PUBLICIDAD

ESTILO DE VIDA

Red flags que puedes detectar al mudarte con roomies que no conoces

Si decidiste emprender la aventura de vivir fuera de casa o ya lo hiciste y aún no sabes cómo elegir a tu roomie ideal, checa esta info que te puede ser de utilidad en tu próxima mudanza.

Aceptémoslo, los seres humanos no somos perfectos y cada uno de nosotros crea hábitos y costumbres
durante su vida que con el paso del tiempo sí o sí se lleva a cualquier lugar donde viva, incluso cuando comienza a convivir con otras personas que no conoce o comparten su forma de ser.

Somos diversos y detrás de eso existe todo un arte que al final nos hace aprender, sin embargo, hay quienes de plano no logran encontrar un balance y si se convierten en roomies terminan siendo todo un dolor de cabeza para sus compañeros de departamento, amigos o pareja con la que vive. No queremos decir que son “roomies tóxicos” para no juzgar, ya que evidentemente su compañía para algunas personas puede ser imprescindible, según lo que cada quien busca.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Con esto nos referimos a que, si por ejemplo eres una persona que disfruta de su tranquilidad, privacidad y silencio, es posible que no empates viviendo con alguien que cada día hace fiesta en el departamento o escucha música a altas horas de la madrugada, ¿ o no?

Si es tu caso y quieres detectar algunas “red flags” de roomies que no conoces para no regarla una y otra vez, en primer lugar déjanos decirte que con tu experiencia irás aprendiendo a qué quieres y qué no, sin embargo, es posible que existan patrones o actitudes detonantes que sí pueden ser una señal de alerta como las siguientes. Ojo, recuerda que todo se basa a lo que busques o a tu propia personalidad, así que puedes o no empatar con ello.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

“Red flags” de roomies

1. No se involucra en tareas del hogar

Nunca falta el roomie que siempre pone excusas como “es que nunca estoy”, “no me dio tiempo” o “no me tocaba”, ya sea para limpiar el departamento, tirar la basura, lavar los trastes o comprar lo que hace falta. Ese tipo de roomies no los queremos porque en lugar de aportar, son una carga y terminan por agotar a sus otros compañeros debido a su falta de compromiso.

2. No te avisa si hace fiesta

Ok, las reuniones y fiestas son divertidas, pero si tus roomies nunca te avisan que van a llenar el departamento con personas desconocidas o suelen tener música a altas horas de la noche sin importarles que estás en tu habitación descansando, ¡red flag!, tal vez no es tu sitio ideal.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Recuerda que todo se resuelve hablando y llegando a acuerdos para tener un ambiente balanceado, pero si de plano esto no existe, lamentamos decirte que ahí no es.

3. No respeta los horarios acordados

Cuando se vive bajo el mismo techo con varias personas es evidente que por las actividades de cada quien algunas veces empaten en horarios para usar el baño, la cocina o la lavadora. Lo ideal siempre es platicarlo desde el inicio para no chocar y si aún con eso hay algún roomie que nunca lo respeta, ojo.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

4. Se come tu comida y usa tus cosas sin decirte

La naturaleza del ser humano es compartir, sobre todo cuando se vive con más personas, sin embargo, cada uno de nosotros debe tener límites y sí o sí al compartir con roomies debe hablar sobre “mis cosas son mis cosas” o “ok, toma lo que quieras”. Si en tu caso eres de las personas que prefiere tener sus propios alimentos en el refrigerador y tu roomie no lo respeta y notas que a cada rato te “roba” tus cosas; una de dos, o lo hablas para llegar a un acuerdo (tal vez que reponga lo que tomó) o de plano no es ahí.

5. Tiene hábitos y comportamientos que no empatan contigo

Sonará muy anticuado o “aburrido”, pero hoy en día es muy importante ser muy claro y directo si te vas a mudar con roomies que no conoces. Pregunta todo lo que quieras saber y te interesa (sin pena) como por ejemplo si fuma, bebe, si suele hacer fiestas, etc., porque si esto no sucede, te mudas y a la semana te das cuenta que tenía esos hábitos con los que tú no empatas, tal vez la pasarás mal.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Recuerda que cada uno de estos puntos no define 100% lo que es ser o no un roomie ideal, ya que como te dijimos antes, todo depende de la personalidad de cada una de las personas que viven bajo el mismo techo, así como también los límites que están dispuestos a poner o no.


Podría interesarte
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD