Al igual que sucede con el maquillaje o los tintes para el cabello, hay un color ideal de barniz que queda mejor en ti según tu tono de piel, sólo sigue estos consejos

Nuestras manos dicen mucho de nosotros, pues si están bien cuidadas, hidratadas y con las uñas limpias representan un papel importante a la hora de acudir a un evento, una entrevista de trabajo y cualquier otra situación que requiera de una buena imagen. Es decir, muchas veces al tener las uñas quebradizas, amarillentas y mordidas, reflejamos la poca atención y el tiempo que invertimos en nuestro cuidado personal. Las uñas, al igual que el cabello, se mantiene en un despacio pero constante crecimiento, aproximadamente 2,5 milímetros por mes, por lo que es fundamental cuidarlas y no para que sólo luzcan bonitas sino saludables. Pero antes de pintar nuestras uñas necesitamos fortalecerlas. Aplicarnos aceite de oliva, limón y bicarbonato de sodio en ellas puede hacer la diferencia, ya que la fruta es rica en vitaminas, hierro y calcio, y al mezclarse con el aceite les dará una hidratación profunda, así como el bicarbonato ayudará a que recuperen su color blanco y original. Posteriormente, si queremos pintarlas se debe aplicar primero una base transparente, porque de lo contrario provoca que se pigmenten y nuevamente aparezca el tono amarillento. De igual forma es necesario limarlas, pues su forma condiciona la de los dedos, es decir, redondas hacen que luzcan más alargados y si son cuadradas parecerán más anchos. Pero ¿qué color de esmalte de uñas debes usar según tu tono de piel?



Una vez que tengamos listas nuestras uñas podemos aplicarles esmalte de color, pero ¿exactamente cuál? ¿Qué tono? Seguramente algunas veces sentimos que el que hemos aplicado luce raro o no se nos ve tan bien como quisiéramos. Eso pasa porque no a todas nos quedan bien los mismos colores. Hay parámetros a seguir y que sin duda te darán mejores resultados. Por eso a continuación te presentamos qué color de esmalte de uñas debes usar según tu tono de piel.


Piel clara



Hay que evitar los colores cálidos y extravagantes, ya que se obtendrá un efecto de que la piel es más pálida y si se eligen claritos no lucirán para nada. Los rojos deben escogerse con un poco de pigmentación azul, como el púrpura. El azul marino y el lila pastel se ven muy elegantes y resaltan mucho. Una ventaja para las chicas con piel clara es que pueden usar cualquier tono rosa: desde los claros y vibrantes, hasta los oscuros.


Piel morena clara



Al ser un tono medio y neutro, le van muy bien casi todos los colores, tanto fríos como cálidos. Además, los plateados y dorados le dan un brillo particular a este tipo de piel. El nude beige o natural resaltan elegantemente, pero se deben evitar los rosados porque se asimilan al moreno claro. El color durazno, azul pastel y uva lucen fascinantes y dan un toque divertido al estilo que se lleve.


Piel morena oscura



También le van muy bien la mayoría de los colores, sin embargo, hay otros que favorecen mucho más. Por ejemplo, los rojos oscuros, como el borgoña le dan luminosidad a este tono de piel y al mismo tiempo un efecto dramático. Los nude crema o beige son ideales para llevarlos todos los días, ya que casi combinan con todo al ser tonos muy naturales. Cualquier rosa, excepto los claros o pasteles, quedan muy bien y más para outfits casuales. El azul cobalto es el mejor que pueden usar para un aspecto sofisticado y vibrante.


En tendencia



De acuerdo con nuestro tono de piel podemos elegir los que estarán en tendencia este otoño-invierno, ya que muy pronto acabará verano. El azul es clásico para las temporadas de invierno, pero esta vez los tonos oscuros, nude, mate y el glitter serán los ideales para ofrecernos glamour. Violeta, púrpura o uva se unen a esta la paleta de esmaltes. Por último, decorar una o dos uñas con algo simple será lo más popular.

***

Es también importante que conozcamos qué nos aplicamos, ya que, por ejemplo el acrílico para las uñas trae consigo peligros que atentan contra nuestra salud.


Referencias: