NOTICIAS ARTE FOTOGRAFÍA CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

Razones por las que el miedo te puede llevar a tener las mejores experiencias de tu vida

18 de enero de 2018

Raquel Origel Puertas

Dicen que "valiente no es el que no siente miedo, sino el que aún temiendo, se enfrenta".



¿Cómo no vivir con miedo? Somos tan vulnerables que no nos damos cuenta de que lo somos. Somos sensibles, especulamos, somos pedacitos de creencias, sumas de experiencias; finalmente, somos tan humanos. ¿Cómo no vivir con miedo? Si no hablamos, si no decimos lo que pensamos por terror a herir al otro; porque tal vez las palabras que decido que son pertinentes para un momento en un lugar específico, para ti son justo las palabras y las acciones que más te hieren. A veces, ansiamos tanto cubrir las expectativas de las personas —definitivamente no queremos que piensen que somos quien no somos, ni que se alejen porque creyeron que éramos diferentes—, que nos aterramos.

 

¿Y cómo no vivir con miedo? Si queremos lograr tanto en tan poco tiempo; si soñamos cosas todos los días, nos planteamos objetivos una y otra y otra vez buscando ser mejores, alcanzar nuestros sueños, compartirlos con quienes amamos. ¿Cómo no tener miedo si todo lo que queremos lograr depende 100 % de nosotros mismos? Todos sentimos un sinfín de emociones: serenidad, alegría, éxtasis, admiración, confianza, amor, optimismo, sumisión, temor, miedo, terror, temor, susto, asombro, sorpresa, decepción, melancolía, tristeza, pena, tedio, odio, aversión, furia, ira, enfado, desprecio, remordimiento, alevosía, interés. Y procuramos siempre estar en el centro, con la mente fría decidir y actuar responsablemente, ¿pero cómo no tener miedo cuando tantos sentimientos navegan en nuestro interior?

 




Por supuesto, lo anterior es inherente a todo ser humano, somos mucho más que alegría. Somos un abanico de posibilidades que pueden llevarnos a cualquier lado. Pareciera que la respuesta para enfrentar cada emoción es sencilla, pero en realidad se trata de muchos años de trabajo personal, de conocerte, de conocer a los que te rodean, de actuar con base en tus convicciones, de soñar alto, de tener claro a quiénes quieres en tu vida y qué cosas puedes y quieres permitir o qué cosas serás incapaz de tolerar.

 

Parece fácil, pero de pronto se presentarán cosas que se saldrán de tus manos, de tu saber, de las posibilidades que te has planteado. Ahí es cuando todo se pone más interesante, pues debes decidir según tus valores. También parece fácil permanecer en el centro, no dejar al miedo, al ego, al enojo —o incluso a la pasión— apoderarse de tu mente. Seguro habrán momentos para llorar, pero también momentos para reír. Respeta y atesora esos momentos porque son los que te hacen crecer y aprender más.

 




Voltea hacia el pasado, pero sólo para mirar y revisar lo que fuiste. Observa tu vida justo hace un año, seguro hay tantas cosas que han cambiado. No hace falta una vida entera para darse cuenta en qué puntos el miedo te impide hacer lo que quieres, no hace falta una vida entera para sacar de tu vida a gente que no aporta valor, no hace falta una vida entera para corregir lo que haces que te lastima, que te hace daño o que lastima a los demás. Tampoco hace falta una vida entera para soltar los miedos. Aunque habrá muchos momentos en los que el miedo no te deje hacer, pensar, decir o incluso sentir; pero enfócate en que ese miedo depende de ti y tú decidirás qué hacer con él.

 

Dicen que "valiente no es el que no siente miedo, sino el que aún temiendo, se enfrenta". Ten miedo, eso te va a mover hacia muchas cosas, cosas mejores; a hacer, decir, conocer. Con el paso de los años, verás que el miedo te orilló a hacer muchas cosas, aprende de ello. Pero sé valiente, enfréntalo, vale la pena porque sólo así podrás crecer. ¿Cómo no vivir con miedo si ese miedo es el que te va a llevar a ser valiente y tener las mejores experiencias de mi vida?





**


El rechazo es algo por lo que todo el mundo pasa en algún momento de su vida, no depende sólo de una cuestión física o de actitud; vamos, ni siquiera depende de ti. Es por ello que resulta imperioso comprender que cada quien siente afinidad hacia un tipo de personalidad distinta y que, aunque sea un poco difícil de aceptar, esa es la razón por la que el mundo es un lugar más emocionante.



TAGS: Psicología Herramientas Consejos
REFERENCIAS: Eternos Curiosos

Raquel Origel Puertas


Colaborador

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

Cómo sería tu horóscopo según 'Orange is the New Black' 16 ilustraciones de Emanuela Bartolotti sobre lo que una mujer imagina cada vez que se masturba Obras de Juan José Martín para imaginar un mundo sin fronteras Bandas de ska japonesas que son mejores que cualquiera de Latinoamérica La fe vs. la razón: la delgada línea entre el conocimiento y las creencias Ruso blanco: un vodka con toque oriental

  TE RECOMENDAMOS