5 hábitos para salvar al ambiente y dejar de creer que son sólo los popotes

5 hábitos para salvar al ambiente y dejar de creer que son sólo los popotes

Por: Cultura Colectiva -

Si no sabes cómo cuidar el planeta desde casa pero tienes todas las intenciones de hacerlo, lee este artículo y comienza a hacer un cambio con estos sencillos hábitos ecológicos.

Texto por Natalia Figueroa

Ya sabemos que el medio ambiente está en una situación crítica, lo que no sabemos es cómo evitarlo. La crisis del plástico está acabando con el mundo poco a poco, pero con rapidez. A pesar de que muchas personas tienen la disposición de ayudar a la causa ecologista, lo cierto es que la gran mayoría de la población desconoce cómo hacerlo.

Lo único que sabemos es que no debemos pedir productos desechables en los restaurantes, pero –aunque es muy positivo que últimamente se haya emprendido un movimiento social en contra del uso del popote–, son muchas las cosas que deberíamos cambiar para evitar la destrucción de los ecosistemas, la extinción de las especies y el calentamiento global.


Por eso, si no sabes cómo cuidar el planeta desde casa, estos cinco hábitos te ayudarán no sólo en reducir el consumo de plásticos, unicel y aluminio sino también en hacer más para salvar este lugar en el que vivimos.

1. Adiós a las botellas de agua

5 hábitos para salvar al ambiente y dejar de creer que son sólo los popotes 1

¿Creíste que el popote era el único plástico innecesario en un restaurante? Por desgracia, no lo es. Las botellas de agua natural también se pueden evitar. De acuerdo con La Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales de México (Semarnat) en el país se producen 9 mil millones de botellas de plástico cada año. El 10% de ellas acaban en ríos, carreteras, senderos boscosos y en el mar.

Afortunadamente, el PET (polietileno tereftalato) es reciclable, pero de cualquier forma, ¿por qué usarlo en todo momento cuando puede evitarse? Si comes en un establecimiento limpio puedes pedir un vaso de agua de filtro y evitar que una botella más acabe en la basura. Recuerda que la usas por una hora pero se degrada en un milenio.

2. Doble vida a las bolsas de plástico

5 hábitos para salvar al ambiente y dejar de creer que son sólo los popotes 2

En algunas zonas de la república, ciertas tiendas de ropa han sustituido sus bolsas de plástico por bolsas biodegradables de papel. Grandes supermercados han introducido el concepto de la Bolsa Verde para evitar el uso de desechables en las compras, mientras que algunos otros (que le añade un costo a las bolsas de plástico) ofrece a sus clientes cajas gratuitas de cartón reutilizado para transportar su mercancía.

Pero a pesar de que estas compañías han hecho un esfuerzo, en la gran mayoría de los establecimientos aún se emplean las bolsas de plástico. ¿Qué podemos hacer nosotros? Simplemente rechazarlas si lo que compramos es pequeño. Debemos cuestionarnos si realmente es necesaria esa bolsa y en caso de que sí lo sea, debemos guardarla en casa y usarla para otras cosas: para la basura, por ejemplo, o inclusive para regalos si es bonita. Siempre pueden usarse más de una vez.

3. Los residuos orgánicos en realidad no son basura

5 hábitos para salvar al ambiente y dejar de creer que son sólo los popotes 3

Desde que éramos chicos, nos enseñaron que muchas cosas se convertían automáticamente en basura cuando pasaban por nuestras manos; que al momento en que exprimíamos el jugo de una fruta o consumíamos una manzana, lo que quedaba ya era inservible cuando, en realidad, para los demás seres vivos no lo es.

A veces olvidamos que la vida es un ciclo y todo está hecho para aprovecharse hasta que ya no quede nada. Es el caso de los residuos orgánicos. Las semillas, las cáscaras, las raíces, las hojas, los tallos y todos los demás desechos degradables que producimos pueden servir como fertilizante en una composta.

Si tenemos un jardín en casa, basta con que elijamos un rincón en el que podamos cavar un hoyo. Allí pondremos todos estos residuos y de manera natural se desintegrarán, sin dañar a nadie; de hecho, esta medida beneficia tanto a los insectos como a las plantas que habitan naturalmente en el jardín.

¿Y qué pasa si vives en un departamento?

Si no cuentas con la posibilidad de hacer una composta, aún así puedes separar los residuos orgánicos y colocarlos en un contenedor diferente al del resto de la basura. Dividir los desechos evita que aquello que puede degradarse de manera rápida y natural, se queme o se acumule en basureros.

4. Lunch sustentable

5 hábitos para salvar al ambiente y dejar de creer que son sólo los popotes 4

No necesariamente debes ser vegano o vegetariano para ayudar al medio ambiente a la hora de la comida. El secreto no siempre está en lo que comes, sino también en cómo lo comes. Utiliza envases herméticos para transportar tu comida y evita el uso del unicel (poliestireno) y el aluminio, pues ambos son altamente contaminantes.

Si almuerzas en un restaurante, pide solo aquello que vayas a consumir para evitar que sobre comida porque cuando eso ocurre sólo hay dos consecuencias y ambas son negativas: se desperdician los alimentos o se piden “para llevar” y se producen más desechos innecesarios.

5. Fíjate en lo que consumes día a día

5 hábitos para salvar al ambiente y dejar de creer que son sólo los popotes 5

Estas son sugerencias muy generales que cualquiera de nosotros puede aplicar, pero en la cotidianidad, cada persona genera basura en diferentes cantidades y de distintos modos. Es un tip muy general pero muy cierto: cada vez que usemos algo hay que pensar dónde va a acabar.

¿La caja de la televisión ya se tiene que tirar o la puedo usar para guardar los adornos navideños? ¿Tengo que comprar bolsas para la materia fecal del perro o puedo usar las que me dieron en el supermercado? ¿De verdad es necesario que use tantas servilletas?

¿Cómo influye esto en el futuro?

El problema ambiental existe y seguirá existiendo. Podemos verlo pasar o podemos evitarlo con estas pequeñas acciones, porque es verdad que son cosas chiquitas, pero a largo plazo, su impacto es enorme. Estos hábitos se desarrollan en poco tiempo una vez que cambiamos nuestra perspectiva. Cuando la conciencia ambientalista despierte en cada persona, el mundo podrá salvarse.

5 hábitos para salvar al ambiente y dejar de creer que son sólo los popotes 6

Si te gustó este texto sobre ... además te gusta escribir de salud, belleza, cuidado de la piel, comida o viajes, comparte con nuestros lectores tus mejores textos. Envía una prueba con un mínimo de 400 palabras a [email protected] y conviértete en colaborador de nuestra sección de Estilo de vida.
Te puede interesar:
Imágenes que muestran el impacto del cambio climático en México
40 consejos para ser ecológico en un mundo donde todo es desechable

Referencias: