Qué es la enfermedad de manos, pies y boca

Te decimos todo lo que tienes que saber sobre la enfermedad de manos, pies y boca y sus síntomas.

HFMD, por sus siglas en inglés, es el nombre con el que se conoce a la enfermedad de manos, pies y boca, un sarpullido de manchas rojizas que aparece en estas partes del cuerpo a causa del virus Coxsackie A16, principalmente, según el medio digital Medline Plus, aunque también podrían intervenir otros. Es una enfermedad más común en niños menores de cinco años que aún no tienen un sistema inmune lo suficientemente fuerte para contrarrestar los virus responsables de este malestar. Sin embargo, los niños mayores de cinco años y los adultos también pueden contraer la enfermedad, que se propaga por contacto.




Síntomas de la enfermedad de manos, pies y boca

Ya decíamos que son los niños menores de cinco años los más propensos a contraer la enfermedad. Los síntomas iniciales incluyen fiebre, dolor de garganta, carencia de apetito y malestar general. Dos días después de la fiebre aparecen llagas dolorosas en la boca (herpangina) que tienen la apariencia de puntos rojos en la parte de atrás de la boca; luego se convierten en ampollas que generalmente se vuelven dolorosas. A la par se desencadena un molesto sarpullido rojo con presencia preponderante en manos y planta de los pies, aunque también en rodillas, codos, nalgas, muslos o área genital. En cuanto los padres observen alguno de ellos se recomienda la visita al médico lo antes posible.




¿Cómo se contagia la enfermedad de manos, pies y boca?

Los medios principales por los que se contagia engloban los siguientes aspectos: contacto con las heces de un niño que presenta la enfermedad (por ejemplo, al cambiar pañales), tos y estornudos, compartir vasos o cubiertos, tener contacto cercano con los niños contagiados y entablar contacto con objetos o superficies que tengan el virus. Los menores que asistan a una guardería podrían estar expuestos a la enfermedad, al contrario de los que se quedan en casa.




¿Cómo evitar la enfermedad de manos, pies y boca?

Primero que nada el lavado de manos es indispensable, sobre todo en las personas que están en contacto con niños contagiados con la enfermedad. De esta manera se evita en gran medida la propagación de la misma. Durante la primera semana de la enfermedad es cuando más riesgos de contagio existen, por lo tanto, es la etapa donde mayores cuidados deben existir. También se debe evitar tocar la nariz o la boca con las manos cuando se haya tenido contacto con niños que presentan la enfermedad de manos, pies y boca.



¿Cuánto tarda en quitarse la enfermedad?

Se ha observado que en un plazo de 7 a 10 días sin tratamiento médico la enfermedad y sus síntomas desaparecen. En casos muy graves puede evolucionar hasta una meningitis viral que requiere hospitalización durante algunos días. Las complicaciones menos comunes son una parálisis similar a la de la poliomielitis y encefalitis (inflamación del cerebro) que podría llegar a ser mortal. En este tiempo conviene que el menor se ausente de la escuela para evitar el contagio a otros niños.



-


Por desgracia, no hay una vacuna que prevenga la enfermedad de manos, pies y boca. La recuperación suele ser sin medicamentos especiales, sino sólo con aquellos que contrarresten los síntomas, pero nunca la enfermedad en específico. Por ello es que los cuidados permanentes son esenciales para prevenir ésta y otras enfermedades típicas de la etapa infantil.