Qué le pasa a tu intestino cuando tienes sexo anal

Sábado, 2 de junio de 2018 13:25

|Eduardo Limón
que le pasa a tu intestino cuando tienes sexo anal

Nada fuera de lo común, pero lee un poco más para que te animes a experimentar otro tipo de placer...



El sexo y las prácticas que los seres humanos desarrollamos en torno a él, que poco a poco somos más abiertos en expresar o solicitar con las personas que acompañan nuestra cama, sí, en efecto cada día rompen más con el establishment de nuestra intimidad heteronormada y casi cristiana, pero eso no quita que existan aún prejuicios o faltas de información que atenten en contra del placer.


que le pasa a tu intestino cuando tienes sexo anal 1


Eso y que, no conformes con lo que hacemos o no en nuestra propia habitación, con nuestros genitales y demás partes del cuerpo, haya todavía pensamientos arcaicos sobre el deseo humano que quiebren la libertad de los demás. Allí, especialmente, se encuentra todo lo relacionado con el ano. Que si es sucio, que si no es una forma natural de tener sexo, que eso sólo lo aceptan mujeres “fáciles”, que los hombres que lo practican son unos depravados, que aquellos que lo reciben son gays, etcétera.


Entonces, para que dejemos de estar pensando cosas absurdas, o incluso le perdamos el miedo a una práctica tan cotidiana como cualquier otra, aclaremos algunas dudas. Sobre todo aquellas que tienen un sentido fisiológico y hacen que supongamos de más al escuchar las palabras: sexo anal.


-

El ano es un esfínter habitualmente cerrado. Eso no quiere decir que sea imposible de penetrar, sólo que implica un poco más de esfuerzo en la excitación y dilatación de tu pareja para que no haya dolor.


que le pasa a tu intestino cuando tienes sexo anal 2


Se debe tener una buena higiene, eso es claro, pero independientemente de todo, estamos hablando de un recto. Habrá una ligera suciedad sin variación alguna. Basta con ser cuidadosos y comprensivos al respecto.


-

El recto cuenta con su propia mucosa, pero no con la cantidad suficiente como para lidiar por sí sólo con una penetración.


que le pasa a tu intestino cuando tienes sexo anal 3


Es necesario utilizar un lubricante de agua para insertar un pene o un juguete sexual sin dolor o dificultad alguna.


-

En la zona que rodea al ano hay una gran cantidad de terminaciones nerviosas, por lo que puede experimentarse un gran placer o una gran molestia, dependiendo cómo se hayan llevado las cosas. Por ello, es necesario que tanto hombres y mujeres reciban una estimulación previa, masajes que dilaten el esfínter, un juego preliminar que relaje al cuerpo y el uso de un lubricante efectivo.


que le pasa a tu intestino cuando tienes sexo anal 4


Se ha dicho por años que el sexo anal daña al intestino grueso y que, incluso, puede causar cáncer colorrectal. Pero es mentira. No hay evidencia de ello, así que algo de semen o lubricante de agua en el recto no representa ningún riesgo.


-

La penetración anal no causa insuficiencia renal. Las pequeñas fisuras que se pueden dar en tu ano durante una penetración no causan ni roturas insalvables ni hemorroides.


que le pasa a tu intestino cuando tienes sexo anal 5


El recto, volviendo a uno de los puntos principales, podríamos decir que se encuentra “sucio”; sin embargo, en él no hay tantos residuos fecales como pensamos. Al tener un pene o un juguete sexual dentro sentirás ganas de defecar, la estimulación en esa zona te alertará como cuando necesitas ir al baño, pero es muy normal y nada se saldrá de control. Relájate. Si es posible sostener esa sensación por unos cuantos minutos, desaparecerá tarde o temprano.


-

Nota: No te confundas y quieras meter en otro orificio ese juguete o pene que usaste durante el sexo anal sin lavarlo previamente. 


que le pasa a tu intestino cuando tienes sexo anal 6


Como verás, ni a tu ano ni a tu recto le suceden demasiadas cosas. Ni hay una transformación ni hay un rechazo por tu cuerpo al sentir algo en esas zonas. Tu recto se comporta de lo más normal —si acaso responderá como si necesitaras ir al baño— y tu ano seguirá con su vida después de hacerlo. No hacen falta enemas ni prácticas extremas. Tu cuerpo sabe qué hacer. Sólo falta que tú te animes.


Eduardo Limón

Eduardo Limón


Editor de Fotografía y Moda
  COMENTARIOS