Razones por las que la rutina es lo mejor que le puede pasar a tu relación
Estilo de vida

Razones por las que la rutina es lo mejor que le puede pasar a tu relación

Avatar of Eduardo Limón

Por: Eduardo Limón

26 de julio, 2016

Estilo de vida Razones por las que la rutina es lo mejor que le puede pasar a tu relación
Avatar of Eduardo Limón

Por: Eduardo Limón

26 de julio, 2016



No caer en la rutina es el mantra de cualquier relación. ¿Pero acaso es algo tan malo de experimentar con la pareja? Recuerdo que al inicio de todo esto, odiábamos la idea de que caer en la cotidianidad, que la monotonía nos aplastara con sus sucias y terribles extremidades de lo ordinario; sin embargo, con el tiempo, hemos apreciado un poco las salidas repetitivas o las costumbres bien arraigadas como un pequeño gusto por la tradición. En vez de demonizarlas como una presencia despreciable de la aburrición, se han vuelto parte de la seguridad, de la constancia que fundamenta por qué decidimos estar juntos.

rutina de pareja pareja playa

“Hubo días en que nos juramos hacer cosas diferentes, en que fallecíamos ante la posibilidad de convertirnos en un 'matrimonio viejo'; no obstante, todo eso se desvaneció también al percatarnos de que las vivencias realmente nuevas se dan sin previo aviso”.

No puedo negar que gracias a ella han habido discusiones. Peleas incluso. Pero después las analizamos con detenimiento y nos hemos dado cuenta de que es más grande la impotencia de no poder vernos por horarios de trabajo, compromisos laborales, mala organización de nuestras tareas y la angustiante necesidad de compartir momentos juntos sin saber cómo solucionarlo, que el ser repetitivos en sí. Los problemas no se han debido a la invariabilidad, sino a la inconstancia. Una vez aclarado eso, todo vuelve a la normalidad; caminar de la mano con un helado de por medio se convierte en el mejor de los planes, aunque sea la misma cita desde el día uno.

rutina de pareja cama


Hubo días en que nos juramos hacer cosas diferentes, en que fallecíamos ante la posibilidad de convertirnos en un “matrimonio viejo”; no obstante, todo eso se desvaneció también al percatarnos de que las vivencias realmente nuevas se dan sin previo aviso, ocurren en el transcurso de nuestros días usuales y conocidos. Ir al cine, quedarnos a ver películas en casa, salir a comer, tomar una cerveza... se convirtieron en parte de un ritual muy bien cimentado. Una perseverancia que, contrario a causar dolor, nos hizo comprender la magnitud de nuestro vínculo y entendimiento.

¿Las razones para que amemos tanto la rutina?

Simples. Tu pareja…



… te incluye en sus planes

rutina de pareja planes


Así sea lavar ropa, ver Netflix hasta morir o hacer el súper, no hay problema. Ambos saben que la emoción se alcanza mejor juntos, así sea en tareas tan cotidianas y domésticas. También existe la posibilidad de que haya una cena de trabajo y eso no coarta los deseos de estar juntos, pues es preferible aburrirse juntos que estar lejos del otro.



… ya no te hace preguntas obvias

rutina de pareja preguntas obvias


Ha compartido tantas veces contigo lo mundano y simple, que en el bar ordena sin problemas tu cerveza favorita y la botana que gustan compartir. Lo mismo sucede con la ropa o el cine, sabe perfectamente qué conseguirte para esa fiesta de improviso y qué boletos comprar para no padecer dos horas en el cine.



… hace planes sólo contigo

rutina de pareja planes solo contigo


Desde pequeños viajes a algún pueblo cercano hasta cocinar en una tarde de domingo sin mucho qué hacer, nunca te dejará a solas. Por más tedioso que a veces parezca, reconoce que ya no están en una relación nueva que necesita de la sorpresa a cada instante y no teme mostrarse como un ser humano a quien se le acaban las ideas; sin embargo, sabe que ese factor se debe procurar y también alimenta esa parte de la relación tomándose su debido tiempo.



… se esfuerza por demostrar sus sentimientos

rutina de pareja sentimientos


Esto ha tomado tiempo y pocas cosas lo derrumbarán. Ya no estamos en esos primeros meses en los que las apariencias preponderaban a cada instante; lentamente, la confianza y la sinceridad se han fomentado y si algo no le parece, lo demuestra sabiendo que harás algo al respecto. Aunque eso se reduzca a un beso en la frente, comparte sus alegrías y enojos con tranquilidad, con la certidumbre de que lo harás de igual forma.



… intenta caerle bien a tu familia

rutina de pareja familia


Y lo consigue. Tiene perfectamente marcado en una libreta los momentos en que te han defraudado, hecho sentir mal, dejado con un mal sabor de boca y lastimado, pero no puede renunciar a un hecho ineludible: son tus parientes y se ha sumado a ese núcleo. Entonces trata de llevar las cosas en paz e incluso se ha vuelto réferi de las discusiones sin ningún pesar o reclamo.



… pone empeño al salir con tus amigos

rutina de pareja amigos


No por obligación, sino porque esos seres pesados, incomprensibles y escandalosos son como tus hermanos y nada ni nadie podrá separarlos. Es más, incluso eso le motiva a convivir con mayor frecuencia. Entiende que están allí en los momentos felices, difíciles y en que más los necesitas, por eso hasta llega a apreciarlos como ese grupo que te cuida, respeta y molesta sin igual.



… te sigue a cualquier lugar aunque odie la simple idea

rutina de pareja lugares


Porque, seamos sinceros, no aman absolutamente todas las cosas. Pueden sobrellevar algunos gustos fílmicos o musicales, pero los toleran con frecuencia; se apoyan mutuamente. Quizá eso conlleve pizzas que no le gustan, cine de culto que simplemente no soporta, pero eso no le detiene en hacer lo que tú quieres. Claro, así sucede también de tu parte.



… tiene un lugar favorito contigo

rutina de pareja lugar favorito


Y nada lo podrá cambiar. Esa sensación de estar en el restaurante de siempre, caminando por la avenida en que han andado tantas ocasiones, tomando ese café que atestiguó el día en que se tomaron por primera vez la mano y el jardín en que repetidas veces se sentaron a platicar, no podrá ser igualada con nada. Ésta es una de las cotidianidades más deliciosas que pueden encontrar juntos.


-

Esa teoría de que a los cuatro años de relación el amor desparece o que a los tres meses la inventiva se agota, es completamente mentira; hay tiempo para todo y las sorpresas se dan poco a poco, sin presionar ni ser demasiado exigentes. La rutina no es mala porque fortalece los intereses mutuos, los hábitos compartidos, el sexo íntimo y otros aspectos que se relacionan directamente con la comunicación y la franqueza. Para leer un poco más al respecto y posiciones encontradas con esta idea, lee El libro que te enseña que el desamor sólo puede combatirse con rutina y el Manual para principiantes sobre cómo evitar la rutina sexual.







Referencias: