PUBLICIDAD

ESTILO DE VIDA

Razones por las que viajar en transporte público en México siendo mujer puede ser una pesadilla

Todas las que usen el transporte público de esta ciudad entenderán de qué hablamos.

Me frustra cómo debemos cuidarnos en extremo las mujeres mexicanas a la hora de utilizar el transporte público, principalmente en la CDMX y en el EDOMEX, lugares donde la delincuencia siempre está presente.

Sé que tanto hombres como mujeres corremos el riesgo de que nos asalten con violencia en los camiones, las combis o el metro, pero este texto no va dirigido hacia ese punto, ya que existen ciertas situaciones con las que solo una mujer se va a identificar.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

El acoso sexual en el transporte

Desde que empecé a utilizar el transporte sola cuando entré a la prepa, mi mamá me dio varios consejos, y dos se me quedaron muy grabados: evita llevar falda corta y nunca te quedes sola en la combi.

Aunque en el momento me parecieron un tanto extraños, conforme me fui adaptando al rush de todos los días, me di cuenta de los peligros a los que estábamos expuestas en el transporte público.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Ya perdí la cuenta de las veces que en plena época de calor insoportable cuando lo único que quieres es llevar ropa fresca, es decir vestidos, faldas o tops, los choferes de las combis o los autobuses me lanzan miradas acosadoras en cuanto les hago la parada y me subo.

No se diga de los mirones que van como pasajeros, que parece no pueden quedarse callados (nadie quiere sus asquerosas frases de acoso disfrazadas de piropo) y dejar de asombrarse por ver el cuerpo femenino descubierto con el único objetivo de no pasar calor.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Es desgastante tener que levantarte todos los días y pensar en un outfit que no sea “demasiado corto” o “revelador” para que sufras menos acoso, porque siempre está presente así traigas un enorme abrigo que te cubra de pies a cabeza.

Conforme fui creciendo, aprendí que por más injusto, machista y violento que parezca, llevar cierta ropa en el transporte es demasiado incómodo. Existen muchas valientes que se tragan el coraje de las miradas obsenas o les responden a los hombres que acosan, pero jamás he podido.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Quedarte sola en la combi

El segundo consejo de mi mamá me ha acompañado por años, incluso se afianzó al ver las noticias de feminicidios que ocurrieron en el Estado de México cuando en algunos casos adolescentes y mujeres adultas se quedaron solas en la combi con el chofer y este las asesinó.

Me aterraba pensar lo expuestas que estamos a esta violencia de camino a casa al quedarnos solas con un hombre desconocido. Por eso, antes de abordar una combi o camión, siempre me aseguro que vayan más personas.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

En una ocasión, cuando estaba a cinco minutos de llegar a mi casa, la combi se quedó vacía una esquina antes de que yo me bajara, empecé a ponerme nerviosa y me bajé antes, ya que el chofer comenzó a hacerme comentarios inapropiados que me asustaron bastante.

Después de esta experiencia y siguiendo los consejos de las mujeres que me rodean, siempre me aseguro que el camión al que me voy a subir vaya con gente, más si es en la noche. Si empiezo a ver que me voy a terminar quedando sola, prefiero bajarme y caminar, que quedarme expuesta.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

No tendríamos que tomar estas medidas, pero tener miedo a ser acosadas, violadas o asesinadas es el pan de cada día.

El vagón mixto

Agradezco infinitamente la existencia del vagón exclusivo, aunque creo que no debería de existir ya que los hombres tendrían que respetarnos, pero eso no sucede en este país.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

A pesar de que a veces he presenciado peleas entre otras mujeres, prefiero mil veces eso, a ir aguantando el acoso.

En varias ocasiones que ya se me hacía tarde y llegaba corriendo cuando el metro ya se iba, tuve que meterme al vagón mixto y puedo decir que en hora pico es una experiencia horrible.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Tanto a mí como a mis amigas, nos ha pasado de todo: desde el hombre que te va diciendo frases asquerosas, hasta el que no te deja de “comer con la mirada” y peor aún, si vas sentada los que te arriman todo o en el caso de ir parada y pegada a otros (porque no hay otra opción), los que eyaculan en la ropa de las mujeres.

Cuidar la hora en la que lo usas

Es desgastante tener que hacer tus planes en función de alcanzar el metro cuando todavía hay gente. Esto se complica si vives en el EDOMEX y debes tomar todavía una combi que te lleve a casa.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Es molesto tener que pedirle a tu papá, hermano, primo, roomie, amigo, novio que vayan por ti a la entrada del metro para que te acompañen a la casa (esto si cuentas con este apoyo), ya que de otra manera te ves en la necesidad de caminar sola por las calles oscuras en donde de nuevo estás expuesta al acoso.

He escuchado decenas de historias de mujeres que al caminar solas porque no les queda de otra, han sido perseguidas por autos, acosadas sexualmente, e incluso en el peor de los casos han sufrido de abuso sexual.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO





Podría interesarte
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD