Estilo de vida

Qué es el Papanicolau y a qué edad deberías realizarte el primero

Estilo de vida Qué es el Papanicolau y a qué edad deberías realizarte el primero

Ir al ginecólogo para hacerte el papanicolau jamás debería ser un tema vergonzoso, pues puede ahorrarte muchas preocupaciones

El test de Papanicolau es una prueba diagnóstica que consiste en recoger una muestra de células del cérvix o cuello del útero y del canal cervical para enviarlas al laboratorio a fin de someterlas a estudio. Es recomendable que el primer Papanicolau se realice a los 6 meses de haber iniciado la vida sexual o en cuanto se cumplan los 18 años. Una vez que ya se hizo el estudio, hay que repetirlo una vez al año.

Para algunas representa cierto temor ir al ginecólogo, pues da algo de pena que te revisen de pies a cabeza y, sobre todo, que tu mamá te acompañe. Pero la salud y el bienestar no son ningún juego ni mucho menos un motivo de vergüenza. En todo caso es sumamente importante que te sometas a todos los estudios posibles para saber si estás bien anatómicamente y para estar informada sobre tu condición. Así como hay 12 cosas que no sabías sobre el Papanicolau, a continuación te diremos un poco más sobre este estudio para que despejes todas tus dudas y pierdas el miedo. Hay ciertos factores que tienes que tener en cuenta antes de someterte a la prueba del Papanicolau.


No tener relaciones sexuales 24 horas antes de la realización de la prueba


post-image


Es muy importante que no tengas relaciones un día antes de la prueba. De no ser así el test no se puede realizar debido a que las relaciones sexuales interfieren en la interpretación de las células dentro del cuello uterino.


No tener la menstruación


post-image


El mejor tiempo para programar la cita al ginecólogo y la prueba es al menos cinco días después de pasado el período menstrual para que los resultados no presenten irregularidades y su exactitud sea más acertada.


No aplicarse duchas o medicamentos vaginales 48 horas antes de someterse a la prueba


post-image


Las duchas vaginales interfieren con el examen porque limpian al área del cuello uterino y las células existentes, lo que hace que la prueba pueda ser inexacta. En este caso, las duchas vaginales nunca son una buena idea porque hacen que la zona esté expuesta a más infecciones.

El Papanicolau es una de las pruebas más rápidas que puedes realizarte, pues no dura más de 10 minutos. Así que el tiempo no debe ser un pretexto, sobre todo cuando se trata de tu salud genital y sexual. Además, el Papanicolau ha permitido disminuir rigurosamente el número de fallecimientos por cáncer de cérvix, pues cada vez más mujeres se someten a este estudio de forma rutinaria. Sin embargo, es preciso tener siempre presente que tener sexo seguro es el mejor método que ayuda a reducir las probabilidades de conagiarse de VPH.


post-image


Por otra parte, no debes temerle al dolor en esta prueba, ya que no es nada dolorosa. Quizá es un poco incómoda por la posición en la que tienes que estar, pero realmente se trata de un procedimiento muy rápido. El Papanicolau es uno de los exámenes médicos más importantes que una mujer debe hacerse, ya que explora anormalidades en la vagina, así como la presencia de enfermedades de transmisión sexual, además de algunos tipos de cáncer.

Antes de asistir a tu cita médica tienes que bañarte de manera normal. Tampoco es necesario que te depiles esa zona completamente. Eso sí, es importante que le comentes todas tus dudas al ginecólogo sin pena alguna, pues más vale estar bien informada por vergüenza.

::

Que el tiempo no sea un pretexto para no ir al ginecólogo. Además del VPH, existen muchas infecciones de las que tienes que cuidarte para que tu salud vaginal esté en óptimas condiciones y no presentes problemas a corto o largo plazo.