La verdad sobre el mito de que tu vagina se puede cerrar por no tener sexo

Una mujer en Japón no tuvo relaciones sexuales en años y los labios de su vagina se sellaron


Seguramente alguna vez en tu vida has escuchado el mito urbano de que se reduce el tamaño de la vagina por falta del sexo, y aunque no existía una razón para creer que esto fuera verdad, acaba de surgir un caso que tiene al mundo completamente paralizado. 


Todo inició cuando una mujer de la tercera edad en Japón acudió al ginecólogo por una molestia vaginal y descubrió que los labios inferiores de su vagina estaban sellados. Así como lo lees, la mujer no lo había notado ya que aunque había presentado molestias, podía orinar sin ningún problema. 


Después de que los doctores la revisaran se descartó que padeciera alguna enfermedad, daños o secuelas por su último parto. Por lo que después de analizar el caso, llegaron a la conclusión que la causa se debía a una larga ausencia de vida sexual. 




Pero, ¿es esto realmente posible?


Es un hecho que una larga sequía sexual afecta a tu estado de ánimo, pero que afecte también físicamente tu zona más íntima, según los expertos este supuesto caso no es del todo cierto.

 

Son varios los estudios los que concluyen que los músculos de la vagina son elásticos, por lo tanto se contraen y vuelven a su forma original después de tener una relación sexual. Así que la sequía no tiene mucho que ver con el tamaño de la zona íntima.


Pero esto no quiere decir que nuestra vagina nunca sufra cambios, en la vida de cualquier mujer hay dos momentos en los que sufre nuestra parte íntima sufre una transformación:



1. Tras el parto


Después de tener un bebé se producen varios cambios en la vagina que después de unos meses y con un trabajo de la musculatura puede volver a la normalidad. Según varios estudios, los músculos vaginales pueden tardar hasta seis meses en volver a su tamaño y forma natural. 





2. En la vejez


Con la edad, el nivel de hormonas disminuye, lo que significa que las paredes vaginales se vuelven menos elásticas y el músculo pierde fuerza. Pero no te preocupes, existen los ejercicios de Kegel que mejoran y ejercitan a los músculos de esta zona. ¿Lo mejor de todo? No importa la edad que se tenga. 



En conclusión, aunque seguiremos al pendiente de más casos como el de la mujer en Japón, queremos que quede claro una cosa: El nivel de tu vida sexual no significa que tienes la vagina grande o chica, ¡así que a disfrutar (o no) sin remordimientos! 


VER TAMBIÉN:

Cosas que no sabías sobre tu vagina

Dudas más comunes sobre la vagina

Qué le pasa a tu vagina después de tener un hijo

5 Señales de que tienes depresión vaginal



Referencias: