INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

Razones por las que viajar a Yucatán hará que quieras regresar una y otra vez

22 de junio de 2018

Ana Preciado

¿Qué tiene Yucatán que te propicia una imperiosa necesidad de regresar?

De acuerdo a lo publicado por la Organización Mundial del Turismo (OMT), México se ha posicionado dentro de los primeros 10 países con más visitantes al año, lo que demuestra que pese a cualquier ensordecedor escándalo o problema, los extranjeros constantemente encontrarán razones para venir a conocerlo.


Ya sea por sus riquezas patrimoniales culturales o naturales, su gastronomía o su gentilicio, México posee ese perpetuo "no sé qué, que qué se yo", lo cual lo hace irresistible ante cualquier ávido viajero. Dentro de este fascinante país se encuentra Yucatán, un renombrado estado conocido por su pacífico estilo de vida, como también por su sinfín de rincones para quedar boquiabierto.


El embeleso puede surgir por mil un razones; quizá la primera de todas es por los cuantiosos recuerdos tangibles dejados por la civilización maya en sus zonas arqueológicas tales como Chichen Itzá, Mayapán, Ek Balam, Uxmal y todas las pertenecientes al conglomerado de la Ruta Puuc, además de muchas otras más.



También podría ser por las coloridas ciudades coloniales tan repletas de historia como también de sitios de interés para recorrer; algunas de estas son Mérida, la capital del estado, con su vetusta catedral y sus sofocantes pasadizos; la Plaza Grande, junto a ésta se encuentran sus icónicas "sillas confidentes" —también desperdigadas en la mayoría de los pueblos del estado—, donde los amigos, amantes o conocidos se sientan de frente; incluso en sus diversos museos se puede pasar la tarde aprendiendo un poco más sobre la cultura maya, yucateca o mexicana. Otras ciudades de interés para los viajeros son la fosforescente Izamal, la pintoresca Valladolid, la pequeña Ciudad de los Zapatos o Ticul, Motul con sus representativos huevos motuleños para degustar, Maní, Tekax, etcétera.


Otra de las razones por la cual se puede ceder al embrujo de Yucatán es por la aventura que te ofrece: las intrincadas grutas y cavernas, las cuales garantizan manchones de lodo en toda tu ropa; este desafío nos incita a remojarnos en cualquiera de las diversas opciones de cenotes, sitios tan mágicos como lo cristalino de sus aguas sugieren. Otra alternativa serían las playas que circuncidan al estado, con seguridad encontrarás algún escondrijo natural para sumergirte.


Por otro lado, la gastronomía es un punto que no se me permite omitir: los jugosos tacos y tortas de cochinita pibil y lechón, el poc chuc con su brillante cebolla morada adornando la carne, los kibis, los panuchos y salbutes, el but negro, los codzitos, el queso negro, el mucbipollo —ojo, esto se come tradicionalmente en fechas del Hanal Pixán o el Día de Muertos en Yucatán—, la sopa de lima, los papadzules, todo esto acompañado de una refrescante agua de chaya o lima, y rematar el festín con una marquesita o un dulce de ciricote. En fin, una lista la cual llevaría un libro completo en terminar. En definitiva, la cocina yucateca y muchas veces su forma de preparación es un arte admirado por la gran mayoría de los locales y sus encandilados visitantes.



Si a pesar de leer este escrito, aún no consideras sea motivo suficiente para sucumbir ante los encantos de Yucatán, quizá la calidez del yucateco sea la cereza del pastel para planear tu estancia. Es claro no se puede generalizar y afirmar la amabilidad de todos los locales, pero es verdad que el yucateco se distingue por ser un magnífico anfitrión, y si llegas a visitar el estado. pero al final del viaje ningún sitio ha marcado tu visita, al menos algún amable ciudadano puede que lo haga.


Y sí, se podrían nombrar mil y un razones por las cuales este enigmático estado te deja con ganas de seguir conociendo, pero dejaré que descubras el resto por tu cuenta, ya que, al final, como podrás notar, las razones para visitar Yucatán, sobran.



**


Si eres un viajero empedernido, entonces estas 12 lecciones que aprendimos de Anthony Bourdain para comer, viajar y tomar riesgos te interesará.


TAGS: Destinos Ecoturismo viajes
REFERENCIAS:

Ana Preciado


Colaborador

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

Sheffield Mayor Declared July 13th as 'Mexico Solidarity Day' In Response To Trump's Visit To The UK Diego Boneta, el antes y el después: de niño RBD a Luis Miguel en 15 fotografías 15 cosas que solo hace un hombre sin experiencia en el sexo Cuento para aprender a soltar las cosas del pasado Cómo se oyen las voces que escuchan las personas con esquizofrenia Por qué la manera en que consumimos series de TV ha cambiado por completo

  TE RECOMENDAMOS