INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

5 razones por las que tener sexo con los pies es algo normal

23 de noviembre de 2017

Diana Garrido

Estimular los pies con algún objeto o con las manos nos provoca sensaciones placenteras de manera inmediata, ¿lo sabías?



La gama de fetiches es tan amplia que es difícil elegir uno. A decir verdad, no se escogen como tal. Un día pruebas la hierofilia y te gusta sentirte estimulado por figuras de la Virgen o de Jesucristo, y al otro quizás alguien te muestra lo que es la arachibutyrofilia y de pronto te ves en el supermercado comprando algunos frascos de mantequilla de maní. Así llegan los fetiches a nuestras vidas...


Uno de los más comunes es la atracción por los pies; no basta con ver un pie para excitarse, es un proceso mucho más profundo e intenso.


Un amante de esta parte del cuerpo o podólfilo, busca un pie que le haga sentir algo mucho más que atracción visual. Debe verlo, sentirse atraído por él y posteriormente ataca como si fuese un panecillo listo para comer. Lo toca, lo acaricia, le da besos, lo lame y de pronto la libido sube sin pensarlo. Pero la fascinación por los pies es mucho más intensa que eso, de hecho, es una forma de protegerse de enfermedades y también es una manera de tener un excesivo placer.



Según Sigmund Freud, este fetichismo viene más de una relación del infante con su mamá. Cuando un pequeño vive muy apegado a su madre, suele sujetar su pierna y lo que verá con más frecuencia es el pie. El niño, sin ser realmente consciente de aquello que diferencia sexualmente a los hombres de las mujeres, al crecer relacionará los pies con el primer elemento sexual, por lo que de ahí derivaría el fetichismo hacia las extremidades inferiores. Sin embargo, dejando de lado —aunque no del todo— el psicoanálisis de Freud, tendremos como resultado una evolución histórica que le dio vida al fetichismo de pies o podofilia como tal.



-

La historia tiene la culpa de tu amor por los pies


En al antigüedad hubo una epidemia en Europa; no se sabe exactamente si era una especie de herpes, pero sí era muy cercana a un salpullido en los genitales, misma que se transmitía de cuerpo a cuerpo en cada contacto sexual, por lo que tuvieron que hallar nuevas maneras de satisfacer el deseo sexual. Así encontraron rápidamente que los pies eran tan placenteros como los propios genitales.



-

Terminaciones nerviosas


El neurólogo Vilayanur S. Ramachandran asegura que los pies y los genitales ocupan las mismas áreas en el córtex somático-sensorial, por lo que hay un vínculo entre ambas partes del cuerpo. Entonces, al estimular los pies con algún objeto o con las manos se producen sensaciones placenteras que se detectan principalmente en los genitales. Sin embargo, extrañamente, si la estimulación se presenta desde los órganos sexuales no hay recepción en los pies.



-

"El miembro fantasma"


El doctor Ramachandran estudiaba las disfunciones cerebrales que le dan origen al síndrome del miembro fantasma, es decir, cuando alguien que fue amputado de alguna de sus extremidades sigue sintiendo dolor en el lugar. En este caso, muchas personas que no tenían alguna extremidad sentían, inclusive, orgasmos en esas partes faltantes; por lo que el neurólogo realizó una investigación en la que determinó la conexión de los nervios.



-

La podofilia se presenta principalmente en hombres


Esto debido a que es mucho más sencillo que un hombre reciba más placer en el miembro, mientras que por la estructura biológica de las mujeres, es un poco más difícil. Se asocia también a que de niños son ellos más apegados a sus madres y la teoría de Freud sobre ver primero el pie de la mamá y asociarlo con la sexualidad y el erotismo sale a relucir.



-

Este fetiche se asocia con el pudor


Se ha dicho que son tan secretos como los senos o los genitales y por ello, causan curiosidad. El mostrarlos podría significar una especie de placer, mismo que se termina de completar cuando se tiene contacto con ellos, por ejemplo, cuando estos estimulan el pene o cuando son lamidos por la pareja.



-

Formas de usar los pies con fines sexuales




-

La podofilia es uno de los fetiches más recurrentes, no obstante, es también uno de los más criticados por ser "raro". No es que sea extraño o anormal, es simplemente un tema complejo que tiene más causas de las que pareciera ya que todo lo anterior son posibles motivos del fetichismo con los pies. La razón principal por la que es tan popular este tipo de fetiche es porque resulta mucho más placentero que otros, se estimulan partes que no conocías y, a decir verdad, es mucho más seguro que otras prácticas sexuales. ¿Tú la practicas?


**

Conoce los fetiches, perversiones y sudor del erotismo en estas ilustraciones y conoce, dicho sea de paso, las fantasías más recurrentes de las mujeres y que pocas se atreven a decir.


TAGS: Sexo Sexualidad Fetichismo
REFERENCIAS: Live Science Your Tango Belelu

Diana Garrido


Articulista

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

Colores de cabello que te hacen ver mayor Trucos de maquillaje si tienes párpados caídos Fotografías de John Moore de la migración en la frontera entre Estados Unidos y México 8 pasos para identificar si eres egoísta durante el sexo Fotografías de Omar Martínez Noyola de cómo viven los haitianos en Tijuana Las 10 ciudades con más infieles en México

  TE RECOMENDAMOS