INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

Qué piensa un hombre cuando está teniendo sexo, según 20 testimonios

8 de agosto de 2018

Eduardo Limón

¿Dejé la estufa prendida?, ¿cerré bien la puerta?, ¿Foucault era psicólogo o filósofo? ¿qué pasará con el TLCAN?... ¡Los hombres nos preguntamos muchas cosas durante el sexo, gente!

Sobre la cabeza de un hombre se postran todo tipo de albures y doble-sentidos. Especialmente si ésta sale a relucir en una discusión que gire en torno al sexo. 


Que los hombres no reflexionamos ante un calentón, que nos dejamos llevar por nuestra supuesta animalidad, que pensamos con otros órganos que no necesariamente son el cerebro, y demás vicisitudes que el español y el ingenio latinoamericano nos permiten decir al respecto de la presunta esclavitud que sufrimos a costa de nuestros penes, son sólo algunos de los juicios más comunes para resumir: «cuando ellos fornican no piensan». Y nada más falso. Los tipos pensamos. Igual que para cualquier otra persona, puede que un «¿Dejé la ventana abierta?» se cruce por nuestra cabeza en el momento menos indicado o más erótico del día. Que la introspección llegue durante una noche de pasión sin brío.



Los seres humanos al tener una relación sexual podemos estar ejecutando decenas y decenas de ideas. Es común. Por un lado, el cerebro trata de concentrarse en el placer, en la euforia de estar con alguien; por otro, se planean actos seguidos o se ensanchan las fantasías más kinky de nuestras vidas; en otra dirección, los pendientes y las preocupaciones cotidianas nunca dejan de sonar como alarma contra incendios. Todos lo hemos experimentado. Pero la curiosidad y la buena intención de reivindicar al género o explicarle a otros hombres que no, no son los únicos que hacen su lista del súper mientras tienen sexo, nos hizo recabar la siguiente información.


-


Esto es lo que han pensado 12 hombres mientras buscan el placer:


«Pienso demasiado en mi novia. En por qué me gustó tanto desde un inicio… ¡y obvio estoy haciéndolo con ella!». –Julio, 29 años y su novia se siente halagada por esta confesión, aunque reclama sobre el día en que “alguien” podría pedirle matrimonio.



-


«Pongo atención al detalle de lo que estoy sintiendo. A cada una de esas sensaciones las pienso muchísimo, pero no necesariamente les doy una palabra. Recapacito mucho en lo bien que se sintió tal o cual cosa y busco que se repita». –Ricardo, 22 años.



-


«Porno. Recuerdo escenas de porno y empiezo un dirty talk que a veces no para». –Víctor, 27 años.



-


«En ocasiones, de verdad muy de vez en cuando, imagino a mi maestra de inglés de la secundaria. Cuando eso pasa, incluso termino más rápido». –Carlos, 21 años y habla de su “secu” como un evento de hace siglos.



-


«Sin importar si estoy teniendo sexo con una chica o un chico, pienso en hijos. No porque deseé tener uno ahora, no porque no use condón, no porque rehuya a la idea… Simplemente me imagino en un futuro con hijos». –Ernesto, 30 años.



-


«En ocasiones, para ayudarme, imagino que mi novia se detiene, abre la puerta e invita a pasar a su mejor amiga para seguirnos el juego. ¡Después todo es más fácil!». –Juan Carlos, 20 años y, evidentemente, debería dejar de ver tanta pornografía.



-


«Por mucho tiempo pensé durante el sexo en mi primera novia. Nunca la superé, creo». –Óscar, 28 años y todos deberíamos mandarle un abrazo. Te queremos, dude.



-


«A veces, cuando me acuesto con un tipo que me da la impresión de ser un completo machito o que tiene miedo de que lo vean conmigo, recuerdo a los tipos que me molestaban en la secundaria por ser gay. Y no lo hago con enojo. Al contrario, me da risa y sigo felizmente en mi asunto». –Horacio, 28 años.



-


«Siempre recuerdo durante el sexo todo eso que se me olvidó durante el día. Canciones, tareas, nombres… ¡Todo! Es muy bueno para mi memoria, al parecer». –Roberto, 22 años y ya considera que el sexo es terapéutico.



-


«Generalmente pienso en lo cansado que estoy y lo rico que voy a dormir cuando acabe». –Sergio, 25 años, se dedica a su primer trabajo y ya se porta como un total anciano.



-


«¿Esto se sentirá bien? Seguro sí… su cara luce convencida. ¿Terminaré antes que ella? ¿Le preguntaré qué está sintiendo? Dios, es muy guapa. Dios, estoy cogiendo. Dios, esto es muy bueno. ¿Nos llamaremos de nuevo? ¿Querrá llamarme? No seas intenso, Daniel… Concéntrate en el ahora. ¡Mañana tengo examen! Es tarde. Moveré mi pierna hacia acá, ya me cansé. ¿Debería comer más plátanos? ¿Hoy comí?». – Daniel, 25 años y es todo un neurótico. Estudia su maestría.



-


«Intento pensar en mis materias de la escuela (mis tareas) y en el gimnasio. Me preocupa venirme muy rápido, entonces busco con qué distraerme». –No revelaremos su nombre. Simplemente le llamaremos: “El cliché”.



-


Sabemos que no son los pensamientos más profundos del mundo, pero ¡vamos! ¿Quién recita a T.S. Eliot o rememora las palabras de Marx mientras tiene sexo? De lo que se trata aquí es demostrar que cualquier ser humano, por muy concentrado que se vea en esos momentos, puede ver pasar en su cabeza muy distintas cosas. Agradecemos absolutamente a todos los que participaron en esta encuesta y a quienes leen sus respuestas. También agradecemos que hayan aceptado revelar sus nombres, aprovechando claramente que son los más genéricos del universo.

TAGS: Sexo Sexualidad Hombres
REFERENCIAS:

Eduardo Limón


Editor de Moda

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

Brutally Honest: 10 "Closer" Quotes For Those Who Stopped Believing in Love Prendas básicas que debes tener después de los 20 El pan perfecto existe, se llama Manteconcha y es 100% mexicano Mujer se hizo aborto con una rama de perejil y pierde la vida Beer Factory llega a Toks y cadenas hoteleras con su famosa cerveza artesanal 10 prendas que toda mujer petite necesita en su clóset

  TE RECOMENDAMOS