Señales de que eres demasiado exigente en tus relaciones

Martes, 28 de noviembre de 2017 19:28

|Rodrigo Ayala Cárdenas

La ansiedad porque todo sea perfecto puede llevarte a serias discusiones con tu pareja o a provocar su separación.



¿Te has puesto a pensar por qué a los pocos meses tus relaciones terminan?

¿Has analizado por qué tus parejas argumentan haberse sentido presionadas, estresadas, ahogadas por tus palabras, actos y recriminaciones?

¿Alguna de ellas te dijo que eres una persona demasiado exigente?


La ansiedad por que las cosas salieran bien y un obsesivo perfeccionismo tal vez te hayan llevado a perder de nueva cuenta a una pareja sin que lo hayas querido. Los psicólogos dicen que la causa de esta ansiedad o exigencia se da por una falta de seguridad y confianza que termina provocando un intenso sufrimiento.



Una persona perfeccionista es aquella que en todo momento está sufriendo y fomenta su inseguridad, ya que quiere llegar a una perfección tal que, o cree que la consigue o no dará por terminada la acción que realiza. Lo normal es que pierda tanto tiempo en realizar acciones cotidianas que tenga que descuidar su vida personal.


Explicó Fernando Miralles, profesor de Psicología de la Universidad CEU San Pablo, España. Si te ves reflejado en ello, tal vez sea tiempo de que detectes las señales que te han llevado a romper con una relación que pudo haber sido excelente. Si te encuentras en los siguientes párrafos, toma nota y comienza a actuar diferente:


-

Te molestan las tardanzas



Se citaron a las 3 de la tarde, pero tu pareja llegó a las 3:15. El drama que armas es de antología; los testigos compadecen a tu pareja por la regañiza que se está llevando de parte tuya. No soportas que no haya podido hacer el esfuerzo por llegar a tiempo y se lo recriminas no sólo con una voz alta sino con palabras hirientes. Relájate y toma en cuenta que 15 minutos no son nada. ¡A todos se nos puede hacer tarde alguna vez en la vida!


-

Eres intolerante cuando algo sale mal



El paseo con el que soñabas se “arruinó” porque tu pareja y tú tuvieron que buscar alojamiento en otro hotel cuando tú morías por aquél donde todo estaba ocupado. Los siguientes días te dedicaste a llorar y decir todo lo malo del lugar y la relación en vez de disfrutar. Lo que pudo haber sido un fin de semana de ensueño quedó arruinado por tu intolerancia al cambio de planes. Toma las cosas con más sabiduría y sé consciente de que los planes a veces tienen que cambiarse, pero la diversión no tiene por qué estropearse ante ello.


-

Te frustra si los detalles de tu pareja son “pequeños” o “insignificantes”



Tu pareja ha llegado a tu casa con un arreglo floral porque ese día cumplen meses. Sin embargo, al verlo sientes que no tiene ni el tamaño ni la belleza suficiente de otros que has recibido de parejas diferentes. Te sientes mal, como si te valorara poco, te haces una idea equivocada sobre sus sentimientos hacia ti y el día se arruina al quedarte con el ánimo bajo ante un detalle que tu pareja te hizo con profundo amor. Valora las cosas no por su apariencia sino por la intención que tuvieron contigo.


-

Te enoja si tu pareja un día quiere ver a su familia o hacer algo con otras personas




Tal vez pienses que tu pareja debería estar dedicada en cuerpo y alma a ti, pero la vida de las personas (y la tuya también) se complementa con otros asuntos y otras personas. La familia de tu pareja merece estar un momento con ella y eso no tendría que ser un motivo de enojo de parte tuya. Cada quien requiere su espacio y no puedes impedir o molestarte porque ella o él desee compartir un momento con las personas que le quieren.


-

Si un día tu pareja no quiere tener sexo te sientes mal



Querer tener una tarde de películas en lugar de tener sexo es algo normal en una persona o en una pareja. El sexo debe hacerse cuando haya deseo, no por obligación. Si alguna vez tu pareja te muestra pocos deseos de intimar, dale la oportunidad de recomponerse, adquirir energías y esperar a que sus ganas aumenten y no la obligues ni te enojes por ello. El que no quiera estar contigo no quiere decir que no te desee, únicamente en ese momento su ánimo es diferente. ¡Ya habrá oportunidad para que compartan un momento de pasión en la cama!


-

Crees que tu pareja tiene que anticiparse a tus pensamientos



Sueles frustrarte o sentirte mal porque tu pareja no te lleve a los lugares que esperas o no te dice las cosas que desearías escuchar de ella. Que ella o él tenga la habilidad de anticiparse a las cosas que necesitas es una habilidad que no todos tienen o es un detalle que irá desarrollando con el paso de los años. Relaja un poco tu tensión y no pidas que todos sean como tú.


-

Eres una persona que a veces raya en los celos extremos



En una reunión tu pareja se encuentra a un amigo o amiga a la que saluda de manera efusiva. De inmediato una alarma se dispara en ti y a la mínima oportunidad le recriminas a tu pareja que haya saludado con tanto gusto a ese sujeto o mujer de la que nunca te había hablado. Le dices que la manera en que se veían, se tocaban o sonreían significaba algo más que amistad, lo cual es totalmente falso. Controla un poco tus ánimos de crear historias y no hagas sentir mal a tu pareja por medio de relatos o acusaciones sin fundamento. Los celos mal encausados suelen provocar graves consecuencias.


-

Si tu pareja sale con sus amigos te sientes desplazada(o)



Tu pareja ha organizado una salida a tomar con sus amistades y ha decidido no incluirte, pues se trata de una reunión donde los amigos irán sin sus parejas. Tu reacción inmediata es sentirte mal porque te “excluyeron”, porque tu pareja “prefiere” estar con sus amigos y no dedicarte tiempo. Eso provoca que los siguientes días previos a la reunión sean un suplicio y que el día en que tu pareja se va a encontrar con ellos sea motivo de pelea. Nadie te ha relegado, tu pareja quiere ver a sus amigos y pasar un rato divertido con ellos. ¡Eso es todo!


-

Esperas que las cosas siempre sean a tu manera



Así lo quieres porque crees que lo que haces y piensas es lo correcto, mientras que las opiniones o acciones de tu pareja no son las más acertadas. Cuando ésta se atreve a cambiar un poco el guión o a hacer las cosas de manera independiente, muestras contrariedad ante lo que hace. Piensa que en una pareja las cosas deben formarse en igualdad de circunstancias y que los dos deben cruzar los obstáculos juntos, apoyándose en todo momento.


-

Normalmente quienes son exigentes y perfeccionistas comienzan a manifestarlo desde temprana edad en la escuela y van desarrollando esta personalidad hasta la edad adulta. ¿Te suena? Tu pareja agradecerá si tomas las cosas con más calma. En cambio, puedes comenzar a detectar que ciertas cosas dejan de gustarle, como pueden ser tus besos, el sexo o las diversiones que antes compartían. Es hora de que salves tus relaciones con un cambio de actitud que también te hará bien a ti.


Rodrigo Ayala Cárdenas

Rodrigo Ayala Cárdenas


Articulista
  COMENTARIOS