Lo que debes saber sobre el condón femenino: qué es y cómo usarlo

El condón femenino permite protegerte de embarazos no deseados y enfermedades de transmisión sexual, sin necesidad de otros métodos o del preservativo masculino

El acceso a la información y a la educación sexual ha permitido que cada vez más mujeres se preocupen por su protección y busquen nuevos métodos con los que prevengan enfermedades de transmisión sexual o embarazos no deseados, sin la necesidad de exigirle a sus parejas usar un preservativo y sean ellas quienes se coloquen un condón femenino.


Es así que en pleno siglo XXI muchas mujeres han optado por dejar de lado los métodos anticonceptivos tradicionales como el DIU o las pastillas, que sólo previenen un embarazo, y prefieren emplear Female Condom, que es su nombre comercial.


Pero ¿qué es el condón femenino?


Este método anticonceptivo o condón interno funciona como una funda para el pene de tu galán una vez que lo introduzca en tu vagina o ano.


Puede ser de látex, aunque la mayoría son de un plástico delgado pero muy fuerte llamado poliuretano o de una sustancia nombrada nitrilo, la cual es más barata.


De acuerdo con la Secretaría de Salud, por cada 100 mujeres que emplean este método anticonceptivo, sólo resultan embarazadas entre 3 o 15 mujeres porque lo usaron de manera incorrecta.


Además su efectividad contra enfermedades de transmisión sexual es del 95 por ciento.


¿Cómo se coloca y retira el condón femenino?


Debes abrir el empaque del preservativo con los dedos y no con las uñas o los dientes para evitar romperlo.


Toma el aro interno del condón e introdúcelo por la vagina lo más que se pueda, como se haría con un tampón, hasta llegar al cuello uterino.


El aro externo del preservativo quedará fuera de la vagina para que los fluidos seminales no tengan contacto con los labios mayores.


Tu chico tendrá que penetrarte por la funda del condón y tener cuidado de no moverlo para evitar un embarazo no deseado.


Al retirar el preservativo, deberás recostarte boca arriba y cerrar con la yema de los dedos el aro externo, con lo que aseguras que el semen permanezca adentro y no se derrame en tu vagina; después lo jalarás suavemente para no irritar tu zona íntima.


Es importante señalar que el condón femenino puede colocarse hasta ocho horas antes del encuentro íntimo y que no debe utilizarse junto con uno masculino, porque la fricción podría romperlos.


Los que han usado este método anticonceptivo han declarado un aumento en el placer sexual, puesto que el aro interno del condón estimula la punta del pene; mientras que el externo hace lo mismo con la vulva y el clítoris. 


En tus juegos sexuales podrías incluir el uso del lubricante, el cual les ayudará a tu pareja y a ti a aumentar el placer, sin provocar irritaciones en la vagina, vulva o pene por la fricción.


No olvides evaluar todos los factores para decidir si usar o no un condón femenino ¡Disfrútalo!

También te puede interesar: Estas son las ventajas y desventajas de usar un condón femenino