traumas infantiles alteraron nuestros cerebros.
6 miedos que tienen las personas con ansiedad y no deberías decirles "cálmate".
Diferencias entre estrés y ansiedad que debes conocer para no confundirlas.

Referencias: