INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

Señales de que no estás perdiendo grasa con tu rutina de ejercicio

24 de julio de 2018

Rodrigo Ayala Cárdenas

Tal vez lo único que estás haciendo es perder músculo y no te has dado cuenta.


En tu afán por perder grasa para verte con un cuerpo más esbelto y atlético, es probable que estés cometiendo ciertos errores que te llevan a todo menos a tu propósito inicial. Principalmente la excesiva pérdida de músculo es una de las consecuencias cuando no se tiene el cuidado necesario y se descuidan ciertos aspectos.


Para que un músculo no disminuya al momento en que estás haciendo ejercicio, se debe consumir aproximadamente 0,9 gramos de proteína por cada libra de tu peso, lo cual mantendrá el músculo intacto y reparado después de la actividad física. Cuando esto no ocurre, obviamente la masa muscular se perderá en lugar de eliminar la grasa. Uno de los grandes fundamentos de la dieta y el ejercicio es que debes quemar más calorías al hacer ejercicio que las que ganas al comer. En caso contrario, será complicado que pierdas peso de manera eficaz.



Igualmente vital es el tipo de ejercicio que hagas: debe existir una combinación entre ejercicios de fuerza y cardiovasculares que equilibren la reacción de tu cuerpo y no haya una descompensación. Todo lo anterior debe llevarte a detectar cuando no estás perdiendo grasa con tu rutina de ejercicio y no estás logrando tus objetivos de perder peso.



Tu capacidad de reacción física y mental disminuye


Ya lo decíamos. Al no perder grasa lo más probable es que estés perdiendo músculo, algo que puede tener repercusiones negativas en tu organismo. Recuerda que tu cerebro es un músculo que gasta bastante energía cuando piensa. Si de repente descubres que tu capacidad de reacción física y mental disminuye, es probable que se deba a que tus músculos están débiles.




Pierdes equilibrio


Debido a la pérdida muscular, los niveles de azúcar disminuyen, la presión arterial se altera, y después de una rutina de ejercicio tardas más tiempo en reponer fuerzas. Ello se manifiesta con mareos y un equilibrio físico errático.




Estás agotado


Aparte de lo anterior, la ausencia de músculo se manifiesta en un debilitamiento físico general que te provoca sueño y deseos de no hacer nada. Además la coordinación motriz se ve alterada y te cuesta hacer acciones básicas como caminar o pensar. Tal vez debas revisar si no estás sobreentrenando y por lo tanto cansando a tu músculo en lugar de fortalecerlo.




Tu ropa te sigue quedando igual, sobre todo en el área de la cintura


Si estuvieras perdiendo grasa notarías que la ropa se amolda mejor a tu cuerpo, por ejemplo, en la cintura o en las piernas. En caso de que te siga costando trabajo entrar en esa blusa o en alguna otra pieza es que tu rutina de cardio u otra no ha tenido los resultados esperados.




No te olvides de tu frecuencia cardiaca


Este punto es vital: cuando hagas cardio debes revisar que te estés esforzando en llevar tu frecuencia cardiaca a un 65 % de su capacidad para que comiences a ver resultados y quemar grasa. Si haces ejercicio a una frecuencia menor, de nada servirán tus rutinas y la grasa seguirá alojada en tu organismo. Para saber tu frecuencia cardiaca debes restar tu edad a 220.



Debes prestar mucha atención a los siguientes factores para que ayudes a tus músculos a sobreponerse después de tus sesiones de ejercicio y, por lo tanto, a mantenerse por encima de la grasa:


-Duerme bien, así ayudarás a descansar a tus músculos y, sobre todo, a fortalecerse.


-Recupera nutrientes después de entrenar, en especial el glucógeno (la energía almacenada en el músculo) que has gastado en el entrenamiento.



-No recurras a un exceso de cardio en ayunas, ya que si lo haces, sólo provocarás que tu cuerpo utilice tus músculos como fuente de energía en lugar de las calorías que deberías haber tomado en el desayuno.


-No le temas a las calorías y los carbohidratos, ya que son fundamentales para que tu cuerpo no caiga en fatiga durante y después del ejercicio. Cuando restringes las calorías, estás limitando tu almacenamiento de electrolitos, que son fundamentales para un buen rendimiento físico. Podrías sentir fatiga, dolores musculares y otros problemas de salud si no ingieres más calorías.


-


Para complementar tu información también puedes leer:


Cómo saber si tu rutina te está haciendo perder grasa o músculo


15 alimentos secretos que debes comer para aumentar tus músculos


TAGS: Datos curiosos salud Ejercicio
REFERENCIAS: Trendencias Fit Play Back

Rodrigo Ayala Cárdenas


Articulista

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

Las personas que se ponen rojas de vergüenza son más confiables Manteconchas, mantemuerto y donchas, los 3 panes que debes probar por lo menos una vez en en la vida Por qué los Testigos de Jehová no pueden recibir transfusiones de sangre Morbo, catarsis y otras razones por las que nos gustan tanto las bioseries 6 alimentos que comes en el desayuno y te hacen subir de peso La mujer de la vela: el fantasma de la Basílica de Guadalupe que ronda en la oscuridad

  TE RECOMENDAMOS