INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

Quién paga la cuenta, cuándo es conveniente tener sexo y otras grandes preguntas sobre la primera cita

5 de enero de 2018

Jazmín Lizárraga

Seguramente han escuchado historias exitosas de sexo en la primera cita, de conocidos por apps profundamente enamorados y de largas relaciones que naufragan.



¿Quién no ha conocido a alguien con quien todo parece ir de maravilla, hasta toparse con las preguntas incómodas: quién debe pagar la cuenta, cortejar o dar el primer paso, cuándo es oportuno tener sexo? Entre las ambigüedades que ha traído nuestra época —con la apertura a la diversidad, la lucha por la equidad de género y las crisis económicas—, en la dinámica de las relaciones sentimentales algunas cosas que pudiera parecer insignificantes para amar se convierten en dilemas cotidianos, e incluso en verdaderos problemas. Al liberarnos —aunque sea parcialmente— de la ideología que colocaba al hombre como cazador activo y a la mujer como pasiva presa, nos quedamos sin un protocolo establecido para la conquista; y ese vacío se ha convertido en todo un tema de debate.

 

Si bien no es posible definir reglas —pues entran en juego muchísimos factores, como las expectativas personales, hablar sobre quién tienen un sueldo más alto y los acuerdos entre cada pareja—, sí podemos poner en consideración aspectos generales que nos ayuden a ver más claramente. Empezando por la primera cita y la llegada de la cuenta. Según estudios, en la mayoría de los casos los hombres están dispuestos a correr con la totalidad de los gastos; pues aunque les agrada la iniciativa de las mujeres para compartir la cuenta, de igual forma suelen rechazar la oferta. De hecho, que una mujer se ofrezca a pagar por todo es comúnmente interpretado como falta de interés de su parte; es decir, si una mujer paga la cuenta probablemente ella no quiera repetir la cita y él sienta culpabilidad.

 




En cuanto al trabajo, en México las mujeres tienen un 20% más horas de trabajo en comparación con los hombres. Esta cifra considera las labores no remuneradas, pues además de integrarse a la vida laboral formal, siguen asumiendo las tareas domésticas en su mayoría. Muchos hombres se resisten a involucrarse en el cuidado del hogar. Sin embargo, en cuestión de sueldos las mujeres siguen percibiendo un 30% menos por el mismo trabajo realizado por un hombre. Hasta aquí podemos decir que a pesar de las batallas por la equidad de género, se mantiene una aceptación de la figura del "macho proveedor", que con sus gestos de protector y caballerosidad —como pagar la cuenta o asumir gran parte de los gastos—, es respondido por los esfuerzos realizados por la "mujer de hogar", encargada de generar un entorno cálido y acogedor.

 

En cuanto al primer encuentro sexual, seguramente han escuchado historias exitosas de sexo en la primera cita, de conocidos por apps profundamente enamorados y de largas relaciones que naufragan. Esto es porque no hay fórmula infalible para garantizar que se ha elegido el momento preciso para tener relaciones sexuales. Probablemente el único camino recomendado en este tema sea la seguridad personal y el acuerdo mutuo y consensual. Que cada quien sepa qué quiere que pase, sin presiones y sin expectativas. Es importante considerar que es un acto que nos deja ser vulnerables, sobre todo después de alguna decepción amorosa. La intimidad nos puede hacer sentir cerca de la pareja y revelar hasta dónde llega la química. Por otra parte, esperar permite crear un lazo de confianza emocional que hace más disfrutable el acto.

 




Según encuestas, el promedio de espera para tener relaciones sexuales es entre una semana y un mes después de la primera cita. Otro dato interesante es cómo hombres y mujeres suelen mentir sobre la cantidad de parejas que han tenido; ellos aumentan y ellas disminuyen la cifra. Esto tiene relación con otra idea muy tradicional sobre la virilidad en el sexo masculino y la devoción del femenino. Además, podemos añadir que de acuerdo a una página de citas, los hombres evaden a las mujeres que hablan mucho o tocan el tema del matrimonio muy pronto, las que visten ropa provocativa o a las que han tenido varias citas. Sin embargo, una foto de perfil adecuada eleva al doble las posibilidades de "hacer match"; sobre todo si se trata de un rostro lindo por encima de un "buen" cuerpo. Por otro lado, las mujeres prestan más atención a los perfiles en los que el hombre declara tener ingresos económicos altos, que son amables y de apariencia casi paternal; de estatura mayor a la suya y con abundante vello. Y rechazan a los que no responden sus preguntas y son vagos en la conversación.




 

Aunque la iniciativa en el cortejo generalmente la toman los hombres, ellos sí esperan una respuesta que confirme el interés mutuo. Por su parte, son más las mujeres que esperan respeto a un "no"; la idea de una férrea insistencia para conquistar es obsoleta, el interés puede manifestarse de muchas formas y hay que ser creativos para saber llegar a la persona de que nos atrae. Pero presionar para conseguir consentimiento o saturar de nuestra presencia funciona más como repelente que seducción.

 

Desde luego, cada pareja es distinta y lo ideal es siempre hablar claramente y con honestidad. El temor de que pierdan interés en nosotros no debe ser motivo para acceder o colocarnos en situaciones que nos incomoden. Lo mejor es hablar y actuar en los términos de la relación que queremos, ya sea tradicional o más igualitaria; sin olvidar que las diferencias siempre forman parte de las relaciones humanas y cuando el interés es auténtico, ceder en ciertos aspectos no debe representar un sacrificio, sino un acto de tolerancia, de que apreciamos y valoramos al otro tal como es.





**


A veces una primera cita no funciona bien y no hay ningún problema, simplemente buscas a otra persona con la que no sea tan incómodo o con la que las cosas fluyan mejor ¿Pero cómo darte cuenta de que no le gustas? Aquí algunas señales.



TAGS: Amor Consejos para amar Relaciones de pareja
REFERENCIAS:

Jazmín Lizárraga


Colaboradora

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

Periodismo gonzo, el estilo de escritura que nació entre el exceso, las drogas y el alcohol Cuento de amor para decir "te amo" por toda la eternidad ¿Qué dice realmente la nueva canción de Paul McCartney "Fuh You"? 6 datos que debes saber acerca de la pastilla del día siguiente El rasgo físico que delata que un hombre es infiel, según la ciencia 6 Reasons That'll Finally Convince You To Learn A Foreign Language

  TE RECOMENDAMOS