Por qué nos seguimos haciendo daño aunque nos amemos con el alma

Por qué nos seguimos haciendo daño aunque nos amemos con el alma

Por: Kate Nateras -

¿Por qué no le ponemos fin a esta guerra y nos volvemos a besar con toda la pasión que todavía nos tenemos?

Hemos caído en una juego de poderes, hemos entrado a un túnel oscuro que parece no tener fin, uno en el que peleamos por ver quién se queda con la luz, quién puede salir más rápido de allí, o quién es más fuerte para sobrevivir dentro. Estamos irritables, nos cansamos del otro, incluso, hay días en los que nos odiamos y nos odiamos fuerte. Sin embargo, hay otros en los que nos acostamos en ese túnel, nos abrazamos y nos repetimos mil y un veces que lo vamos a lograr, que lograremos salir de ahí los dos juntos porque nuestro amor es más brillante que todo. Hay días en los que nos tomamos de las manos y nos protegemos, nos cuidamos y nos procuramos, nos damos un montón de besos y nos convencemos de que todo saldrá bien. De que vamos a estar bien. Entonces, ¿por qué nos estamos lastimando aunque nos amemos profundamente?

Relacionadolecciones-de-amor-que-aprendimos-de-homero-y-morticia7 lecciones de amor que aprendimos de Homero y Morticia

Por qué nos seguimos haciendo daño aunque nos amemos con el alma 1

Recuerdo los días en los que éramos uno solo, una sola alma en dos cuerpos que, cuando se unían, el amor los hacía a ellos. Éramos fuertes e invencibles, hoy a veces lo dudamos, y no porque no nos amemos, sino porque empezamos a hacernos daño. Porque te diste cuenta de que mi personalidad no te gustaba del todo e intentabas hacerme a la tuya; porque me di cuenta de que no me gustaban las condiciones que ponías –inconsciente– para que yo estuviera a tu lado. Porque dudamos si de verdad teníamos que estar juntos a pesar de todo el amor que aún nos tenemos.

Por qué nos seguimos haciendo daño aunque nos amemos con el alma 2

Después de tantos días de sol parece que la tormenta nos agarró; después de tantas noches de risas, nos alcanzaron las noches de peleas. Después de besos dulces, nos dominaron los besos amargos, las palabras necias, las inconformidades y el exceso de fastidio. Después de mensajes largos, atacó la indiferencia y los pocos te amos en el transcurso de las tardes. Del otro lado del teléfono había una voz fría y tímida, una plática ambigua. ¿Qué sucede cuando te das cuenta de que el amor de tu vida se está yendo frente a tus ojos?, ¿qué pasa cuando el amor es tan fuerte, pero el dolor es todavía más?

Relacionadopor-que-una-mujer-rota-puede-ser-el-amor-de-tu-vidaRazones por las que una mujer que estuvo rota puede ser el amor de tu vida

Por qué nos seguimos haciendo daño aunque nos amemos con el alma 3

¿Por qué nos seguimos lastimando, amor, si aún nos amamos?, ¿por qué no le ponemos fin a esta guerra y nos volvemos a besar con toda la pasión que todavía nos tenemos? Estamos atravesando por una etapa complicada, es cierto, quizá necesitemos darnos espacio, darnos tiempo… libertad. Volar, hacer otras cosas, dedicarnos tiempo a nosotros mismos por separado, crecer. 

Relacionadopor-que-no-puedes-serle-infiel-al-amor-de-tu-vidaLa brutal razón por la que no puedes engañar al amor de tu vida sin sentir culpa

Por qué nos seguimos haciendo daño aunque nos amemos con el alma 4

No es una prueba a nuestro amor, es a nosotros mismos. Demostrarnos que podemos solucionarlo, que podemos madurar para que, la fuerza de nuestro sentimiento nos vuelva a juntar. Al menos si eso es lo que quiere. Tomemos un respiro, un respiro de las peleas de todos los días, de la indiferencia y del peligro que corremos, y si después de éste, si en el destino está escrito y nuestro amor es tan grande como sabemos que es, entonces, así, nos volveremos a juntar. La fuerza de nuestro amor nos volverá a juntar, pero antes, cariño, dejemos de hacernos daño.

VER MÁS:
La diferencia que debes entender entre el amor de tu vida y tu alma gemela.
Cómo reconocer al amor de tu vida y no confundirlo con lo pasajero.
10 señales que prueban que encontraste al amor de tu vida.

Referencias: